La seguridad hídrica, clave para preservar la estabilidad económica y social del planeta

1
799
  • seguridad hídrica, clave preservar estabilidad económica y social planeta

Sobre la Entidad

CAF
CAF
CAF respalda los esfuerzos que realizan los países de la región para asegurar a toda la población el acceso a servicios adecuados de agua potable y saneamiento, y consolidar una visión integral del manejo de los recursos hídricos.

La seguridad hídrica es una cuestión estratégica, clave para preservar la estabilidad económica y social del planeta, de manera que la política del agua debe plantearse como una política de Estado en cada país, que impulse la necesaria colaboración internacional para evitar las amenazas que se ciernen sobre un recurso esencial para la existencia humana.

Esta es una de la principales conclusiones de los "II Diálogos del Agua América Latina-España" organizados por CAF -Banco de Desarrollo de América Latina- y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) de España y celebrados este martes en Casa América de Madrid, un encuentro cuyo objetivo principal es intercambiar experiencias sobre cómo mejorar la gestión y el financiamiento de las infraestructuras hídricas en un escenario global cada vez más marcado por la escasez de agua.

Durante la sesión de inauguración, la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en funciones, de España, Isabel García Tejerina, subrayó la trascendencia de que "la política del agua debe garantizar la seguridad hídrica, tanto en las ciudades como en el campo". Por lo tanto, García Tejerina entiende que "la seguridad hídrica es una cuestión estratégica, de manera que la política del agua debe plantearse como una política de Estado".

La ministra reconfirmó el compromiso de colaboración de España con América Latina y destacó la cooperación que desarrolla CAF en un elemento que, según el propio director para Europa de la institución, Guillermo Fernández de Soto, "se encuentra bajo amenaza a pesar de ser esencia para la existencia humana".

Según José Carrera, vicepresidente de Desarrollo Social de CAF, ante este escenario, el fortalecimiento y la creación de puentes de intercambio de conocimiento entre España y América Latina: "el español y el agua unen a América Latina y España",  pueden contribuir a enfrentar los retos del sector hídrico con más garantías de éxito.

"En un mundo cada vez más interconectado, es necesario crear espacios para intercambiar experiencias, con el fin de encontrar soluciones a problemas concretos e impulsar tanto el crecimiento económico como el desarrollo inclusivo. Esta cooperación deberá contribuir a que Latinoamérica gestione más eficientemente sus recursos hídricos y, con ello, logre potenciar la producción de alimentos,preservar la estabilidad económica y socialy garantizar el acceso universal a servicios de agua y saneamiento", explicó Carrera.

En la sesión de inauguración también participaron Jorge Dajani, director general de Análisis Macroeconómico y Economía Internacional del Ministerio de Economía y Competitividad y Jesús Gracia, secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica.

Cooperación entre América Latina y España

En esta edición, renombrados expertos internacionales, como Karin Kamper del Banco Mundial, Víctor Arroyo, coordinador de Gestión de Conocimiento en Agua en CAF; Ángel Simón, vicepresidente ejecutivo de Suez o Yolanda Kakabadse, presidenta del Directorio de WWF Internacional; Carlos Ortuño, viceministro de Recursos Hídricos y Riego de Bolivia,  debatieron sobre las mejores medidas para que todos los latinoamericanos tengan acceso a agua potable y saneamiento, así como las posibles sinergias y colaboraciones entre América Latina y España para desarrollar programas de asistencia técnica, capacitación, investigación y desarrollo tecnológico.

A pesar de los abundantes recursos naturales con los que cuenta América Latina, todavía 34 millones de personas no tienen acceso a agua potable y 106 millones no disponen de un acceso adecuado a servicios de saneamiento básico. La región enfrenta importantes desafíos para lograr la seguridad hídrica, como son garantizar los recursos y su disponibilidad para disminuir los riesgos ante sequías e inundaciones; universalizar los servicios de agua y saneamiento; mejorar los procesos de depuración de aguas residuales y drenaje urbano; desarrollar el potencial hidroeléctrico y aumentar la productividad del agua en la agricultura.

Se calcula que si la región invierte el 0,3% del PIB hasta el 2030 en mejorar los servicios del agua y saneamiento se podría cerrar la brecha en esta materia en el medio urbano al mismo tiempo que se podría proceder a la rehabilitación de las infraestructuras básicas y expandir las fuentes de abastecimiento para cubrir la demanda adicional para 100 millones de habitantes en las ciudades. Finalmente, hay que incidir en la necesidad de reforzar la preparación de los gestores y trabajadores del sector que incluye la actualización constante de sus capacidades para adaptarse a las nuevas herramientas que la tecnología pone a su alcance..

Trabajo de CAF en agua y saneamiento

En los últimos años la actividad del organismo multilateral en el sector se ha intensificado, y desde 2010 hasta 2015 ha aprobado un promedio de más de US$ 700 millones anuales en infraestructura para agua a nivel regional. En la actualidad, CAF es el primer financiador multilateral en el sector agua en países como Ecuador, Bolivia, Panamá y Venezuela.

Además, en los últimos 15 años ha financiado cerca de 70 programas y proyectos del sector del agua, con un valor total de 5.800 millones de dólares (el 75% se ha destinado al financiamiento de infraestructura para servicios de agua potable y saneamiento básico).

El trabajo de la institución en agua y saneamiento se centra en cuatro líneas de acción: manejo y protección de cuencas; mejora de los servicios de agua potable y saneamiento básico; gestión y el control de las inundaciones; y riego y desarrollo agrícola. Adicionalmente, CAF busca generar las condiciones para asegurar la adecuada gestión y sostenibilidad  de los servicios básicos, a través del fortalecimiento de la institucionalidad y de la gobernabilidad de las empresas e instituciones responsables del manejo del agua en la región.

Comentarios