Proyecto Venturi, una solución para resolver los problemas de vertidos de las desaladoras

0
312
312

(ITC) El consejero delegado del ITC, Nicolás Díaz Chico, acompañado por el director general de Canaragua-Aqualogy, Javier Segovia Pastor, y el director gerente de ELMASA, Felipe Roque Villarreal, inauguró la pasada semana la jornada técnica de presentación de resultados del proyecto VENTURI, que ha permitido el desarrollo de un nuevo sistema de difusores de efecto venturi, muy efectivo y de bajo coste, que posibilita el asentamiento de sebadales extintos en zonas afectadas por vertidos.

Los Difusores Venturi, ya patentados, suponen una revolución técnica para cualquier tipo de vertido protegiendo los ecosistemas marinos. El impacto ambiental producido por los más de 500 puntos de vertido procedentes de las plantas desaladoras y depuradoras que operan en Canarias (muchas de ellas sin autorización de vertido), demandaba la búsqueda de soluciones desde el desarrollo tecnológico y la investigación. Actualmente, este sistema se encuentra instalado en la planta desaladora que abastece al municipio turístico de San Bartolomé de Tirajana, desde donde se han realizados los estudios, y los resultados obtenidos muestran una favorable evolución de los sebadales replantados bajo la influencia de los Difusores Venturi.

Asimismo, el objetivo principal de este proyecto es que el uso de los Difusores Venturi sea incluido como requisito en las recomendaciones de las administraciones competentes dentro de las medidas correctoras y directrices a tener en cuenta a la hora de la planificación y desarrollo de este sector industrial.

Los resultados alcanzados en este proyecto muestran una favorable evolución de los sebadales bajo la influencia de los difusores VENTURI, y auguran su aplicación a los vertidos de salmuera al mar en todo el mundo. Estos resultados han sido presentados hoy en la jornada, celebrada en Las Palmas de Gran Canaria, dirigida a técnicos de las administraciones públicas y consultorías privadas, investigadores de las universidades canarias, empresas del sector del agua y medio ambiente, autoridades competentes en materia de agua y medio ambiente y público en general.

Durante la inauguración de la jornada, Nicolás Díaz Chico destacó la importancia de este proyecto, porque no sólo abre las vías para proteger los fondos marino y toda la riqueza que hay en el mar, sino también promueve la generación de negocio en un sector puntero en Canarias, como es el del agua y la biotecnología. Tras recordar que el ITC es referente mundial en el desarrollo de proyectos en materia de agua, dijo que desde el Instituto se está trabajando para lograr un mayor acercamiento hacia las empresas de las Islas, colaborando en proyectos conjuntos, de cara a poder abordar las demandas e inquietudes que realmente tienen los empresarios.

Por otro lado, el director general de Canaragua-Aqualogy, Javier Segovia Pastor, destacó el papel predominante y de futuro que tiene en estos momentos el sector del agua, y más en estos momentos de crisis "donde se cuestiona la competitividad de nuestro país para desarrollar proyectos en el campo del agua". En este sentido dijo que la única alternativa que asegure un futuro esperanzador es influyendo como órgano fundamental aportando innovación e investigación.

El investigador del ITC y responsable técnico del proyecto VENTURI, Eduardo Portillo, dijo que este nuevo sistema, novedoso y eficaz, es capaz de reducir a más de la mitad los porcentajes de salmuera que se vierten al mar procedentes de las desaladoras, y que tiene un impacto devastador sobre las praderas marinas (sebadales). Asimismo manifestó que con el difusor Venturi, que ya está patentado, se van a resolver estos problemas de vertidos porque diluye las concentraciones salinas.

Asimismo destacó que el nuevo sistema "es muy efectivo, de bajo coste, y de bajo mantenimiento" y en este sentido calificó de "novedad tecnológica muy revolucionaria" a este nuevo difusor sobre el que dijo que "estamos convencidos de que tendrá un gran éxito en el futuro para la desalación en Canarias y en el mundo".

Participantes en el proyecto

El proyecto VENTURI, que ha despertado un gran interés en el sector, está coordinado por el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC) y cuenta con la participación también del Instituto Canario de Ciencias Marinas (ICCM), las empresas Canaragua-Aqualogy y ELMASA, el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas del Ministerio de Fomento (CEDEX) y la empresa de modelización DHI.

Ha sido subvencionado por el Programa Nacional de Proyectos de Desarrollo Experimental del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y cuenta con el apoyo de las instituciones públicas de Canarias desde su inicio, con el objetivo de evaluar la eficacia de los difusores Venturi como dispositivos para maximizar la dilución de la salmuera en el medio marino, valorando su capacidad de mejora en los procesos de mezcla, tanto en ensayos de laboratorio como en ensayos de campo.

Se trataba de estudiar el impacto ambiental del vertido de salmuera en el ecosistema marino, y evaluar su efecto antes y después de la instalación del difusor, así como a través de ensayos en mesocosmos (toxicidad aguda y crónica). Para llevar a cabo este estudio se escogieron las praderas marinas de Cymodocea nodosa (sebadales) como excelentes bioindicadores de la calidad del agua del entorno.

Coincidiendo con el Día Mundial de los Océanos, durante la presentación de resultados obtenidos por la puesta en marcha de este proyecto, se ha insistido en la importancia de los difusores Venturi para proteger el entorno marino, un recurso natural de valor inestimable para el Archipiélago canario y que se constituye como uno de los sectores de excelencia para el desarrollo de actividades de I+D y turísticas.

Comentarios