El próximo Consejo de Gobierno aprobará las primeras obras de urgencia para reparar daños de la riada del Ésera

0
38
38
  • Río Ésera (Wikipedia).

(EP) El consejero de Política Territorial e Interior del Ejecutivo aragonés, Antonio Suárez, ha informado de que el Consejo de Gobierno del próximo martes aprobará las primeras obras de urgencia para paliar los daños causados por el desbordamiento del río Ésera en la Comarca altoaragonesa de la Ribagorza.

En una comparecencia ante el pleno de las Cortes de Aragón, solicitada a petición propia para explicar el operativo desplegado ante esta riada en el Pirineo, ha recalcado que las actuaciones que van a primar son las dirigidas a lograr el abastecimiento de agua potable y de otro tipo de servicios y la reparación de las carreteras.

Al respecto, Suárez ha precisado que la carretera autonómica A-139, que quedó afectada en tres tramos, "se abrió ayer al tráfico, excepto para vehículos pesados", y la N-260, cortada entre Castejón y Benasque, es igualmente transitable.

Asimismo, "se trabaja aceleradamente para conseguir el abastecimiento de agua a Benasque". La Unidad Militar de Emergencias está trasladado agua desde una fuente natural a un depósito viejo para "intentar que en las próximas horas" se disponga de este servicio.

La localidad de Castejón de Sos "posee agua potable, pero hay aspectos que requieren de urgente reparación". En este punto, el consejero ha señalado que el Departamento de Medio Ambiente ha realizado evaluaciones concretas sobre este servicio.

Por otra parte, de las 250 personas que fueron evacuadas este martes, 200 lo fueron de Benasque, de las que "todas prácticamente han vuelto a sus casas" y algunas están "en domicilios de familiares o amigos". La noche anterior, 40 habían pasado la noche en la Escuela de Alta Montaña.

En Eriste, se desalojó a cuatro personas y a 30 del camping de Castejón, mientras que 23 personas quedaron aisladas en el Hotel de Llanos del Hospital -15 clientes y ocho trabajadores-.

Oficina delegada

El consejero ha anunciado que este viernes se va a abrir una oficina delegada en Benasque, donde "se pueda ayudar a todo el mundo que quiera" y "se puedan agilizar las peticiones" de los ciudadanos.

Además, esta tarde tiene lugar una reunión en el Ayuntamiento de ese municipio con representación de todas las instituciones y de todos los alcaldes de las zonas afectados para que "expongan las cuestiones que más les preocupan y nos coordinemos para atenderlas".

Sobre la declaración de zona catastrófica, Suárez ha dicho que están "en contacto" con el Gobierno de España para "hacerle ver la necesidad de la inclusión urgente por los daños producidos" y este pueda "responder a las necesidades que tenemos en Aragón".

El consejero ha subrayado el buen trabajo y la coordinación desarrollada y ha estimado que el "importante operativo" desplegado "ha funcionado razonablemente bien", aunque "siempre haya cosas que mejorar".

En total, lo han integrado de forma directa 220 personas, con el objetivo de "la protección de las personas", y "afortunadamente no ha habido que lamentar ninguna desgracia personal", y para el restablecimiento de los servicios básicos, así como para la valoración de los daños, que han sido "importantes", y que "urgentemente" deben ser reparados.

En permanente contacto

Suárez recordado que el plan de emergencia se activó el 10 de junio ante la previsión de lluvias y las alertas establecidas y ha remarcado que, una vez se produjo el desbordamiento, él ha estado en "permanente contacto" con el 112 y los alcaldes y comarcas.

El operativo, que sigue activo, está compuesto por miembros de Protección Civil de la Comunidad autónoma, con el puesto de mando avanzado; por la UME -con 88 efectivos, un helicóptero y vehículos ligeros y pesados-; por tres directores generales del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, con personal y "multitud de material y vehículos".

