El cambio climático podría provocar ciclones tropicales en el golfo Pérsico

0
122
  • cambio climático podría provocar ciclones tropicales golfo Pérsico
    ビッグアップジャパン (Flickr)
122

El cambio climático podría provocar ciclones tropicales en el golfo Pérsico por primera vez en la historia, amenazando a ciudades como Dubái o Doha que no están preparadas para grandes olas producidas por fuertes tormentas, según un informe publicado este lunes en la revista estadounidense 'Natural Climate Change'.

Para el golfo Pérsico la probabilidad de que haya ciclones "es muy baja pero si construyes una planta de energía nuclear tienes que tenerlo en cuenta", ha advertido la autora principal de la investigación, Ning Lin, quien ha liderado el trabajo junto con Kerry Emanuel, del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

Para Dubái, por ejemplo, se podría esperar que las tormentas provocasen olas de 1,9 metros de altura una vez cada 1.000 años en base al actual calentamiento climático, y una de cuatro metros una vez cada 10.000 años, han estimado los científicos.

"No puedes confiar siempre en la historia" para predecir el futuro, ha afirmado Lin. Los expertos han apodado a los ciclones tropicales extremos como "cisnes grises", argumentando que no podrían ser únicamente predichos por la historia. La metáfora está inspirada en los 'cisnes negros', en cuya existencia los europeos no creían hasta que los encontraron en Australia.

El informe señala que el ciclón registrado más cerca del golfo Pérsico fue el que ocurrió en 2007, cuando el ciclón 'Gonu' en el mar Arábigo afectó a Omán y a Irán, matando a 78 personas y causando daños por valor de 4.400 millones de dólares (casi 4.000 millones de euros).

Cada vez más vulnerables a las tormentas extremas

Tampa, en Florida, y Cairns, en Australia, dos ciudades donde ya tienen lugar los ciclones, serán cada vez más vulnerables a las tormentas extremas, según el estudio, basado en miles de modelos simulados por ordenador.

Los científicos han explicado que si ahora los huracanes extremos suelen tener lugar en Tampa una vez cada 1.000 años, en los que las tormentas causan olas de hasta 4,6 metros, con el cambio climático esto  ocurriría entre cada 60 a 450 años a finales del siglo XXI. Cairns también sería susceptible del empeoramiento de tormentas.

Un vicepresidente del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU, Jean-Pascal van Ypersele, ha alertado de que el aumento de gases efecto invernadero causado por las actividades humanas supone acumular más energía en el régimen climático. "Puede que ocurran desagradables sorpresas climáticas", ha alertado en Bonn, donde se ha reunido para avanzar en un acuerdo que ralentice el cambio climático, que suceda al Protocolo de Kyoto.

Estudios anteriores también han señalado los riesgos de los abruptos cambios en el sistema climático vinculados al calentamiento global, entre los que se encuentra que el océano Ártico podría descongelarse en verano o que las lluvias monzónicas podrían alcanzar niveles desconocidos.

Comentarios