La Rioja rechaza el uso de la técnica de fractura hidráulica para la extracción de gas

0
139
139

(LaRioja) El Consejo de Gobierno de La Rioja ha reiterado su rechazo al uso de la técnica de fractura hidráulica o ‘fracking’ en la investigación o extracción de gas no convencional, motivo por el cual “no se han concedido autorizaciones para la realización de ensayos o prospecciones en la Comunidad Autónoma”, según ha aclarado hoy el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Íñigo Nagore.

El Ejecutivo regional comparte la preocupación existente ante el riesgo de la puesta en marcha de la extracción de gas no convencional mediante la aplicación de la fractura hidráulica, una técnica que “puede tener unas implicaciones muy negativas en el medio ambiente”, ha señalado el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente. En este sentido, ha asegurado que en el momento en que se presente una solicitud que contemple el uso del ‘fracking’, el Gobierno riojano “se manifestará en contra de su aplicación” y exigirá los correspondientes estudios de impacto ambiental.

Asimismo, Iñigo Nagore ha recordado que en La Rioja “tenemos gas convencional, como ocurre en el caso del yacimiento de Sotés, de modo que para la extracción se recurre a la técnica habitual, no agresiva para el entorno, los acuíferos o el paisaje”. El consejero ha detallado que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente realizó una consulta respecto al desarrollo de diferentes ensayos y sondeos por parte de la promotora del yacimiento de gas de Sotés para determinar sus características. Desde la Consejería de Medio Ambiente, a través de la Dirección General de Calidad Ambiental, se remitieron una serie de observaciones y medidas a tener en cuenta para su realización.

De este modo, se exigía al promotor el compromiso de reponer el terreno en su estado original una vez terminada la actuación y aplicar acciones que compensen los impactos causados. También el acondicionamiento previo de caminos y accesos para el tráfico de vehículos pesados utilizados; y, en el caso de que se produjeran vertidos, la construcción de unas instalaciones de saneamiento adecuadas o incluso la construcción de colectores.

Comentarios