La CNMV exige a Aigües de Sabadell que se posicione sobre la OPA de Agbar

0
89
89
  • Sabadell (wikipedia)

(Europa Press)  La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha solicitado a Aigües de Sabadell (Cassa) que incorpore a su informe sobre la oferta pública de adquisición (OPA) lanzada por Agbar la intención del consejo de administración del grupo respecto a la aceptación o no de la oferta para acciones de autocartera.

La CNMV ha enviado a la compañía un requerimiento en el que, además de esta incorporación, también pide que se explicite la opinión a favor o en contra de la oferta de los consejeros.

En dicho requerimiento, al que ha tenido acceso Europa Press, la CNMV solicita además a Aigües de Sabadell que amplíe y aclare algunos de los puntos del informe remitido, en el que el consejo de administración se abstiene de recomendar la aceptación o no de la operación debido a que no ha habido un posicionamiento mayoritario.

Ante esta petición de la CNMV, que también incluye otros aspectos como correcciones y la ampliación de algunas informaciones, el presidente de Cassa, Xavier Bigatà, ha anunciado durante la junta de accionistas celebrada este martes que se convocará este miércoles al consejo de administración para completar el informe y dar cumplimiento al requerimiento.

Junta de accionistas 

Cassa ha celebrado este martes su junta de accionistas ordinaria, en la que la OPA de Agbar ha resultado la principal preocupación y punto de confrontación entre el capital social presente, que junto al representado ha alcanzado el 90,71%.

Sin embargo, la junta ha aprobado las cuentas anuales y el informe de gestión de Cassa referentes al 2012, así como el informe de gestión social y el reparto de 216.444 euros en dividendos.

El Grupo Cassa perdió 3,2 millones en 2012 frente a los beneficios de 484.000 euros registrados en el ejercicio anterior, un deterioro que la compañía atribuyó al descenso de la cotización de la cartera de valores en 800.000 euros y, sobre todo, al mal funcionamiento del negocio inmobiliario, que ha obligado a la compañía a hacer provisiones por valor de 2,7 millones de euros en su cartera de activos.

Al cierre de 2012, Cassa obtuvo una cifra de negocio consolidada de 33,6 millones de euros, lo que supone 2,2 millones menos que la registrada en el ejercicio anterior, una caída provocada por el descenso de la obra pública, la crisis inmobiliaria y la bajada de los mercados bursátiles.

El presidente del grupo, Xavier Bigatà, ha justificado los resultados durante la junta por el incremento en un 70% del precio de compra del agua, el recorte de los ingresos por la gestión de las depuradoras y la "práctica desaparición" de las licitaciones y concesiones.

Comentarios