El derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia aumenta cuando está nublado

0
35
  • derretimiento capa hielo Groenlandia aumenta cuando está nublado
35

Las nubes juegan un papel más importante en el derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia de lo que se suponía anteriormente. En comparación con los cielos claros, las nubes aumentan la escorrentía de agua de deshielo en un tercio, según concluye un estudio internacional coordinado por la KU Leuven, en Lovaina, Bélgica, y publicado en 'Nature Communications'.

La capa de hielo de Groenlandia es la segunda masa de hielo más grande en el mundo, tras la de la Antártida, y está perdiendo masa a una velocidad alta, contribuyendo cada vez más a la subida del nivel del mar. Nunca se había calculado el papel de las nubes en esta pérdida de hielo y nieve, ni se puede deducir de los modelos climáticos teóricos y, ante la falta de observaciones, los diferentes modelos no coinciden en la importancia de las nubes sobre la capa de hielo.

"Las nubes siempre tienen varios efectos. Por un lado, ayudan a añadir masa a la capa de hielo cuando nieva Por otro, tienen un efecto indirecto sobre la capa de hielo", ha explicado el autor principal Kristof Van Tricht. Este efecto es un impacto en la temperatura, al que la nieve y el hielo reaccionan fusionándose y volviéndose a congelar. "Eso funciona en ambos sentidos. Las nubes bloquean la luz del sol, lo que disminuye la temperatura", ha indicado.

Las nubes aumentan la escorrentía de agua de deshielo en un tercio

"Al mismo tiempo, forman una manta que mantiene la superficie cálida, especialmente por la noche. En este estudio, examinamos el resultado neto de estos dos efectos indirectos en toda la capa de hielo de Groenlandia", ha añadido el científico.

Los investigadores usaron observaciones satelitales específicas para detectar las nubes sobre la capa de hielo de Groenlandia entre 2007 y 2010 y compararon los resultados con observaciones terrestres. Los científicos combinaron estas observaciones con simulaciones de los modelos de nieve y los datos de modelos climáticos para mapear el efecto neto de las nubes.

"A lo largo de toda la capa de hielo de Groenlandia, las nubes elevan la temperatura, lo que provoca la escorrentía de agua de deshielo adicional: 56.000 millones de toneladas por año, un tercio más que los cielos claros. Contrariamente a lo que cabría esperar, este efecto no es tan visible durante el proceso de fusión durante el día, sino más bien durante la noche siguiente", explica.

Y sigue: "Una capa de nieve es como una esponja congelada que se derrite durante el día. Por la noche, los cielos despejados generan una gran cantidad de agua de deshielo en la esponja que se vuelve a congelar. Por el contrario, cuando el cielo está cubierto, la temperatura permanece demasiado alta y sólo parte del agua se vuelve a congelar. Como resultado, la esponja se satura con mayor rapidez y el exceso de agua de deshielo se drena".

"Con el cambio climático en el fondo de nuestras mentes y las desastrosas consecuencias de una subida global del nivel del mar, tenemos que entender estos procesos para hacer proyecciones más fiables para el futuro. Las nubes son más importantes para este propósito de lo que solíamos pensar", concluye este investigador.

Comentarios