"La Agencia Catalana del Agua no dispondrá de capacidad inversora importante hasta 2017 y 2018"

0
657
  • Jordi Agustí ACA
    Agustí: "En caso de una posible independencia, Cataluña podría abastecerse con los recursos hídricos disponibles"
  • Llegó en 2013 a una entidad acuciada por las deudas y situada en el punto de mira por su gestión. Conocemos las medidas aplicadas por Jordi Agustí, director de la Agencia Catalana del Agua, para encarrilar la marca de la ACA.

Ingeniero Industrial y Máster en Dirección y Administración de Empresas, Jordi Agustí ha desarrollado toda su carrera profesional en la gestión de infraestructuras y servicios públicos. Hace año y medio fue nombrado director general de la Agencia Catalana del Agua, empresa pública adscrita a la Generalitat de Catalunya encargada de ejecutar la política del gobierno catalán en materia de agua. Y no precisamente en el mejor momento.

Pregunta.- Sr. Agustí, nos gustaría conocer su trayectoria profesional previa al nombramiento en 2013 como director de la Agencia Catalana del Agua. ¿Qué experiencia tenía en el sector?

"La Agencia Catalana del Agua es una empresa pública que siempre ha vivido situaciones delicadas en su trayectoria"

Respuesta.- Tras un breve paso por ingenierías privadas en los años 1984 y 1985, me incorporé al Ayuntamiento de Figueres, en la comarca del Alto Ampurdán. Primero como adjunto al ingeniero municipal y, a partir de 1988, como director técnico de la empresa municipal Fisersa. En 1991 asumí la dirección-gerencia de Fisersa y dirigí su expansión hasta formar un grupo de cinco empresas municipales, con una plantilla de más de un centenar de trabajadores, que se encargaban de la prestación de los principales servicios públicos, como el abastecimiento de agua potable, la red de alcantarillado, la depuración de aguas residuales, el transporte urbano o la recogida de residuos, entre otros.

Después de 14 años en el grupo de empresas municipales Fisersa, me incorporé en 2005 al Ayuntamiento de Roses hasta abril de 2013, donde desarrollé mi actividad profesional como ingeniero jefe y máximo responsable del área de Infraestructuras y servicios públicos. A partir de mayo de 2013 fui nombrado como director de la Agència Catalana de l’Aigua.

P.- Usted no llegó a la ACA en un momento sencillo. ¿Cuáles fueron las prioridades que se fijó al comenzar su tarea?

R.- La Agencia Catalana del Agua es una empresa pública que siempre ha vivido situaciones delicadas en su trayectoria de más catorce años. Como ejemplo más reciente y notorio, entre 2007 y 2008 tuvo que afrontar una de las peores sequías del país, en la que sistemas como el Ter- Llobregat rozaron el veinte por ciento de sus reservas. Una vez superada la sequía hidrológica, el ACA ha tenido que afrontar otro tipo de sequía, pero en este caso de tipo económico.

Por lo tanto, una de mis primeras prioridades, sin lugar a dudas, ha sido la de consolidar la estabilización financiera de la empresa pública, después de la planificación y ejecución de un plan de viabilidad que se activó en 2011 y que actualmente ya está dando sus frutos, con la reducción de la deuda de cuatrocientos millones en tres años y el incremento de ingresos.

"Una de mis prioridades ha sido la de consolidar la estabilización financiera de la empresa pública"

Una vez encarrilada –aunque todavía no resuelta- la situación financiera, otra gran prioridad es la revisión del plan de gestión, que se inició durante el verano de 2013 y que se prevé culminar a finales del año que viene. Es necesario dar un importante impulso a las obras de saneamiento pendientes y también abordar las necesidades hídricas de Cataluña para el período 2016-2021.

Finalmente, teniendo en cuenta el bien común que es el agua, se ha potenciado un plan de usos para los embalses de las cuencas internas, que este verano ha permitido llevar a cabo una prueba piloto en el embalse de la Baells, para hacer que estos espacios puedan compatibilizar sus funciones habituales con usos lúdicos, para así potenciar el desarrollo económico de las zonas donde se encuentran. En esta línea, la Agència ha impulsado una aplicación para móviles con información sobre cerca de 300 playas catalanas, que se ha creado con el objetivo de ser un punto de encuentro para la administración catalana y los ayuntamientos costeros, con el objetivo turístico de dar el máximo de información sobre la calidad de nuestras playas, teniendo en cuenta que el ACA se encarga del control de la calidad del agua de baño.

