Un robot submarino recoge nuevas pistas sobre la situación del hielo marino antártico

0
39
39

Un equipo internacional de científicos ha realizados los primeros atlas en alta resolución y mapas en 3D del hielo marino antártico, un objetivo que se ha logrado gracias a la utilización de un robot submarino. Gracias a la nueva tecnología proporciona por este aparato, se han podido tomar mediciones de espesor de hielo muy precisas en áreas en las que antes era muy difícil acceder.

Los resultados, publicados esta semana en 'Nature Geoscience', buscan acelerar el ritmo de la investigación en las regiones polares, orientadas a la comprensión de los dramáticos cambios del hielo marino en el contexto del cambio climático.

Los científicos usan una variedad de tecnologías y técnicas para medir el espesor del hielo marino. Las observaciones por satélite pueden medir el espesor a gran escala desde el espacio, pero la interpretación de los datos con precisión puede ser difícil debido a la cubierta de nieve en el hielo.

Las mediciones realizadas en el hielo marino con los agujeros de perforación, junto con las observaciones visuales de los buques son fundamentales para la construcción de una imagen más completa, pero las dificultades para obtener acceso a las zonas más gruesas de hielo marino deja lagunas en los datos. Ahora, con el vehículo submarino autónomo (AUV), los científicos tienen una nueva herramienta de valor incalculable para llenar este vacío.

Aunque la mayoría de los instrumentos de encuesta oceanográficos miran hacia abajo, hacia el fondo del mar, este robot está equipado con un sonar que mira hacia arriba, con el fin de medir y mapear la parte inferior de los témpanos de hielo del mar.

El AUV, que mide unos dos metros de largo y pesa 200 kilogramos, funciona a una profundidad de 20 a 30 metros y tiene un diseño de doble casco que le da al robot una mayor estabilidad para estudios fotográficos.

Para los expertos, su "maniobrabilidad y estabilidad en el fondo marino hacen que sea ideal para realizar un mapeo detallado". Además, destacan que realizar la topografía 3D de la parte inferior del hielo ofrece una riqueza de nueva información acerca de la estructura del hielo marino y los procesos que lo crearon". "Esto es clave para la mejora de nuestros modelos en particular en que muestra las diferencias entre el Ártico y el hielo marino antártico", añade el trabajo.

Los datos de este robot, combinado con mediciones en el aire de la elevación del hielo marino de la superficie, las encuestas de extracción de hielo y las observaciones por satélite, ha mejorado enormemente las estimaciones del espesor del hielo y el volumen total de hielo marino de los científicos.

Uno de los autores del estudio, Jeremy Wilkinson, señala, también, que las misiones AUV han dado "una visión real de la naturaleza del hielo marino antártico".

Comentarios