ACS gana 207 millones impulsada por el negocio internacional y la división de medio ambiente

0
71
71

Temas

  • Florentino Pérez, presidente del Grupo ACS (wikipedia/CC)

ACS obtuvo un beneficio neto de 207 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que arroja un incremento del 2,5% respecto al mismo periodo de 2014, impulsado por la actividad internacional del grupo.

La compañía que preside Florentino Pérez obtuvo el 80,2% del total de sus ingresos de los negocios de construcción, concesiones y servicios que desarrolla en el exterior, fundamentalmente en Norteamérica, primer mercado de la compañía, al generar el 36% de su facturación.

La cifra total de negocio de ACS creció un 6% entre los pasados meses de enero y marzo, hasta sumar 8.570 millones de euros, gracias a dicha actividad en el exterior, a la devaluación del euro y a la consolidación de la filial de servicios Clece.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda), de su lado, se situó en 643 millones de euros, lo que arroja una progresión del 9,4%.

En el capítulo financiero, al cierre del pasado mes de marzo la compañía soportaba un endeudamiento financiero neto de 3.827 millones de euros, importe que supone un recorte del 16,4%, gracias a la estrategia de venta de activos no estratégicos y reestructuración de pasivo que lleva a cabo el grupo.

A esta reducción de la deuda también contribuyó la colocación en Bolsa el pasado mes de febrero de su filial de energías renovables Saeta, y la venta al fondo GIP de un 24% del capital de esta firma.

Por áreas de negocio, la tradicional actividad constructora se mantiene como primera fuente de ingresos de ACS, dado que en los tres primeros meses generó 5.993 millones de euros, un 3% más.

Impulso a la cartera de obras

El fuerte crecimiento del 26,3% que el grupo logró en su negocio constructor en Norteamérica compensó al caída del 22% que se anotó la actividad en España "por el retraso en la ejecución de los proyectos presupuestados para 2015", y la del 19% del resto de Europa.

A cierre de marzo, ACS contaba con una cartera de obras de construcción pendientes de acometer por valor de 48.117 millones de euros, un 8,3% superior a la de un año antes.

El 93% de este importe corresponde a proyectos internacionales, un 40% en Norteamérica, donde la compañía ha encadenado en los últimos meses la adjudicación de destacados proyectos, como uno de los mayores puentes de Canadá o un tramo del AVE de Estados Unidos.

De su lado, la división de medio ambiente es la que más creció, un 84,2%, hasta generar 771 millones, gracias a la consolidación global de la firma de servicios Clece.

Por contra, el negocio industrial se contrajo un 2,1% en el primer trimestre, y facturó 1.881 millones, a pesar del crecimiento del 7% registrado en la actividad en el exterior. ACS achaca la caída a la disminución de la actividad de mantenimiento y a la desinversión de activos renovables como consecuencia de la salida a Bolsa de Saeta.

Comentarios