Preinversión instala una planta piloto de tratamiento de agua que simulará las condiciones de la que se instalará en Vindobona

0
126

Sobre la Entidad

El Instituto Nacional de Preinversión (INP) es la entidad encargada de regular, promover y viabilizar procesos y estudios de preinversión que generen entidades de derecho público del país, especialmente en los sectores estratégicos, conforme al Plan...
126
  • La planta piloto de tratamiento de aguas se ubica en una instalación permanente de manera que, una vez que terminen los estudios, podrá ser empleada para entrenar a operadores de plantas de tratamiento de aguas residuales.

En octubre de 2013 el Instituto Nacional de Preinversión y la Asociación Hazen and Sawyer – Pi Épsilon suscribieron el contrato para desarrollar los estudios de Prefactibilidad, Factibilidad y Diseños Definitivos de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Vindobona de Quito y Parroquias Anexas, que se enmarcan en el Programa de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (EPMAPS) de descontaminación de los ríos de la ciudad.

Los estudios –que avanzan de acuerdo al cronograma programado- tienen un valor de USD 10.2 millones y un plazo de 600 días. El objetivo es determinar la viabilidad técnica, social, económica y ambiental de un proyecto que tendrá tres componentes: un túnel emisario, una planta de tratamiento de aguas residuales y una central hidroeléctrica y, en función de ese análisis, determinar su diseño definitivo.

Actualmente los estudios se encuentran en fase de Factibilidad, en la que se está desarrollando la alternativa seleccionada en la fase anterior de Prefactibilidad.

El técnico de la Asociación Hazen and Sawyer – Pi Épsilon, Ingeniero Francisco Carranza, explicó los tres componentes del proyecto: “el primero, es un túnel que va a recolectar todas las aguas de la ciudad de Quito y las conducirá hasta una planta de tratamiento que se ubicará en Vindobona. El túnel se extenderá desde el sector de La Tola hasta Vindobona y tiene una longitud aproximada de 30 kilómetros; recorrerá toda la ciudad y llegará hasta el oriente del río Machángara y, también, hasta el río Guayllabamba”.

El experto añadió que el segundo componente es la planta de tratamiento de aguas residuales, para lo cual se ha construido una planta a escala (proyecto piloto) que comenzará a funcionar desde el mes de septiembre; es una simulación de la planta que se va a construir en Vindobona.

El tercer componente es una central hidroeléctrica: “generará alrededor de 30 MW. Es uno de los grandes beneficios del proyecto porque además de abastecer las necesidades de la planta de tratamiento se podrá, inclusive, suministrar al país con esa energía”, aseguró.

Durante la fase Diseños Definitivos se elaborará la ingeniería a detalle de los tres componentes, con sus respectivos planos y diseños. Los estudios concluirán en septiembre de 2015.

Según estimaciones preliminares, la planta con sus tres componentes entraría en funcionamiento en el año 2021 y el costo de su construcción se estima en alrededor de USD 600 millones.

Proyecto Piloto de la Planta de Tratamiento es la única que existe en el país

El técnico responsable de la implementación de la Planta Piloto de Tratamiento de Aguas Residuales, Ingeniero Francisco Carranza, señaló que el proyecto tiene por objetivo obtener los parámetros de diseño para la planta que se construirá en Vindobona a escala real: “esta planta es de primera clase, con una tecnología de primera. Definitivamente, la única que hay en Ecuador y creemos que puede ser la mejor en Latinoamérica. Tal vez Brasil pueda tener una más grande, pero no con la tecnología que tiene ésta, pues dispone de controles eléctricos exhaustivos, equipos de primera, equipos adicionales para poder reemplazarlos por si ocurriera algo, ya que la planta no puede estar detenida por mucho tiempo. Además dispone de un sistema de alarma y un grupo de operadores que permanecerán constantemente en el lugar”, indicó Carranza.

El proyecto piloto de tratamiento de aguas residuales fue construido en 4 meses, a un costo aproximado de USD 250 mil. Consta de 9 tanques en línea, pero está diseñado para que puedan operar 3, 4 o 9 tanques: “Durante los estudios vamos a simular un proceso por fases. En la primera fase, por ejemplo, estarán 2 o 3 tanques fuera de línea. En las siguientes fases se agregarán los demás tanques. La flexibilidad es otra de las ventajas de la planta piloto, pues todo en el proyecto es regulable”, explicó el técnico.

Añadió que otra ventaja de la planta piloto es que se están tomando aguas crudas directamente de la descarga más grande que hay en Quito, que es El Batán (ubicado en el sector de la González Suárez). “Estamos tomando agua de verdad, no estamos tomando agua sintética”.

La planta piloto de tratamiento de aguas se ubica en una instalación permanente de manera que, una vez que terminen los estudios, podrá ser empleada para entrenar a operadores de plantas de tratamiento de aguas residuales: “no existe en Ecuador una institución que entrene a operadores. Aquí tenemos un sistema en vivo; quienes se entrenen podrán saber qué pasa si encienden o apagan los equipos”.  La planta piloto también tendrá fines educativos, pues existe la posibilidad de realizar transferencia de tecnología y conocimientos para investigación de las Universidades, añadió el consultor.

Otra ventaja del proyecto es que se sanearán y descontaminará los ríos de Quito: “el Machángara, el San Pedro y el Guayllabamaba, pero el beneficio principal e invaluable es la salud de los habitantes de la ciudad. Estoy seguro que muchas personas se están contaminando debido a las condiciones actuales de insalubridad. Inmediatamente la salud  de la gente mejorará”, puntualizó Carranza.

Comentarios