P.- Centrémonos en al ámbito competencial. ¿Qué responsabilidades tiene la Agencia Catalana del Agua?

R.- La Agencia Catalana del Agua es la administración con plenas competencias en materia del ciclo integral del agua en las cuencas internas de Cataluña, es decir, en los ríos que nacen y desembocan en territorio catalán, mientras que las cuencas de ríos que fluyen por más de una comunidad son administradas por el organismo de cuenca intercomunitario.

Esta es la razón por la cual en las cuencas catalanas del Ebro, las competencias en materia de aguas son compartidas entre la Confederación Hidrográfica del Ebro y la Agencia.

"Es necesario dar impulso a las obras de saneamiento pendientes y abordar las necesidades hídricas para el período 2016-2021"

Algo similar sucede en la reducida superficie catalana que pertenece a la cuenca del Júcar, mientras que en la cuenca del río Garona la "administración actuante es también la CHE y comparte igualmente las competencias con el ACA en este ámbito geográfico.

P.- ¿Es operativo que en una comunidad autónoma haya dos administraciones competentes? ¿Es buena la coordinación con la Confederación Hidrográfica del Ebro en temas como las autorizaciones de vertido?

R.- Hay una buena relación entre ambas administraciones y una comunicación fluida cuando se tienen que tratar temas que nos competen. Como en cualquier relación de dos, siempre hay cosas mejorables, pero para eso está el diálogo y los acuerdos que vamos tomando.

P.- Pasemos al ámbito financiero. Ustedes han reconocido que la Agencia tenía en 2010 una deuda de 1.381 millones de euros. ¿Cómo se llegó a esta situación?

R.- Es una suma de varios factores. Por un lado, la Agencia es una empresa pública que se nutre, primordialmente, de las aportaciones del canon del agua. Hay que tener en cuenta que entre 2009 y 2011 apenas se actualizó dicho tributo, precisamente en un periodo en el que se activaron numerosas y costosas infraestructuras hidráulicas. Por lo tanto, los ingresos que recibía el ACA en concepto de canon eran insuficientes para garantizar la explotación de sus infraestructuras y la construcción de nuevas actuaciones.

Otro aspecto es el elevado endeudamiento que año tras año ha ido creciendo, debido a la necesidad de construir nuevas infraestructuras. Durante la sequía se llevaron a cabo muchas y costosas actuaciones que se han tenido que financiar a través de la incorporación de nueva deuda. Esta situación aguantó hasta la eclosión de la crisis financiera en Europa, que provocó el cierre de los mercados y la imposibilidad de poderse endeudar más.

Finalmente, también ha sido primordial en esta deuda, que ha crecido de un modo tan desorbitado, la asunción histórica por parte de la ACA de costes que no son atribuibles a su competencia y que hemos tenido que revisar.

"Durante la sequía se llevaron a cabo costosas actuaciones que se han tenido que financiar a través de la incorporación de nueva deuda"

P.- Para mejorar la situación económica han sido necesarios importantes recortes. ¿A qué áreas han afectado más?

R.- El plan de viabilidad que se está aplicando desde 2011 se sustenta en 3 ejes: reducción del gasto ordinario, refinanciación de la deuda y adecuación de los ingresos. En relación al primer punto, la Agència decidió gastar sólo en aquellos ámbitos ligados estrictamente al ejercicio de sus competencias. Por lo que respecta a la refinanciación, este paso nos permitió desplazar los pagos más elevados y cuantiosos en un periodo en el que tuviéramos mayor capacidad financiera, y por último, también se ha adecuado el canon del agua a su coste real, teniendo en cuenta que este tributo no se actualizaba de un modo adecuado y sostenible desde 2009. Todo este plan, que ha permitido reducir en cerca de 400 millones la deuda bancaria de la Agencia, que actualmente está alrededor de los 990 millones de euros, ha limitado sin embargo la capacidad de invertir temporalmente en nuevas infraestructuras. Por lo tanto, en la situación actual, la Agència no dispondrá de una capacidad inversora importante hasta 2017 y 2018.

P.- Cataluña fue pionera en el establecimiento del canon autonómico sobre el agua y actualmente es la comunidad que más dinero ingresa por este concepto. Aun así, el Consejo de Trabajo, Económico y Social de Cataluña reconocía recientemente que el suministro de agua en Cataluña es deficitario en un 49% en el alcantarillado, un 24,2% en el abastecimiento en alta y un 22,5% en el saneamiento ¿Hay que redefinir el modelo?

