Aparecen larvas de mejillón cebra en el embalse de Lekubaso en Galdakao

0
90

Sobre la Entidad

Agencia Vasca del Agua, organismo dependiente del Gobierno Vasco y encargado de la gestión hidráulica ejerciendo de organismo de cuenca en las Cuencas Internas del País Vasco.
90

En el mes de septiembre de este año, los muestreos periódicos llevados a cabo por la Agencia Vasca del Agua han detectado por primera vez larvas de mejillón cebra en el embalse de Lekubaso en Galdakao.

A la luz del resultado del muestreo, URA y el resto de las administraciones implicadas en la gestión del agua del embalse de Lekubaso se reunirán próximamente para analizar la situación y estudiar posibles actuaciones con el ánimo de ralentizar la expansión de la conocida especie invasora.

Estas medidas serán acordadas y consensuadas con las partes implicadas —como son los titulares de las concesiones de agua del embalse o los colectivos de pescadoras/es, entre otros— en las próximas semanas y convenientemente comunicadas a la ciudadanía.

El mejillón cebra se expande principalmente debido a las actividades humanas

URA empezó a realizar muestreos de mejillón cebra en el año 2006, cuando se descubrió por primera vez la presencia de esta especie invasora en la CAPV. A la luz de los resultados de este  último muestreo, en este momento existe mejillón cebra en los ríos  Ebro, Arratia, Ibaizabal (solamente aguas abajo de la desembocadura del Arratia), Nervión (aguas abajo de Arrigorriaga) y en los embalses de Urrunaga, Ullibarri-Gamboa, Undurraga, Mendikosolo,  Gorostiza y, ahora, Lekubaso. En los últimos años se está incrementando la velocidad de expansión de la especie, las noticias sobre nuevos enclaves colonizados son cada vez más frecuentes.

Hay que destacar que desde la aparición del mejillón cebra en la CAPV, los diferentes organismos con competencias en la materia crearon la Comisión de seguimiento y coordinación para el control del mejillón cebra en la CAPV que también ha sido informada del resultado en Lekubaso. En su seno se proponen, coordinan y realizan actuaciones diversas para reducir los impactos que esta especie pueda generar. En este marco se han desarrollado trabajos para la localización temprana de nuevas poblaciones, eliminación de ejemplares cuando ello haya sido posible, adaptación de normativas y vigilancia de su cumplimiento, tareas de divulgación y sensibilización, instalación de estaciones de desinfección… Todas estas actuaciones se han llevado a cabo con el objetivo de limitar la expansión de la especie, intentando así reducir sus impactos negativos. No hay duda de que sin estos trabajos la velocidad de expansión hubiera sido mayor así como las afecciones que nos ocupan en estos momentos.

Conviene recordar por último que el mejillón cebra se expande principalmente debido a las actividades humanas. La navegación y la pesca se han identificado como dos de sus principales vectores de transmisión. En este sentido, es importante que todos extrememos las medidas preventivas que permitan evitar el transporte de mejillones cebra desde zonas ya ocupadas por la especie hasta otras aún libres de ella.

Comentarios