Los impactos del cambio climático requerirán grandes transformaciones de los sistemas agrícolas mundiales

0
89
  • En Europa se espera que los rendimientos crezcan y la tierra cultivada disminuya
    En Europa se espera que los rendimientos crezcan y la tierra cultivada disminuya
89

Los impactos del cambio climático requerirán grandes pero muy inciertas transformaciones de los sistemas agrícolas mundiales a mediados de siglo, según un nuevo estudio del Instituto Internacional para Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA), en Luxemburgo, Austria. Sus autores citan algunos cambios, como el aumento del riego y el traslado de la producción de una región a otra. Sin embargo, sin una cuidadosa planificación para los inciertos impactos del clima las posibilidades de conseguir una adaptación errónea son altas, según alerta esta nueva investigación, cuyos resultados se publican en la revista 'Environmental Research Letters'.

El nuevo trabajo ofrece un análisis del panorama global que abarca nueve escenarios diferentes del clima, 18 cultivos y cuatro sistemas de manejo de los cultivos, así como las interacciones entre la producción de cultivos, el consumo, los precios y el comercio.

Concretamente, examina adaptaciones que consisten en una inversión intensiva y no fácilmente reversible, como la construcción de nuevas infraestructuras de gestión del agua para el riego o aumentos y disminuciones de la capacidad de producción de una región. Esas "transformaciones", según los autores, necesitan anticiparse, pero su aplicación está particularmente plagada de incertidumbre.

"Hay mucha incertidumbre en cómo el cambio climático afectará a la agricultura y qué adaptaciones necesita", dice el director del estudio e investigador del IIASA David Leclère. "Analizamos dónde, cuándo, por qué y qué transformaciones se requieren, además de en cuántos escenarios sientan las bases para que los países planifiquen mejor los impactos del cambio climático", añade..

En consonancia con los resultados anteriores, el trabajo encuentra que los efectos sobre los rendimientos de los cultivos de los cambios en el clima, como el aumento de la temperatura, el cambio de los niveles de precipitación, junto con el aumento de la concentración atmosférica de CO2 (que tiene un efecto fertilizante en las plantas), podrían llevar a entre un 18 por ciento menos de producción mundial de calorías de las tierras de cultivo y un 3 por ciento más en 2050. Este impacto biofísico varía mucho entre regiones, cultivos y sistemas de gestión, creando así oportunidades para la adaptación al mismo tiempo.

Al combinar estas proyecciones del clima y los rendimientos con el Modelo Mundial de Gestión de la Biosfera (GLOBIOM, por sus siglas en inglés) de IIASA, un modelo global que incluye el uso de la tierra, el comercio, el consumo, los recursos hídricos y otros factores, los investigadores identificaron las probables adaptaciones necesarias y las transformaciones de los sistemas de agricultura mundial.

"Nuestros resultados confirman que la elección del modelo climático utilizado para estimar los cambios en el clima da forma a gran parte de las adaptaciones, como mover la producción de una región a otra, pero también muestra la importancia de que las regiones están interconectadas a través del comercio", señala Leclère.

Así, por ejemplo, en América Latina, donde se proyecta una disminución del rendimiento en todos los escenarios, las tierras de cultivo podrían aumentar en algunos escenarios por al aumento de las exportaciones netas a América del Norte. En Europa, donde se espera que los rendimientos crezcan gracias al cambio climático, la tierra cultivada podría disminuir dependiendo del escenario debido a las limitadas oportunidades de exportación.

Dado que tales transformaciones principales son difíciles y costosas de revertir, dicen los investigadores, es esencial un análisis exhaustivo de las interacciones entre los impactos biofísicos directos del clima y las interconexiones impulsadas por el mercado entre las regiones.

El estudio también reitera la importancia de los recursos limitados de agua para el futuro de la seguridad alimentaria en un clima cambiante, lo que demuestra que en una gran parte del mundo, pueden ser necesarios aumentos de riego superiores al 25 por ciento. Leclère aclara: "Hemos sabido durante mucho tiempo que los cambios en las precipitaciones son una gran incertidumbre. Este estudio demuestra la importancia del riego como una medida de adaptación, pero también lo sensible que es a diferentes escenarios climáticos".

"La gente suele decir que la agricultura es adaptable, que a lo largo de la historia, los sistemas agrícolas han demostrado una gran capacidad para evolucionar --explica Leclère--. Es importante examinar esta afirmación todavía más porque el logro de un sistema mundial de alimentos resistentes al clima puede finalmente ser impugnado por las incertidumbres que están en juego".

"Después de décadas de esfuerzos mundiales de investigación, los científicos están sólo comenzando a entender las implicaciones del cambio climático para el futuro sistema mundial de alimentos", afirma Michael Obersteiner, director del Programa de Gestión de Servicios y Ecosistemas del IIASA y coautor del trabajo.

Comentarios