R.- Como he comentado en anteriores preguntas, el canon del agua es el principal ingreso para la ACA. Este tributo sirve para garantizar la explotación de depuradoras -cerca de 490 en la actualidad- el funcionamiento de embalses y otras infraestructuras de regulación, la inspección y control del medio hídrico, así como otras tareas menos visibles como administración hidráulica que somos pero igual de necesarias.

"La ACA ha decido gastar sólo en aquellos ámbitos ligados estrictamente al ejercicio de sus competencias"

Es evidente que el canon del agua tiene justificado su papel, haciendo cumplir el principio de quien contamina paga, y también para fomentar el consumo responsable. Sin embargo, es una tasa que se puede revisar y hacerla más eficiente.

Por lo que respecta al alcantarillado, ésta es una competencia municipal no financiable con el canon.

P.- El Tribunal Supremo confirmaba recientemente la anulación del plan hidrológico de las cuencas internas de Cataluña tras un recurso del Gobierno de Aragón. ¿Cuáles han sido los motivos de esta sentencia? ¿Qué plazos se plantean para cumplir con la normativa europea que exigía la aprobación de este plan en 2009?

R.- La sentencia no entra a valorar el contenido del plan y sólo se centra en aspectos formales, debido a la omisión de un trámite formal como es la falta de incorporación al expediente de un dictamen de la Comisión Jurídica Asesora. Por lo tanto, no se entra a valorar ningún contenido de la planificación hidrológica. La declaración de nulidad, pues, se fundamenta en un defecto de forma y no de fondo.

No olvidemos que el plan de gestión fue aprobado en su momento por el Gobierno de la Generalitat y, posteriormente, por el Consejo de Ministros del gobierno español.

A raíz de esta decisión judicial, la Generalitat de Cataluña ya ha iniciado los trámites para reanudar la tramitación a partir del momento procedimental en que el Tribunal Supremo considere que existía una carencia y solicitar el dictamen de la Comisión Jurídica Asesora sobre el mismo texto. Una vez obtenido dicho dictamen, se someterá el texto a aprobación del Gobierno catalán.

El planteamiento actual, y a la espera de que la Comisión Jurídica Asesora se pronuncie, es no cuestionar el contenido del Plan de Gestión aprobado por el Gobierno anterior sino ratificarlo por el tiempo que queda hasta la aprobación del nuevo Plan de Gestión, previsto para a finales de 2015.

Además, hay que remarcar que desde el verano de 2013 se ha iniciado la revisión de la planificación hidrológica catalana, que debe culminar a finales de 2015.

P.- Respecto al Plan Hidrológico del Ebro. Cataluña rechazó contundentemente el proyecto al considerarlo, en palabras del conseller Santi Vila, “un proyecto "claramente lesivo" para la preservación del Delta y la lucha contra la salinización del tramo final del río”. ¿Qué postura mantienen actualmente en este asunto tras la aprobación definitiva del Plan?

R.- La postura de la Generalitat de Cataluña no ha variado y se mantiene la oposición total al plan hidrológico del Ebro. Consideramos que el caudal ecológico para el tramo final del río es insuficiente y pone el peligro el buen estado ecológico del delta.

En los últimos años, por citar un ejemplo esclarecedor, se han registrado puntas de salinidad en el agua captada por el Consorcio de Aguas de Tarragona (CAT). Ello se debe al escaso caudal del río en determinados momentos del año y que han llevado al propio CAT a contemplar la construcción de una planta de osmosis inversa en la potabilizadora de la Ampolla. Este es uno de los problemas generados en el delta a raíz del escaso caudal del Ebro en su tramo final, pero hay muchos más.

La Generalitat de Catalunya hizo un requerimiento al Consejo de Ministros para que anulara el plan. Este requerimiento fue desestimado y el siguiente paso será la presentación de un recurso ante el Tribunal Supremo.

P.- Cataluña ha atravesado en épocas recientes por situaciones de grave “stress hídrico” que han puesto en jaque el abastecimiento a zonas como el Área Metropolitana de Barcelona. ¿Las infraestructuras y sistemas actuales están preparados para responder a una sequía como la de 2007-2008? 

"El trasvase del Ródano no es descartable, pero no es económicamente asumible sólo para Cataluña"

R.- A partir de la sequía de 2007 y 2008 se ha hecho un importante esfuerzo inversor en infraestructuras hidráulicas en Cataluña. También hay que remarcar que este esfuerzo ha provocado el incremento de la deuda financiera de la Agencia y que, como hemos dicho, actualmente nuestra capacidad inversora esté limitada.

