Entrevista exclusiva a Arias Cañete (III): "No concibo un futuro para el agua sin la participación del sector privado"

0
194

Sobre la Entidad

Pregunta.- Los presupuestos para políticas del agua han descendido un 50% desde 2008. Con este ritmo inversor, ¿es posible afrontar las obligaciones que tiene pendientes España materias como la depuración?

Respuesta.- El objetivo del Gobierno es lograr el 100% de la depuración de las aguas y conseguir superar los retrasos a los que nos abocó el anterior ejecutivo con su incumplimiento del Plan de Calidad.

Los presupuestos para 2014 son razonables, eficientes y demuestran el ineludible compromiso medioambiental del Gobierno. Las actuaciones relacionadas con el agua contarán con un presupuesto de 2.284 millones de euros, un 3,5% más que las contempladas en el presupuesto anterior.

A los 391 millones de euros que gestiona la Dirección General del Agua hay que añadir los 1.232 millones de euros administrados por las Confederaciones Hidrográficas y los 661 millones de las Sociedades Estatales de Agua.

El principal problema no es que ahora tengamos o no presupuesto suficiente para atender todas las necesidades pendientes, sino cuando sí había más presupuesto disponible no se dedicaron los recursos comprometidos, lo que nos ha costado estos tres expedientes sancionadores a los que antes me refería.

El próximo año seguiremos, por tanto, priorizando las actuaciones en materia de depuración como hemos hecho desde que llegamos al Gobierno.

Las actuaciones relacionadas con el agua contarán este año con un presupuesto de 2.284 millones

P.- En 2007 se aprobó el Plan Nacional de Calidad, que preveía una inversión de 19.000 millones de euros. ¿Qué cantidad se ha ejecutado hasta ahora?

R.- Poder hacer frente a los requisitos europeos significa que tendríamos que invertir hasta 2015 una cifra que oscila entre los 7.500 y los 10.000 mil millones de euros en infraestructuras de saneamiento y depuración. Hasta ahora ya se ha ejecutado un porcentaje superior al 50%.

Las inversiones ejecutadas nos han permitido reducir los incumplimientos con la UE, y nuestro objetivo es continuar trabajando para que los programas de medidas del actual ciclo de planificación hidrológica contemplen todas aquellas actuaciones que permitan un claro avance hacia el cumplimiento de la plena depuración, tanto en este período de planificación como en los próximos.

P.- Una posibilidad que se reclama desde muchos ámbitos para afrontar este déficit en la inversión pública es la Colaboración Público-Privada, ¿Por qué no arranca en España?

R.- En España ya existe la colaboración público-privada, los contratos de gestión de servicio público, a través de los cuales se gestiona el abastecimiento del agua son un buen ejemplo. No obstante, debe mejorarse la seguridad jurídica de los operadores, deben tener plenas garantías de que cobrarán en tiempo por su servicio y que recuperarán su inversión. Y ese será un objetivo principal de nuestra reforma normativa.

Debe mejorarse la seguridad jurídica de los operadores, es prioridad en la reforma normativa

P.- ¿Cómo se ve desde el Gobierno el conflicto suscitado por el proceso de adjudicación de Aigües del Ter-Llobregat? ¿Creen que puede socavar la confianza en la seguridad jurídica España de los inversores extranjeros?

R.- Es un asunto sobre el que ya se ha pronunciado la Justicia y en el que nada ha tenido que ver el Gobierno. En la pregunta anterior ya le he dicho que estamos sentando las bases para dotar de mayor seguridad jurídica a futuros inversores para que no se repitan cado como al que se refiere.

P.- ¿Cómo calificaría su interlocución con el sector empresarial? Cree que es una buena idea la puesta en marcha de una Asociación Sectorial que agrupe a organizaciones como AEAS, ATTA, ASAGUA, AEDYR Y AQUA ESPAÑA?

R.- La interlocución con el sector empresarial, con todos los sectores en general, es esencial. Y lo es más en este período de crisis económica en el que ha sido necesario explicar la política de inversión del Gobierno y las prioridades que la han definido, a la luz de nuestros compromisos con Bruselas.

Un diálogo, además, que ha servido no solo para tomar conocimiento de primera mano de las preocupaciones del sector por la ralentización en la inversión pública, sino también para hacernos eco de su petición de apoyo al proceso de internacionalización en que están inmersas las empresas españolas del sector del agua.

El diálogo bilateral siempre ha existido y existirá con las distintas empresas del sector. Pero quiero resaltar lo provechoso que está siendo el cauce abierto con la empresa española del agua a través de sus asociaciones.

En este sentido me congratulo por la puesta en marcha de la asociación sectorial que agrupa a AEAS, ATTA, ASAGUA, AEDYR y AQUAESPAÑA, y considero muy acertada la iniciativa de unión de las principales asociaciones del sector del agua en una sola agrupación que actúe como interlocutora única.

Considero muy acertada la iniciativa de unión de las principales asociaciones del sector del agua

P.- Las empresas españolas gozan de una posición privilegiada en el sector del agua a nivel mundial, pero su negocio en España está en mínimos históricos. ¿Qué le sugiere esta situación?

R.- El desarrollo de las infraestructuras hidráulicas en España ha sido espectacular en los últimos 20 años, como lo ha sido en general en el resto de las infraestructuras. Ha sido precisamente la inversión pública sostenida la que ha permitido al sector dotarse de unas capacidades competitivas y de unos desarrollos tecnológicos que ahora lo sitúan en la vanguardia mundial. 

Eso es muy positivo para nuestro país, no solo para fomentar la internacionalización del sector, sino también para seguir disponiendo de empresas con las que poder, por una parte, ejecutar las infraestructuras que aún necesita este país, necesidades aun notables en el ámbito del saneamiento y, en menor medida, en abastecimiento, y por otra, con las que mantener en buen estado operativo esas infraestructuras, clave para el desarrollo de nuestro país.

La Administración del agua en nuestro país, pues, no se concibe hoy sin la participación del sector privado, aun cuando el volumen en la inversión pública haya descendido consecuencia de la crisis presupuestaria. Pero no concibo un futuro para el agua sin la participación del sector privado, tanto en el diseño y en la construcción de las infraestructuras, como en la gestión y operación de diferentes servicios del ciclo integral del agua.

P.- Como no podía ser de otra forma, los profesionales del sector del agua, especialmente los más jóvenes, han sufrido muy de cerca la destrucción de empleo que ha asolado a España en los últimos años. Muchos de ellos han optado por “hacer las maletas”. ¿Cómo se puede frenar esta fuga de talento?

R.- Volviendo al crecimiento económico de nuestro país, que es a lo que se dirigen las reformas estructurales que está impulsando el Gobierno.

P.- ¿Cómo le gustaría que fuera recordado su legado en el Ministerio?

R.- Como un ministro que debe cumplir con los compromisos asumidos por España en la Unión Europea y que trata de culminar la planificación hidrológica en nuestro país.
 

Comentarios