El Plan Sur y el Jardín del Turia protagonistas en "Hechos de Agua. 125 años de Aguas de Valencia"

0
114
  • Plan Sur y Jardín Turia protagonistas "Hechos Agua. 125 años Aguas Valencia"
  • Plan Sur y Jardín Turia protagonistas "Hechos Agua. 125 años Aguas Valencia"
  • Plan Sur y Jardín Turia protagonistas "Hechos Agua. 125 años Aguas Valencia"

Sobre la Entidad

Aguas de Valencia
Empresa fundada en 1890 que tiene por objeto la gestión y explotación de: Ciclo integral del agua, Saneamiento,  evacuación y depuración de aguas residuales; Obras; Suministro de agua para usos agrícolas; Laboratorios y Gestión de residuos.
114

La exposición “Hechos de Agua. 125 años de Aguas de Valencia” ofrece un especial del Plan Sur y de la recuperación del viejo cauce del Turia para los valencianos, con motivo del 40 aniversario de la donación del lecho del río Turia a la ciudad de Valencia. A principios de diciembre de 1976, en su primer viaje oficial a Valencia como Rey, Juan Carlos I de Borbón firmó el decreto de cesión a la ciudad del viejo cauce del Turia.

Cerca de 100 fotografías y media hora de video ilustran el proceso vivido desde la catástrofe de la Riada de 1957 hasta la conversión del río en uno de los mayores parques urbanos de Europa.

Y es que, la tragedia causada por la fuerza del agua en noviembre de 1957 cambiará para siempre la fisonomía de la ciudad. Las obras del conocido como “Plan Sur” desviarán el río Turia a su paso por Valencia y supondrá ingentes obras para canalizar tanto el agua potable como el alcantarillado.

 La catástrofe social y económica fue de tal magnitud que el Gobierno de Franco no tuvo más remedio que adoptar importantes decisiones. Nueve meses después de la riada, se aprobó la llamada Solución Sur, para desviar el río de la ciudad: un nuevo cauce de unos 12 kilómetros de longitud y 175 metros de ancho, capaz de desaguar 5.000 metros cúbicos por segundo en una nueva desembocadura, tres kilómetros al sur de la existente.

Cerca de 100 fotografías y media hora de video ilustran el proceso vivido desde la catástrofe de la Riada de 1957 hasta la conversión del río en uno de los mayores parques urbanos de Europa

Las obras comenzaron en 1964 y finalizaron –sin completar el programa inicial, que incluía otras infraestructuras de saneamiento hidráulico– en 1973. Poco a poco, la Solución Sur se transformó en un ambicioso plan urbanístico para adaptar la incipiente comarca metropolitana a los nuevos tiempos del desarrollismo de los años sesenta. El Plan Sur de Valencia, que así se denominó, fue aprobado por ley en diciembre de 1961; comprendía cuatro capítulos de actuaciones –hidráulicas, de carreteras, ferroviarias y de urbanización–, y su financiación corría a cargo del Estado y de las entidades locales.

Sin embrago, las obras no empezaron hasta 1965 después de sufrir varias modificaciones que incluían nuevos puentes sobre el nuevo cauce y la renovación de la red de alcantarillado.

El nuevo cauce terminó de construirse en 1969 y en el se usaron 1.400.000 m3 de hormigón y 3 millones de toneladas de piedras para el fondo del cauce. Sin embargo, toda la Solución Sur, con sus puentes, viales marginales y accesos ferroviarios, no se acabó hasta 1972.

El viejo cauce, de autopista a jardín

La desviación del cauce del Turia supuso la liberación de las 110 hectáreas por las que el lecho del río atravesaba Valencia. Desde le gestación del Plan Sur han sido varios los usos que se le ha querido dar: desde plataforma de comunicación que acogiera vías férreas y autopistas hasta el de jardín, que acabó imponiéndose por la presión ciudadana de principios de los 70 apoyada desde LAS PROVINCIAS.

Adolfo Rincón de Arellano, alcalde de Valencia entre 1958 y 1969, manifestó en reiteradas ocasiones la conveniencia de ubicar en el viejo cauce las comunicaciones ferroviarias y por autopista entre Valencia-Madrid. Ello permitiría eliminar los 263 pasos a nivel que constreñían Valencia con un auténtico cinturón de hierro.

Esta opción se impuso en 1971, cuando al reformarse el PGOU de Valencia para adaptarse al Plan Sur y a instancias del Ministerio de Obras Públicas (el viejo cauce era propiedad estatal en esos momentos), se proyectó que el cauce fuera ocupado por una autopista de 28 metros de ancho y todas las conexiones para distribuir el tráfico por la ciudad. Dicha autopista sería el final del la autopista de Madrid a Valencia, que llegaría así hasta el mar.

A lo largo de los dos siguientes años se produjo una gran campaña de protesta contra esta solución, “El llit del riu es nostre i lo volem verd”, exigiendo que el cauce se convirtiera en una zona verde de la ciudad. El Rey Juan Carlos supo captar la sensibilidad de la ciudadanía y en 1976, en su primer viaje oficial a Valencia como Rey, cedió el lecho del Turia a su paso por Valencia a la ciudad.

Es en 1979 cuando el ayuntamiento aprueba definitivamente que los terrenos del cauce del Turia se conviertan en zona verde y parque público. En 1981 el Ayuntamiento firma el contrato con Ricardo Bofill por valor de 12 millones de pesetas por el cual se desarrollaría el plan urbanístico del viejo cauce. El proyecto fue presentado en 1982 y su realización se ha alargado hasta la actualidad, quedando pendiente la conexión del ahora llamado Jardín del Turia con el puerto y el mar. 

Comentarios