La Xunta afirma que los ciudadanos van a comprobar una vez más que los socialistas mienten sobre el canon del agua

0
72
72

(Xunta) La Xunta de Galicia lamenta la campaña de desinformación sobre el canon del agua que está llevando a cabo el PSdeG, e insta a dicho partido a dejar de mentir porque en poco tiempo los ciudadanos van a comprobar en sus recibos que los “abusivos incrementos” que predican los socialistas no son ciertos.

El Gobierno gallego recuerda que la misma formación protagonizó el pasado año una campaña similar cuando afirmaba que el canon del agua iba a gravar a pozos y traídas vecinales, algo que no era verdad tal y como había comprometido la Xunta y como demuestra la reciente aprobación del decreto del canon.

El canon del agua, que entró en vigor el 1 de julio de 2012, será el más barato de España, junto con el de Andalucía. Sin embargo, lo que no dice el PSOE es que en esta comunidad además del canon del agua existe otro canon de mejora de las infraestructuras de las entidades locales, por lo que la factura fiscal de los contribuyentes andaluces va a ser más alta que en Galicia.

El canon gallego adopta una estructura tarifaria por tramos de consumo que establece medidas que primarán el ahorro, de tal manera que hasta un 30% de la población pagará menos que con el actual canon de saneamiento. Además, las familias numerosas seguirán disfrutando, como hasta ahora, de una bonificación tanto de la cuota fija como de la cuota variable. Las familias en situación de exclusión social estarán exentas de su pago.

El canon del agua tendrá un componente ambiental en tanto que incentiva las actuaciones en materia de medioambiente de las empresas, y refuerza el principio de que “quien contamina más, paga más”. El dinero recaudado será finalista y se destinará en su totalidad a obras de saneamiento y abastecimiento en los ayuntamientos.

El doble lenguaje del PSOE

El Gobierno gallego llama también la atención sobre el doble lenguaje del PSOE en relación con el canon del agua. El canon, junto con la Ley de Aguas, tenía que haberse aprobado ya en la anterior legislatura, pero la anterior Consellería de Medio Ambiente sólo dejó un borrador que tenía mayores previsiones de recaudación que la Ley aprobada por el actual Gobierno.

Entre otras cuestiones, contemplaba la creación de cuatro nuevos impuestos sobre el agua: una tasa de aducción sobre el volumen de agua suministrada; una tasa de depuración sobre el volumen de agua consumida; una tasa de tratamiento y un interés ecológico sobre el consumo real o potencial del agua con cualquier finalidad. Además, no contemplaba descuentos para familias numerosas ni una tarifa social, como sí hace el canon actual, y gravaba especialmente los usos agrícolas, ganaderos y forestales. 

Comentarios