Entrevista a José Carlos de la Vega: "El Lago de Sanabria puede defenderse bastante bien de los actuales niveles de vertido"

0
0

Sobre la Entidad

Águeda García de Durango
Responsable de Contenidos y Comunidad en iAgua.
  • Lago de Sanabria.

José Carlos de la Vega, licenciado en Biología, es desde 1983, titular y propietario, desde 1983 hasta el presente, del "Laboratorio JCVEGA-Hidrobiologia" situado en Puebla de Sanabria (Zamora). Además, es autor de diversas publicaciones relativas al lago de Sanabria, y ha participado en múltiples congresos y conferencias internacionales sobre limnología.

Pregunta - En primer lugar, me gustaría que nos contase qué labor desempeña el Laboratorio de Limnología del Parque Natural del Lago de Sanabria, y cuál es su función en el mismo.

Respuesta - Al acabar la carrera de biología, en 1982, tomé la decisión de ejercer mi profesión en Sanabria, una comarca a la que me unen lazos familiares y afectivos. Sanabria es también, un entorno singular desde varios puntos de vista, paisajístico, etnográfico y naturalístico, un marco idóneo para ejercer esta hermosa profesión. Desde un primer momento, y de un modo puramente vocacional, la mayor parte de mi dedicación se centró en los ecosistemas acuáticos y, en especial, en el Lago de Sanabria; por entonces casi un perfecto desconocido desde el punto de vista limnológico. En 1983 instalé mi propio laboratorio en Puebla de Sanabria e inicié desde allí el seguimiento de este gran lago glaciar. En colaboración con otros dos colegas y, en unas condiciones de trabajo muy difíciles, realizamos el estudio de todos los aspectos de este ecosistema durante dos ciclos anuales completos. Este estudió inical mereció el interés de la Junta de Castilla y León que lo publicó, en 1990, dentro de la “serie técnica” de la Consejería de Medio Ambiente con el nombre: "El Lago de Sanabria: estudio limnológico". En este contexto propusimos a la Dirección del Parque Natural la creación de un órgano de control y seguimiento del estado trófico del Lago y de las lagunas de las Sierras del espacio protegido, un “Laboratorio de Limnología”.

El Laboratorio de Limnología del Parque Natural ha sido una herramienta fundamental en la comprensión del funcionamiento del Lago de Sanabria

Para comprender las circunstancias que condujeron a su creación hay que remontarse a 1980, cuando el “Programa Piloto” y con anterioridad el “Plan Especial de Ordenación Paisajística de la comarca de Sanabria”, dedicaban amplio espacio a las medidas que habrían de tomarse para la conservación del elemento más frágil de los que componen el Parque: el Lago y sus orillas, y que a su vez es el que se ve sometido a una mayor demanda. Para ello, además de otras actuaciones, se contemplaba la necesidad de realizar un estudio limnológico y un seguimiento analítico de las aguas del lago, con atención especial al peligro de eutrofización que el turismo veraniego pudiera traer consigo.

Esta propuesta se hizo realidad cuando, en 1984, la Sección de Montes de la Delegación Territorial de Agricultura y Montes de Zamora inicia las gestiones que llevarían, un año después, a la realización de un completo estudio limnológico de tres años de duración, a la creación del Laboratorio de Limología y al inicio de un seguimiento limnológico continuado que permitiera salir al paso de cualquier desviación indeseable que pudiera producirse en el estado trófico del lago de Sanabria. Así fue como, desde su creación, en 1986, hasta el presente, el Laboratorio de Limnología del Parque Natural ha venido desarrollando sus actividades, de forma ininterrumpida en el ámbito del Parque Natural y en el conjunto de la provincia de Zamora.

Visto con la perspectiva de 30 años de ejercicio de la profesión, creo que el Laboratorio de Limnología del Parque Natural ha sido una herramienta fundamental en la comprensión del funcionamiento del Lago de Sanabria y su gestión y tambien para la divulgación de sus valores entre la comunidad científica. Esto se ha traducido en visitas científicas y de estudios, varias tesis doctorales y en numerosos estudios científicos ya publicados en revistas de prestigio internacional.

En la actualidad, dos departamentos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en concreto el Instituto Pirenaico de Ecología de Zaragoza y el Centro de Ciencias Medioambientales de Madrid, han mostrado su interés por el seguimiento limnológico realizado en el Lago de Sanabria por este laboratorio y han incluido esta estación dentro de dos ambiciosos proyectos para establecer una red de seguimiento y control del cambio climático global en España.

P. - ¿Cómo calificaría la calidad del agua del lago de Sanabria? 

R. - Como le comentaba, el Lago de Sanabria ha estado sometido, desde el año 1986 y de forma continuada, hasta el presente, al control de aquellos parámetros útiles para conocer el estado y la evolución de la calidad ambiental de sus aguas: oxígeno disuelto, clorofila y nutrientes. La medida de estos parámetros se ha realizado, desde entonces, mensualmente y en toda la columna de agua, en el Laboratorio de Limnología del Parque Natural del Lago de Sanabria (Junta de Castilla y León).

