Entrevista a Julen Cabero: "En España no existe una normativa específica que regule los microcontaminantes"

0
695

Sobre la Entidad

Águeda García de Durango
Responsable de Contenidos y Comunidad en iAgua.
695
  • Julen Cabero.

Entrevistamos a Julen Cabero, Ingeniero Industrial por la ETSII de Bilbao y Proposal Manager para proyectos de gran tamaño y Responsable de Eficiencia Energética para la zona Iberia-África en Degrémont, con motivo de la ponencia "Microcontaminantes emergentes. Tecnologías y medios para su tratamiento" que impartió en las Jornadas AEAS de 2013.

Pregunta - ¿Cómo llegó al mundo del agua? Hábleme de su trayectoria en Degrémont.

Respuesta - Comencé a trabajar durante el último año de estudios en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros - ETSII de Bilbao a través de un Programa de Cooperación Universidad-Empresa. Fueron mis inicios en una pequeña ingeniería de tratamiento de aguas llamada Gestión Integral de Aguas – GIA, SL (hoy en día perteneciente al grupo Eptisa).

Son sustancias que debido a su toxicidad, persistencia y bioacumulación pueden inducir un efecto negativo en seres vivos o en el medio ambiente

Al acabar la carrera, continué unos años más en GIA, SL en la operación de pequeñas instalaciones y como asistencia técnica a Direcciones de obra, hasta mi incorporación a Degrémont en el año 2000.

Durante estos años, he estado vinculado al Departamento Comercial-Proyectos tanto en el mercado nacional como internacional, realizando proyectos para China, Israel, Emiratos Árabes, Chile o Panamá entre otros.

En la actualidad, soy Proposal Manager para proyectos de gran tamaño y Responsable de Eficiencia Energética para la zona Iberia-África.

También me dedico a la docencia y soy profesor asociado de Tecnología Eléctrica en la ETSII de Ingenieros de Bilbao desde el 2004.

P. - ¿Qué son los microcontaminantes? ¿De dónde proceden?

R. - Son sustancias orgánicas o inorgánicas que, debido a su toxicidad, persistencia y bioacumulación pueden inducir un efecto negativo en seres vivos o en el medio ambiente.

Se trata de sustancias que se encuentran en concentraciones muy bajas. Hasta ahora, por ejemplo, cuando se diseña una Estación Depuradora de Aguas Residuales los valores principales de contaminación de entrada (DBO, DQO, SS, nitrógeno o fósforo) están en el rango de mg/l. Cuando hablamos de microcontaminantes, el orden de magnitud es 1.000 veces o un millón de veces menor. Estamos hablando de concentraciones de µg/l o ng/l.

La procedencia de estos compuestos es muy variada, aunque podemos agruparla en tres grandes grupos. Por un lado, los productos farmacéuticos y de cuidado personal, como son algunos antibióticos, hormonas, inmunodepresivos, medicamentos.. Otro grupo serían los compuestos procedentes de prácticas agropecuarias, como pesticidas, fertilizantes... y, por último, productos industriales o domésticos, como detergentes, lubricantes, pinturas…

P. - ¿Qué afecciones causan a las aguas? ¿Cuáles son las consecuencias de esta contaminación para ecosistemas y seres vivos?

R. - En los años 90, se empiezan a observar cambios en ecosistemas y seres vivos. Se observan mutaciones genéticas en peces, presencia de fertilizantes en el agua y modificación de ciertas características del agua como cambio de color, olor o sabor.

El conocimiento científico sobre el destino y los efectos de los contaminantes del agua ha evolucionado a lo largo de los últimos años. Ahora se sabe más sobre el comportamiento de los microcontaminantes en el medio acuático, entendiendo como tal, el agua, los sedimentos o la biota. A este comportamiento, la Directiva Europea lo denomina “matriz”.

A nivel nacional, no existe una normativa específica que regule este tipo de contaminación

En resumen, las consecuencias que se pueden dar son la acumulación de contaminantes en el ecosistema, una toxicidad aguada y crónica en organismos acuáticos, la pérdida de hábitats y de biodiversidad y también supone una amenaza para la salud humana.

