El gobierno de Ecuador pone en marcha el Plan de Manejo de la Zona Especial de La Josefina

0
125
125
  • Accidente ocurrido en La Josefina 20 años atrás

(Senagua) Tras 20 años de la tragedia de La Josefina, hoy aún se recuerdan sus consecuencias, 46 personas fallecidas, decenas de compatriotas desaparecidos, cientos de kilómetros de vías arrasadas al igual que viviendas destruidas.

Aún está en la memoria y en el colectivo social, el estruendo causado por el cerro Tamuga la mañana del 29 de marzo de 1993, cuando éste se vino abajo con cerca de 30 millones de metros cúbicos de material pétreo, taponando así los caudales de los ríos Jadán y Cuenca, lo cual provocó una represa que llegó a medir 820 metros de largo y 147 de alto, lugar donde se llegó a acumular cerca de 200 millones de metros cúbicos de agua debido a los torrenciales aguaceros ocurridos en la época.

Este escenario que coadyuvó a empeorar la situación y que quienes recuerdan el desastre, no dudan en asegurar que esto y la minería ilegal existente en la zona fueron los detonantes del macro deslizamiento.

Miguel Fereño, Alcalde de Paute, uno de los cantones más afectados por el deslizamiento aun recuerda que se debió evacuar a los habitantes hacia zonas altas donde se establecieron albergues para recibir a los pobladores mientras se producía el desfogue del agua, que más adelante terminó destruyendo la ciudad y dejando cientos de damnificados ya sea por la pérdida de sus viviendas o de varias hectáreas de suelos agrícolas que se esfumaron con el paso caudaloso del agua en su desfogue, ocurrido un primero de mayo de 1993, y que a pesar de ser los más golpeados por la catástrofe, nunca las administraciones de turno se preocuparon por devolver a Paute los recursos para su reconstrucción.

Ahora luego de décadas de espera un Gobierno con decisión política toma las riendas de este desastre olvidado por años y que aún permanecía latente debido a la inestabilidad presente en los cerros de la zona como el Tamuga y el Mizhquiyaco, éstos podrían ser la causa de un desastre tres veces mayor al ocurrido en el año 93.

Por esto, en el año 2012, se declara a la zona como área de emergencia y se inicia una serie de actividades que buscan asegurar el lugar para evitar nuevos desastres, es así, que a través del Comité de Cogestión, donde entidades como la Gobernación, la Secretaría Nacional del Agua (Senagua), la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR), el Ministerio del Ambiente (MAE), la Subsecretaría de Minas y la Agencia de Regulación y Control Minero (ARCOM), emprendieron el proyecto denominado “Plan de Manejo de la Zona Especial de La Josefina”.

Dentro de este Plan se ha contratado a la empresa Equitransa a fin de estabilizar la zona del cerro Tamuga, y quienes hasta ahora han procedido a remover cerca de 200 mil metros cúbicos de material pétreo que son enviados al sitio de stock, que luego servirá como lugar de abastecimiento de material para la obra pública para los cantones de Paute y Cuenca.

Además este material sirve para la realización de umbrales en la cuenca del río Paute a fin de evitar la erosión de las márgenes del afluente que fueron afectados en el desembalse.

Este trabajo se realizará hasta los primeros meses del año 2014 y pretende remover cerca de un millón de metros cúbicos de material, de los cuales cerca de 800 mil metros serán destinados a obra pública y su restante servirá como parte de la estabilización del cerro Tamuga. 

Comentarios