De la evolución de los parámetros analizados a lo largo de 28 años, no se deduce ninguna tendencia a la eutrofia

Los valores obtenidos de los parámetros analizados en este seguimiento, situan al Lago de Sanabria dentro de lo que se considera como un lago oligotrófico: de aguas transparentes, con un bajo contenido en nutrientes, escasa producción primaria y con oxígeno suficiente en toda la columna de agua, y durante todo el año. Hábitat ideal para las exigentes especies de peces que, como la trucha, viven en sus aguas.

De la evolución de los parámetros analizados a lo largo de estos 28 años, no se deduce ninguna tendencia a la eutrofia, que pudiera poner en peligro la excepcional calidad ambiental de este ecosistema único. Muy al contrario, se conserva la transparencia del agua, la concentración de nutrientes (nitratos y fosfatos) y la producción de algas del fitoplancton (clorofilas) se mantiene estable en valores muy bajos. Actualmente, los valores medios anuales de este seguimiento están al alcance de todos en la página de la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León.

P. - Existen organizaciones que afirman que el lago está contaminado, esgrimen diversos informes con medidas in situ en el lago que al parecer demuestran que ha habido un aumento de bacterias indicadoras de eutrofización. ¿Cree que estos datos son fiables?¿Cómo puede contrarrestarlos el laboratorio? 

R. - Creo en la buena voluntad de muchos de los que han apoyado esta campaña, pero no así de los que la han promovido. Por supuesto que todos deseamos que el Lago de Sanabria se mantenga en un buen estado ecológico y, en mi caso, llevo treinta años luchando para que así sea. Pero esto no justifica una campaña de descrédito, agresiva y tremendista que además no tiene una base sólida en la que sustentarse; ya que, al menos en lo que a mí respecta, no me consta donde ni cuando se han tomado las muestras, con que procedimientos se han analizado, que cualificación en el campo de la limnología tienen los que han emtitido esos informes, ni en que se fundamenta semejante diagnóstico.

Por otra parte, el Lago de Sanabria, el sujeto de la controversia, está ahí y no se va a escapar, así que cualquier especialista en limnología puede venir y medir lo mismo que nosotros medimos. Y puede Ud estar segura de que obtendrá los mismos resultados.

P. - ¿Cree que hay intereses detrás de la declaración por parte de algunos organismos sobre la contaminación del lago de Sanabria? ¿Por qué cree que han elegido este momento para hacer pública dicha información? 

R. - Digamos que algo me puedo imaginar, pero prefiero no hacer comentarios a este respecto.

P. - ¿Cuáles serían las consecuencias de una posible contaminación por vertidos en el lago?  

R. - El principal peligro que afrontó el Lago de Sanabria, allá por los años 70, fue la urbanización de sus orillas. En esa época se iniciaron proyectos de complejos residenciales en su entorno que, afortunadamente, no pasaron de la fase de estudio.

Posteriormente, la declaración de Parque Natural puso freno a estos proyectos y a las construcciones que habían comenzado a producirse en sus orillas. Gracias a esa protección podemos seguir hablando hoy de un lago limpio.

El Lago puede defenderse bastante bien de los actuales niveles de vertido

Contestando a su pregunta, en el caso hipotético de que se produjera un incremento considerable de los vertidos que llegan al Lago de Sanabria, los nutrientes en sus aguas, nitratos y fosfatos, aumentarían, y se iniciaría el proceso de eutrofización: se producirían proliferaciones masivas de algas, reducción de la transparencia, las aguas profundas se volverían anóxicas durante el periodo de estratificación y el metabolismo anaerobio de las bacterias producirían sustancias tóxicas para la vida acuática como el amonio y el sulfhídrico. Ello llevaría a la muerte de las especies de peces mas exigentes en cuanto a calidad del agua, como las truchas, los escallos y las bogas y al empobrecimiento general del ecosistema al ser sustituidas las especies menos tolerantes por otras oportunistas. En fín, un desastre ecológico que a nadie nos gustaría ver.

Afortunadamente este no es el caso, a falta de otras fuentes de contaminación, dada la ausencia de industrias y a la escasa actividad agrícola y ganadera en su cuenca vertiente, aparte de las fuentes naturales, los vertidos de tipo doméstico son los únicos a tener en cuenta como aportes de nutrientes y materia orgánica al Lago de Sanabria. Estos vertidos, que en ningún caso se hacen directamente al Lago, sólo tienen cierta entidad durante el verano, por la ocupación turística de las casas y hoteles de Ribadelago. Durante el resto del año, la población estable en los pueblos es muy escasa. Hay que tener en cuenta que el Lago tiene un volúmen de 96 millones de metros cubicos y que renueva sus aguas por completo, al menos, una vez al año. Por lo tanto el Lago puede defenderse bastante bien de los actuales niveles de vertido.

En este sentido, ni la población fija, ni la ocupación turística han variado sensiblemente en los últimos 30 años, por lo tanto tampoco puede decirse que se hayan incrementado los vertidos en este periodo. El único cambio reseñable en la gestión de estos vertidos al Tera, antes del Lago, ha sido la instalación en el año 98 de Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales. Esto supuso una reducción en los valores de nutrientes que se observaban antes en la entrada del Tera en el Lago durante el periodo de verano. Por lo tanto, y aunque las depuradoras no puede decirse que viertan “agua de colonia”, si alguna observación hay que hacer, es que se han reducido los vertidos durante el verano y se ha mejorado su gestión si la comparamos con los primeros años del seguimiento.

Comentarios