Ángel Simón: "Los analistas internacionales, cuando repasan a Agbar o Suez, no preguntan por la situación política catalana"

0
399
399
  • Ángel Simón, presidente de Agbar

El presidente de Agbar, Ángel Simón, pasaba ayer por el programa "El Matí" de Catalunya Radio, dónde era entrevistado por la periodista Mónica Terribas. A continuación, adjuntamos la transcripción de la segunda parte de la entrevista. 

Lee la primera parte: Ángel Simón, presidente de Agbar: "El agua es un derecho público y el agua es pública"

M.T.- ¿Tiene prevista alguna operación en estos momentos que esté negociando?

Cataluña es muy importante porque estamos gestionando en estos momentos ya 5 millones de habitantes

A.S.- Las empresas no explicamos las operaciones que estamos haciendo de inmediato, pero si es obvio que a mí me gustaría cerrar la Región Metropolitana. Esto es obvio. Para nosotros Cataluña es muy importante porque estamos gestionando en estos momentos ya 5 millones de habitantes. A mí me gustaría que la empresa que tuviéramos en la Región Metropolitana fuese, ya lo es, una empresa importante, una empresa importante en el mundo, que tuviera más "gruix" (masa), que tuviera más fuerza.

M.T.- ¿Pero dónde la pondrá? Si ha decidido convertir uno de los edificios más emblemáticos del país, que es Torre Agbar, ese edificio maravilloso que es la Torre Agbar y se lo ha vendido para que hagan un hotel. ¿Dónde pondrán a toda la gente que trabaje para Agbar?

A.S.- La hemos vendido porque pensamos que es lo mejor para la propia Agbar y para la ciudad. Nosotros hemos estado muy a gusto en este edificio, es un edificio icónico, pero no lo podemos enseñar a toda gente que nos gustaría.

M.T.- ¿No se han planteado que la gente puedan hacer "ruta" mientras ustedes trabajan?

A.S.- Nosotros trabajamos y, además, no nos dedicamos a esto. En cambio sí que hemos conseguido llegar a un acuerdo con alguien que pondrá un hotel que se llama Gran Hyatt. Para que se pueda comprender, el Gran Hyatt es uno de los mejores hoteles que hay en el mundo. Hay muy pocas ciudades que tengan este hotel. Por lo tanto, que Barcelona sea escogida para poner un Gran Hyatt nos parece que es un punto importante y, además, se abrirá la Torre a la ciudad. Hay un plan de los compradores para que haya un millón y medio de visitas al año, lo cual quiere decir que se ha de ser un profesional para gestionar todo esto, más un auditorio, que nosotros el auditorio lo hemos abierto a las instituciones, y ahora el auditorio podrá estar abierto a muchas otras cosas. Creo que es un buen 'affair' para la ciudad y para nosotros aquí en la Torre Agbar lo que hacemos es convivir las diversas empresas del grupo. Tenemos desde las empresas tecnológicas. Y yo quiero que las empresas tecnológicas no estén en la Torre Agbar. Las empresas tecnológicas tienen que estar en un entorno que las acompañe.

M.T.- ¿Pero están en el distrito 22@?

A.S.- Sí, pero han de estar en un entorno en el que tengan al lado aquello en lo que están trabajando. Por lo tanto, han de estar en planta de Sant Joan Despí de tratamiento de aguas, han de estar en los pozos de Cornellá y, lo que es el holding de la empresa, ha de estar en un edificio, que es adonde nos trasladaremos..

M.T.- ¿Dónde está?

A.S.- Nos trasladaremos provisionalmente a un lugar hasta que tengamos el emplazamiento definitivo que será un edificio moderno, ecoeficiente, smart, es decir inteligente, transparente y que lo quiero abrir, este sí, al ciudadano para que el ciudadano participe con nosotros en lo que es la gestión del agua, para que participe en el conocimiento de la gestión del agua y que participe con sus opiniones.

M.T.- ¿Por lo tanto es un edificio de nueva construcción?

A.S.- Sí, de nueva construcción.

M.T.- ¿En qué municipio?

A.S.- Barcelona. El holding estará dentro de los 96 kilómetros cuadrados del municipio de Barcelona.

M.T.- ¿Y cuándo lo tendremos en funcionamiento?

A.S.- Decidiremos el emplazamiento y esta es una conversación que, de mutuo acuerdo con el Ayuntamiento de Barcelona, pues a lo largo del primer semestre de este año. Y lo tendremos en el 2017.

M.T.- ¿Por lo tanto hasta el 2017 la Torre Agbar se llamará Agbar? ¿Ustedes saben lo que pierden de marca cuando la gente deje de decir "al lado de la Torre Agbar"? Porque la gente dirá al lado del Hotel Hyatt.

A.S.- No me compra nadie por la marca. A nosotros nos compran, o nos piden los servicios, por nuestra calidad de servicio, no por la marca. No vendemos productos de marca.

