La NASA estudia un manantial hidrotermal en el Caribe para conseguir pistas sobre la vida extraterrestre

0
1.436
  • Pequeños camarones se apilan en capas arrastrándose por las chimeneas de roca (NASA).
    Pequeños camarones se apilan en capas arrastrándose por las chimeneas de roca (NASA).
1436

La NASA estudia un misterioso ecosistema en el Caribe, al oeste de Cuba, para conseguir pistas sobre cómo puede ser la vida en planetas que, como la luna Europa de Júpiter, tienen un océano bajo la superficie.

En uno de los más profundos manantiales hidrotermales del mundo, pequeños camarones se apilan en capas arrastrándose por las chimeneas de roca que arrojan agua caliente. Bacterias instaladas en sus bocas producen materia orgánica que les sirve de alimento.

"A lo largo de dos tercios de la historia de la Tierra, la vida ha existido sólo como vida microbiana", dijo Max Coleman, investigador senior en el Jet Propulsion Laboratory. "En Europa, la mejor oportunidad de vida sería microbiana."

Las bacterias que son capaces de vivir en estos manantiales submarinos podrían sobrevivir en ambientes extremos debido a la quimiosíntesis, un proceso que funciona en ausencia de luz solar y que permite a los organismos obtener energía a partir de reacciones químicas. En este caso, las bacterias utilizan sulfuro de hidrógeno, un producto químico abundante en estos afloramientos, para producir materia orgánica.

La temperatura de estos manantiales puede alcanzar 400ºC, pero a pocos centímetros de distancia ya está lo suficientemente fría para los camarones. Los camarones son ciegos, pero receptores térmicos en la parte posterior de su cabeza.

"El objetivo general de nuestra investigación es ver la cantidad de vida o biomasa que puede ser sustentada por la energía química de los manantiales submarinos calientes", dijo Coleman.

El sulfuro de hidrógeno es tóxico para los organismos en altas concentraciones, por lo que las bacterias objetivo que alimentan al camarón necesitan una cantidad determinada de este producto químico para sobrevivir. La naturaleza ha elaborado una solución: el camarón 
se coloca en el límite entre agua de mar y agua oxigenada rica en sulfuro para que puedan coexistir con las bacterias en armonía. "Es un sistema simbiótico notable", apunta el científico.

"Que un animal como éste podría existir en Europa depende en gran medida de la cantidad real de energía que se libera allí, a través de manantiales hidrotermales", dijo Emma Versteegh, becaria postdoctoral en el JPL. "Se explora el fondo del océano y no hay nada", dijo Coleman. "Y entonces, de repente, tenemos manantiales hidrotermales y un ecosistema masivo. Está, literalmente, lleno de vida."

Comentarios