La gestión de la desaladora de Guía, pendiente de un acuerdo entre el Cabildo y el Ayuntamiento

0
88
88
  • Juan Ramón Hernández explicó en el Parlamento que la Corporación municipal negocia con el Consejo Insular de Aguas la formalización de una encomienda de gestión a favor de éste último, para la gestión y explotación de esta instalación

(gobiernodecanarias) El consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Juan Ramón Hernández, señaló hoy en el Parlamento que el traspaso de la desaladora de Santa María de Guía- en Gran Canaria- al Cabildo Insular, se encuentra actualmente pendiente de que ésta corporación y el Ayuntamiento lleguen a un consenso.

En respuesta a una pregunta parlamentaria,el titular del Área explicó que la Corporación municipal sometió a un procedimiento de licitación conjunto el servicio de producción y distribución de aguas del municipio, el cuál fue declarado desierto por la inviabilidad, para los posibles operadores, de la gestión integral de la misma.

Según aclaró Hernández, ante esta situación, el Ayuntamiento ha establecido conversaciones y negociaciones con el Consejo Insular de Aguas de Gran Canaria en orden a la formalización de una encomienda de gestión a favor de este último para la gestión y explotación de dicha instalación, al ser éste el gestor de la Estalación Desaladora de Agua de Mar (EDAM) Roque Prieto I, que se localiza en la misma ubicación que la EDAM Santa María de Guía 2ª fase, ejecutada con cargo al Convenio de colaboración suscrito en diciembre de 1997 entre el Estado y el Gobierno de Canarias para actuaciones en materia de Infraestructuras hidráulicas y de calidad de las aguas, y entregada al uso, en su día, al Consejo Insular de Aguas.

Dicha solución permitiría conformar ambas estaciones en una única unidad de producción que viabilice la gestión integral del agua en el municipio de Santa Maria de Guía.

Actualmente, ambas Administraciones, tras haber alcanzado un acuerdo inicial, se encuentran sin embargo, renegociando los términos recogidos en la propuesta inicialmente consensuada, al plantearse por parte del Consejo Insular de Aguas de Gran Canaria determinadas modificaciones a los condicionantes en su día acordados.

Las instalaciones de la segunda Fase de la Desaladora fueron ejecutadas por el Estado, con cargo a dicho convenio Canarias-Estado. Una vez finalizadas y reservada su titularidad por parte del Estado, al estar declaradas de interés general, éste hizo entrega de las instalaciones al Gobierno de Canarias para su uso, explotación, mantenimiento y conservación, bien de forma directa o bien indirectamente mediante entrega al Cabildo o Ayuntamiento correspondientes, asumiendo cualquiera de estas últimas administraciones locales su gestión por cualquier forma que considere oportuna, su conservación, mantenimiento y su explotación.

Así, y de conformidad con lo establecido en la Ley territorial 14/1990, de 26 de julio, de Régimen jurídico de las Administraciones Públicas Canarias, en relación con la Ley 7/1985, de 2 de abril, de Bases del régimen local, el Gobierno de Canarias hizo entrega formal de las instalaciones para su uso al Ayuntamiento de Santa María de Guía, en los términos descritos, correspondiéndole desde ese momento la gestión íntegra de las mismas 

Comentarios