M.T.- Canal Segarra-Garrigues)

El Segarra-Garrigues de aquí a 100 años será una de las obras que estructurará un sector y todo un territorio

A.S.- El Canal Segarra-Garrigues es sostenible en el futuro. Es una de esta obras que yo creo que hacen país y nuestro país, ahora que ha entrado en crisis como ha entrado toda Europa, uno de los temas que ha mantenido este país es el agroalimentario y una de las industrias de futuro indudablemente será el sector agroalimentario. Por lo tanto, a mi me parece muy correcto que hagamos que hagamos apuestas mediante las cuales ponemos en regadío unas determinadas zonas. Es cierto que nos hemos retrasado mucho y que de estas 60.000 hectáreas de regadío actualmente sólo tenemos 3.000 en marcha. Pero el Segarra-Garrigues de aquí a 100 años será una de las obras que estructurará un sector y todo un territorio que es de presente y que será de futuro.

M.T.- ¿Ahora el problema cuál es? ¿El sobrecoste que generan las obras?

A.S.- El Segarra-Garrigues es una concesión, como tal concesión la inversión está pagada por la Administración, que tiene poca disposición para poder invertir. Por lo tanto, tendremos que esperar un poco más de tiempo para poder acabar determinado tipo de obras para poner en servicio más hectáreas.

M.T.- ¿Pero se ha puesto una fecha límite?

A.S.- Yo creo que tardará. Es bueno repasar la historia para ver cómo han sucedido las cosas y que no vuelvan a suceder. Si vemos el Canal d'Urgell, pues comenzó, se paró, quebró, volvió a comenzar. Espero que en Segarra-Garrigues no haremos quiebra, continuaremos, pero sí es cierto que este tipo de obras estructurales requiere un tiempo largo. Y esta es la situación en la que estamos. Paciencia y a esperar.

M.T.- ¿Usted qué relación tiene con Arias Cañete, el ministro de Agricultura?

A.S.- Yo siempre tengo una buena relación con los ministros. Con algunos la tengo mejor que con otros. Con Arias Cañete, al que hace muchos años que conozco, la tengo buena.

M.T.- ¿El Plan Hidrológico Nacional puede reabrir otra vez la guerra del agua? ¿En qué punto estamos?

A.S.- Yo creo que el primer punto en el que está el ministro es en acabar la aprobación de los Planes de Cuenca porque España, como país miembro de la Unión Europea, está amenazada de multas por la Unión Europea. Lo que sí está haciendo el ministro Cañete, y yo creo que en este momento lo está haciendo sin demasiado ruido mediático, es ir aprobando los diferentes Planes de Cuenca. Aún quedan algunos para aprobar. Cuando estén aprobados todos después podremos hablar del Plan Hidrológico Nacional, momento aún a la espera. También es verdad que la época de crisis lo que ha hecho es que esta demanda de agua que parecía imparable pues se ha parado y ahora se están gestionando los recursos más o menos adecuadamente.

M.T.- ¿El acuerdo al que ha llegado Repsol respecto a la expropiación de YPF en Argentina ha cerrado y ha abierto una puerta a los negocios de Agbar en aquel país? Como empresa participada de La Caixa (un 25 por ciento es La Caixa) el conflicto de Argentina con Repsol era un impedimento también para que Agbar pudiera hacer sus proyecciones en aquel país? ¿Esto es así?

A.S.- No. Nosotros en Argentina seguimos teniendo el mismo camino que teniamos que es un conflicto con el CIADI, que es el tribunal de intermediación a Washington ha fallado ya a favor nuestro respecto al abastecimiento de agua a Buenos Aires, a Córdoba y a Santa Fé. Es decir, en la capital, que era lo más importante, pero también en dos provincias de Argentina. El fallo podía referirse a que nosotros no habíamos cumplido la concesión o que el gobierno argentino no había cumplido las condiciones de inversión extranjera. El CIADI ya ha determinado que es este segundo, que el gobierno argentino no cumplió las condiciones de inversión extranjera. Y ahora estamos esperando el fallo final que determine cuál es la indemnización. Por lo tanto, estamos también en un proceso de cerrar el tema, pero aún nos quedará un cierto tiempo. Nosotros la paciencia la tenemos, como usted ve.

M.T.- ¿La provisión para gastos de abogados en Agbar debe ser importante?

A.S.- Es importante, pero no sólo en Agbar. Al presidente Obama no le han hecho mucho caso. Pero el escribió un libro antes de presentarse a las primarias de las primeras elecciones y decía en una frase que en Estados Unidos yo lo que propongo es menos abogados y más ingenieros. Y, efectivamente, la dinámica del mundo.