Sin embargo, en los últimos 4 años se ha incrementado en un treinta por ciento la garantía en el suministro de agua en el área metropolitana de Barcelona, la más poblada del país y donde se aglutinan cerca de 5 millones de personas. Esto es gracias a la desalinización de las plantas del Llobregat, con capacidad para producir hasta 60 hm3, y la de la Tordera, que duplicó su capacidad en 2010 y actualmente puede producir hasta 20 hm3; la recuperación de pozos y captaciones en desuso; la mejora en los tratamientos de potabilización; la reutilización; y por supuesto, el ahorro responsable que han hecho y hacen los ciudadanos.

Podemos decir que, con estas actuaciones, se ha reducido el déficit hídrico de las cuencas internas en cerca de 100 hm3. Sin embargo, aún existe un pequeño riesgo marginal y estamos trabajando para analizar las actuaciones necesarias para garantizar, al menor riesgo técnica y económicamente asumible, el abastecimiento en el futuro.

P.- Cada cierto tiempo se plantea la opción del trasvase del Ródano, ¿cree que finalmente se llevará a cabo?

R.- Actualmente la Agencia Catalana del Agua está revisando su planificación hidrológica. Es, por tanto, obligación de la administración hidráulica de Cataluña analizar todas las posibles actuaciones para incrementar la garantía en el suministro y reducir aún más el déficit hídrico de las cuencas internas. Por lo tanto, se escogerán aquellas actuaciones que sean viables desde el punto de vista técnico, económico y ambiental. No es descartable, pues, el trasvase del Ródano, pero no es económicamente asumible sólo para Cataluña y es también una solución para otras autonomías.

P.- En relación al saneamiento ¿Cuál es el nivel de depuración de aguas en Cataluña en relación a lo exigido por la Directiva 91/271? ¿Qué medidas tiene previstas la ACA para incrementarlo?

R.- Actualmente hay 484 depuradoras en servicio, que sanean las aguas residuales de cerca del 96% de la población catalana. La ACA está llevando a cabo varias medidas para incrementar el porcentaje de población saneada. Por un lado, está revisando el Programa de Saneamiento de Aguas Residuales Urbanas, conocido como PSARU, con el fin de adecuarlo a la realidad económica actual y hacerlo más eficiente. Y por el otro, el acuerdo que se está negociando con el Área Metropolitana de Barcelona hará posible llevar a cabo las actuaciones pendientes de saneamiento en este ámbito.

P.- El proceso de adjudicación de la gestión de la empresa pública Aigües Ter-Llobregat (ATLL) ha derivado en un conflicto judicial entre Acciona, Agbar y la Generalitat de Cataluña. ¿Considera que fue correcto el planteamiento del concurso y su posterior resolución? ¿Qué escenarios de futuro se plantean en este momento?

R.- El concurso se llevó a cabo cumpliendo escrupulosamente todos los requerimientos y la decisión se fomentó en todo momento en los criterios técnicos y económicos fijados en el pliego. Ya llevamos más de un año y medio con el servicio adjudicado a un consorcio de empresas liderado por Acciona y éste se está prestando de manera eficiente y cumpliendo con los pliegos. Por lo tanto, desde el ACA, que es el regulador, no se contemplan otros escenarios.

P.- La Generalitat tiene en marcha un proceso que incluye la celebración de una consulta sobre la autodeterminación de Cataluña. ¿Qué implicaciones tendría la creación de un nuevo estado catalán para la gestión del agua? ¿Habría problemas competenciales? ¿Cree que los ciudadanos disponen de información suficiente sobre este asunto?

R.- Recientemente, el Consell Assessor per a la Transició Nacional publicó un informe sobre los recursos energéticos e hidráulicos de Cataluña, en caso de una posible independencia. Sobre el vector agua se determina que Cataluña se podría abastecer de agua con los recursos hídricos disponibles y con las infraestructuras hidráulicas llevadas a cabo en los últimos 5 años. Cabe recordar que desde 2010 disponemos de cerca de 120 hm3 de nuevo recurso, lo que incrementa en un 30% la garantía en el suministro.

La creación de un nuevo estado no altera los recursos si no que altera la gestión. De hecho pasaríamos de tener un río como el Ebro, gestionado intercomunitariamente a tenerlo que gestionar internacionalmente. Seguiríamos nuestras actuales relaciones con la CHE bajo otro marco legal, pero con el máximo espíritu de colaboración.

Por lo que respecta a la información de los ciudadanos, es un tema que no altera su quehacer diario, pero que creo que serían debidamente informados.

Comentarios