Asimismo, forman parte de él dos asistentes sociales de la Comarca de la Ribagorza; 15 trabajadores y el director general de Carreteras, con camiones y maquinaria pesada y ligera; 60 bomberos y voluntarios de Protección Civil de la Ribagorza; 20 efectivos de la Guardia Civil, y 20 miembros de Cruz Roja con un puesto sanitario avanzado y una ambulancia.

Suárez también ha mencionado la buena coordinación con Repsol, con quien el Gobierno aragonés firmó hace unos meses un convenio de colaboración, tras el desprendimiento de un depósito de gas propano, que recorrió 25 kilómetros por el río y quedó atrapado en una presa. Este depósito perdió el gas tras ser golpeado, que "se disipó en el ambiente sin dar lugar a incidencias posteriores", de forma que "no hubo problema de seguridad".

Ordenación del territorio

Suárez ha explicado que el Departamento está elaborando una Estrategia de Ordenación del Territorio, que "verá la luz en unos meses" y que "marcará criterios importantes en aspectos fundamentales en ordenación del territorio porque, efectivamente, algunas cosas son mejorables".

Además, ha manifestado que el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA) "ha hecho más de 32 informes en relación con el tratamiento de los ríos" y uno de los aspectos que hay que trabajar es su limpieza puesto que así "nos ahorraríamos una parte importante de los problemas".

Solidaridad

Todos los grupos se han felicitado porque no haya habido que lamentar daños personales, han recalcado la coordinación existente y el trabajo de los diferentes integrantes del operativo. El portavoz del PSOE, Javier Sada, ha pedido la "solidaridad" de los aragoneses con los ciudadanos afectados y que se aporten "medios materiales para el arreglo de las infraestructuras básicas" y reparar el resto de daños "lo antes posible".

Al respecto, ha dicho que es preciso tener en cuenta que esta es una zona turística y ahora comienza la campaña de verano y hay que evitar "no añadir una nueva desgracia a esta desgracia". También ha pedido a Suárez que el Gobierno de Aragón "lidere" la petición de zona catastrófica y que analice si los medios para las prealertas "pueden mejorar".

El diputado de CHA, Gregorio Briz, ha estimado que "no podemos esperar demasiado tiempo a evaluar y ver qué actuaciones hay que hacer porque la economía de estas comarcas depende de eso".

Todos los grupos se han felicitado porque no haya habido que lamentar daños personales.

Además, ha considerado que hay que "tratar los cauces de los ríos adecuadamente" y los planes de ordenación urbana "no deben ser depredadores con la naturaleza", debiendo desarrollar la Confederación Hidrográfica del Ebro "políticas ambientales que impidan estos sucesos o que el impacto sea lo menor posible".

El portavoz de IU, Adolfo Barrena, ha solicitado que se adopten con "inmediatez" las medidas normativas, administrativas y económicas necesarias para recuperar la zona, como declararla catastrófica, y ha opinado que si bien estos fenómenos son "imprevisibles", la coordinación "es mejorable, aunque se haya dado".

Barrena ha abogado por la "urgente revisión de todos los planes generales urbanos en todas las zonas donde se pueden producir estas situaciones" y evitar que se ocupen los cauces de los ríos por la "presión urbanística" y así no poner en riesgo a las personas y las propiedades.

Minimizar efectos

El diputado del PAR, Joaquín Peribáñez, ha comentado que la activación de plan de emergencias "posibilitó minimizar los efectos en lo posible", aunque ha habido daños materiales "tremendamente significativos" y ha pedido un "esfuerzo suplementario" y la creación de una oficina delegada para atender a los ciudadanos.

El portavoz del PP, Antonio Torres, ha destacado la "transparencia informativa", así como la "coordinación", para afirmar que el Gobierno "está implicado sin género de dudas en la recuperación del terreno" y ha estimado que deberá haber "acciones directas en infraestructuras" y "apoyar a los emprendedores que han visto dañado su negocio".

Comentarios