P. - Este tipo de contaminación, ¿cuenta con algún tipo de regulación nacional/europea? ¿Cree que es poco exigente?

R. - A nivel internacional, existe una Directiva del Parlamento Europeo en la cual se establece un marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas. Esta Directiva fija una estrategia para luchar contra la contaminación de las aguas y establece unas Normas de Calidad Ambiental que fijan las concentraciones máximas admisibles y las medias anuales máximas para distintos microcontaminantes.

A nivel nacional, no existe una normativa específica que regule este tipo de contaminación.

Profundizando un poco más en la normativa a nivel europeo, el punto de referencia es la Directiva Marco 2000/11/CEE. Esta Directiva fijaba 41 sustancias como potencialmente peligrosas y las dividía en 3 grupos: sustancias prioritarias, sustancias prioritarias y peligrosas y otros contaminantes. Las primeras eran 18 con un objetivo de reducirlas gradualmente hasta el 2015; las prioritarias y peligrosas eran 15, con el objetivo de reducirlas hasta el 2021; y los denominados “otros contaminantes” eran 8 sustancias que se sospecha que tienen efectos adversos y no tenían fijada una fecha objetivo de reducción.

A partir del año 2000 esta Directiva ha tenido actualizaciones de la misma hasta llegar a la última revisión en 2013.

El año pasado aparece la Directiva 2013/39/UE, la cual identifica 12 sustancias nuevas, modifica las Normas de Calidad Ambiental de algunas de las existentes y revisa las fechas objetivo de reducción de Microcontaminantes. Dependiendo del tipo de sustancia varía entre el 2021 y 2027.

Con respecto a la normativa en otros países, en el caso de Francia existe una regulación tanto para Estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) como para estaciones de tratamiento de aguas potables (ETAP). La primera es una normativa del año 2011 que exige a las instalaciones de más de 10.000 hab equiv realizar una campaña de muestreos de microcontaminantes durante 4 años. En el caso de las ETAPs ocurre algo similar desde el 2010, aunque varía el tamaño de las instalaciones y el número de microcontaminantes a analizar.

Un tratamiento puede ser muy efectivo con un tipo de sustancias pero no tan bueno con otras, por eso hay que estudiar cada caso en concreto

Con respecto a la pregunta de si es exigente o poco exigente, mi opinión es que el grado de exigencia irá aumentando poco a poco. En la Directiva del 2000, se consideraba como prioritario tratar los microcontaminantes en el origen, en la fuente misma siguiendo un principio de que quien contamina paga. Con la nueva Directiva del 2013, sigue vigente el mismo principio, pero añade referencias a las EDAR y al fomento de tecnologías innovadoras para el tratamiento de las aguas. Así mismo, la aplicación de la Directiva suscita retos sobre las posibles soluciones, y entiende que existen limitaciones de los recursos humanos y económicos.

P. - ¿En qué consisten las soluciones propuestas por Degrémont para detectarlos y eliminarlos?

R. - Desde el año 2000, estamos desarrollando, en solitario o conjuntamente con otros organismos como universidades, diferentes proyectos de investigación enfocados a la detección y eliminación de estos compuestos.

La pregunta está muy bien planteada porque además de saber cómo eliminarlos, es importante saber cómo detectarlos dada la naturaleza y el tamaño de las sustancias.

Durante estos años, hemos trabajado tanto en la metodología de toma de muestras y análisis como en los tratamientos más adecuados para su eliminación.

Con respecto a la detección, hemos desarrollado un procedimiento sobre cómo recoger las muestras, qué tipo de material se utiliza, cómo realizar la limpieza de dicho material, etc. Posteriormente, para realizar el análisis seguimos también una serie de procesos compuestos principalmente por un filtrado, una concentración por extracción y una cromatografía de alta resolución.

Con respecto a los tratamientos, hay que analizar cuáles son los microcontaminantes a tratar en cada caso y a partir de ahí decidir cuál es la mejor solución. Un tratamiento puede ser muy efectivo con un tipo de sustancias pero no tan bueno con otras, por eso hay que estudiar cada caso en concreto.

Los tratamientos desarrollados durante estos años de investigación se basan en 4 procesos: degradación química (oxidación) o biológica (biodegradación), adsorción sobre manto de fangos, separación mediante membranas (UF, NF o OI) y volatilización.

P. - ¿Cuáles diría que han sido los mayores retos a los que se han enfrentado en estas investigaciones? ¿Y los mayores logros?