M.T.- Pero usted es ingeniero de Caminos y se debe pasar el día hablando con abogados

A.S.- También hablo con ingenieros y hablo con biólogos y hablo con físicos. Tenemos una parte en la que nos dedicamos obviamente a defender nuestros derechos, porque el mundo empresarial también tiene que defender sus derechos, pero también me paso una buena parte del día gestionando la compañía, que es lo que más gusta.

M.T.- Hemos de decir que es ingeniero de Caminos, que hace 20 años que está en Aguas de Barcelona y que, por tanto, tiene una larguísima experiencia en esta empresa. Es un ejecutivo evidentemente de referencia en este país.
¿Hay algún arquitecto de élite que hará este edificio nuevo de Agbar?

A.S.- Haremos un concurso internacional. Será un edificio emblemático. Haremos un concurso internacional y los arquitectos catalanes que son de primera línea mundial también participarán. Y por tanto estaremos abiertos al mundo, que es como la ciudad de Barcelona ha estado siempre y como es Cataluña. Es un país y una ciudad abierta al mundo.

M.T.- ¿Querrá que también cambie de color el edificio de tanto en tanto?

A.S.- Sí, el azulgrana seguirá siendo uno de los rasgos del edificio.

M.T.- Fórum Puente-Aéreo: Muchos ciudadanos tienen la sensación que en este país al final son determinados empresarios los que hablan con el poder para decidir lo que pasa. Usted forma parte de este foro que se constituyó para reforzar el diálogo entre Madrid y Barcelona. Ahora en una posición complicada por la situación política. ¿Usted no me dirá lo que se habla en la cena privada con el Príncipe?

A.S.- No, es una cena privada. Es un acuerdo entre nosotros y estas cosas se tienen que respetar.

No me preocupa nunca en general que cada país decida lo que le parezca correcto dentro de las normas que se establezcan

M.T.- ¿Pero, hay conciencia por parte del Principe Felipe de que hay un problema político? ¿Hay alguna posibilidad de que la voluntad de la gente que nos está escuchando, mayoritariamente expresada en el Parlament, se pueda llegar a producir y la gente pueda expresar lo que quiere para este país?

Yo creo que el Puente Aéreo es una iniciativa entre individuales o particulares, de irse encontrando para comentar una serie de aspectos de la actualidad. Esto siempre es bueno. Que la gente se encuentre y hable es muy positivo.

La cena del otro día fue con el Príncipe Felipe. Yo creo que es una persona muy preparada, muy consciente y yo encontré que él vino esencialmente a escuchar, cosa que pienso que es muy importante, porque no siempre en estas cenas la gente escucha, yo he visto alguna de estas cenas en la que la gente habla, habla y habla, y en este caso no. En este caso el Príncipe Felipe escuchó. Yo creo que conoce perfectamente el país y que por tanto que tendrá una posición, la que él tenga que tener dentro de su marco constitucional.

M.T.- El año 2013 usted hizo unas declaraciones en La Razón en las que deía que "nosotros en Agbar no hemos notado en nada la situación política en Cataluña". ¿Continúa manteniendo este diagnóstico? ¿Notan un problema político entre Cataluña y España a nivel empresarial y a nivel de relaciones?

A.S.- No, a nivel empresarial no lo noto. No lo he notado nada. Nosotros, como le he dicho, estamos en muchos lugares del mundo. Es cierto que algunos lugares del mundo me preguntan. Primero me preguntan si soy catalán, que evidentemente contesto que sí, como es obvio, no sólo soy catalán, sino que vivo en Barcelona, los fines de semana muchas veces. Y me preguntan por la cuestión, pero a nivel empresarial no ha afectado absolutamente nada. Es más, los analistas internacionales, cuando repasan tanto la empresa Agbar como Suez Environnement, no preguntan por la cuestión.

M.T.- ¿No?

A.S.- No.

M.T.- ¿Y en Francia, en la matriz, en Suez, están preocupados por la cuestión?

A.S.- No, no, tampoco. Nosotros tenemos una actividad empresarial normal. Cada día nos levantamos, trabajamos. E individualmente, cada uno de nuestros trabajadores puede pensar o hacer lo que quiera, pero nosotros cada día nos levantamos y trabajamos y no hemos notado ningún efecto.

M.T.- ¿Usted está preocupado por la cuestión política o no?

A.S.- A mi no me preocupa nunca en general que cada país decida lo que le parezca correcto dentro de las normas legales, democráticas, que se establezcan. Por tanto, en este sentido lo único que me preocupa, y no lo digo por la situación de aquí, sino en los diferentes países, es cuando ocurren situaciones de transición en las que no se asegura lo que es la confiabilidad en las inversiones que tú has hecho. El resto, yo creo que cada país puede escoger lo que quiera, y piense que estamos en 20 países diferentes del mundo, desde Estados Unidos, Chile, México, Colombia, por tanto no me puede asustar nada.

Comentarios