R. - Los retos han sido muchos; voy a enumerar tres:

  • Por un lado, investigar sobre un tratamiento adecuado para una gran cantidad de sustancias, de orígenes muy diferentes, y con unas concentraciones tan bajas que hace complicado su medición.
  • Por otro lado, estudios de este tipo necesitan mucho tiempo e inversión para poder obtener resultados fiables, por lo que las empresas que nos dedicamos a ello tenemos que tener una política clara de inversión en I+D+I y con la crisis económica existente en Europa este ha sido un gran reto.
  • Un tercer reto es lograr el paso de la fase de investigación a nivel de laboratorio o pequeña planta piloto a la utilización de estos procesos a gran escala en plantas de tratamiento de aguas.

Nuestro mayor logro es el diseño y construcción de la primera planta de eliminación de microcontaminantes en Francia (Sophia Antipolis)

En cuanto a los mayores logros, estos están relacionados con la resolución de los mayores retos. Hemos realizado investigaciones con muchos más compuestos que los que enumera la Directiva Europea, hemos mantenido y seguimos manteniendo las inversiones en I+D+I y estamos obteniendo resultados para poder ofrecer productos y equipos que permitan el tratamiento de Microcontaminantes.

Como mayor logro, cabe destacar el diseño y construcción de la primera planta de eliminación de microcontaminantes en Francia (Sophia Antipolis).

P. - ¿Puede hablar un poco más sobre esta instalación?

R. - La instalación consiste en una ampliación de la EDAR de Sophia Antipolis, situada en el Sureste de Francia, con capacidad para 50.000 habitantes equivalentes, diseñada para tratar los microcontaminantes indicados en la Directiva europea del 2000.

El tratamiento biológico inicial de la instalación consistía en una eliminación de carbono y una nitrificación. La instalación diseñada por Degrémont consiste en un tratamiento posterior mediante ozono junto con un bioflitro desnitrificante que permite la reducción de estos compuestos.

P. - ¿Qué otros programas lleva a cabo (o ha llevado a cabo) Degrémont en materia de descontaminación de aguas? ¿Tiene previsto participar en investigaciones de este tipo en un futuro?

R. - La investigación y la innovación son parte fundamental de nuestro modo de entender el tratamiento de aguas y ha sido así a lo largo de la historia de Degrémont. La innovación es esencial si queremos dar respuesta a las diferentes problemáticas. Por cierto, este año celebramos el60 aniversario de Degrémont en España.

Estamos trabajando en "la planta del mañana", con programas específicos para tratamientos de aguas potables y depuración de aguas residuales

Con respecto a los microcontaminates, como he comentado antes, iniciamos las investigaciones en el año 2000. Podemos dividir estos años de investigación en tres fases: una primera fase de adquisición de conocimientos; una segunda de optimización de los tratamientos; y una tercera de tratamiento e industrialización.

Empezamos a trabajar con un primer programa denominado Poseidon, hasta el 2004, con el objetivo de lograr una visión global, establecer tecnologías para eliminación de sustancias derivadas de productos farmacéuticos y de cuidado personal, así como metodologías de medición.

Posteriormente, con el programa Amperes, entre los años 2005 y 2009, con el propósito de desarrollar metodologías para la toma de muestras y análisis de microcontaminantes, así como obtener valores de eficiencia de distintos tratamientos en depuradoras de aguas residuales existentes.

El siguiente programa, entre 2009 y 2012, se denominó Armistiq, y el objetivo que fijamos fue el de obtener las mejores líneas de tratamiento en los casos en estudio, determinar condiciones óptimas de operación así como evaluar el impacto ambiental de estos procesos.

En la actualidad, y con respecto a los microcontaminantes, estamos trabajando en lo que denominamos la planta del mañana, con programas específicos tanto en tratamientos de aguas potables como en depuración de aguas residuales.

Por poner un ejemplo de las aguas residuales, estamos trabajando en distintos programas de investigación con unos objetivos concretos en cada uno de ellos entre el 2014 y el 2020. Estamos en la última fase del programa Pulsagreen y en una fase intermedia en los programas Sipibel Agua, Sipibel Fangos, Toccata, Triumph y Micropolis. Estos programas están englobados dentro de un programa común denominado Pristine y se basan en procesos de adsorción por carbón activo en polvo, oxidación catalítica y tratamientos integrados biológico-ozono.  

Comentarios