De arrozal a humedal: Consiguen depurar más de mil millones de litros de agua con filtros verdes en La Albufera

0
152
  • La Albufera (Wikipedia).
152

Un proyecto de investigación impulsado por la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) ha conseguido transformar un arrozal del espacio del Tancat de la Pipa, dentro del Parque Natural de la Albufera valenciana, en varios humedales artificiales. El objetivo es la depuración natural de las aguas de la laguna -afectadas por la eutrofización producida por la concentración excesiva de nutrientes- con más de mil millones de litros tratados hasta la fecha.

La iniciativa, que ha sido presentada este martes en Valencia, incluye la firma de acuerdos para la custodia del territorio suscritos en 2009 con las organizaciones Acció Ecologista-Agró, SEO/BirdLife. Además, se ha contado con la colaboración de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y la Universidad de Valencia (UV), así como la empresa Coca-Cola, que ha financiado la plantación de más de 10.000 ejemplares de 7 especies de plantas acuáticas macrófitas.

Durante el acto, la jefa de Servicio Técnico de la Oficina del Plan Hidrológico de la CHJ, Sara Jiménez Argudo, ha explicado que como parte del proyecto, ha sido levantada una infraestructura hídrica por la cual el agua entra al Tancat desde la Albufera empujada por la gravedad.

Una vez allí, el líquido elemento es conducido hasta un canal de distribución y es devuelto a la laguna valenciana tras haber sido sometido a un proceso de depuración natural mediante filtros verdes. De esta forma, se consigue una eliminación de sólidos suspendidos y fitopláncton que, durante los primeros dos años de andadura de la iniciativa, ha alcanzado tasas del 50 y el 35 por ciento, respectivamente.

El objetivo es la depuración natural de las aguas de la laguna, afectadas por la eutrofización producida por la concentración excesiva de nutrientes

Para ello, según la bióloga y miembro de Acció Ecologista-Agró, Lucía Moreno, el humedal artificial ha sido segmentado en tres parcelas distintas en las que se ha plantado una especie vegetal palustre distinta para después hacer un seguimiento de cuál de ellas funciona mejor de cara a la calidad del agua y las especies avícolas. El objetivo, según ha recalcado, es que el humedal sea al mismo tiempo "depuradora y hábitat", "generador y receptor" de biodiversidad.

Por un lado, se ha habilitado una parcela de carrizo en la que, por el momento, se ha decidido que el agua no circule para que ésta se estanque, el espacio se deseque y se favorezca así el crecimiento y colonización de esta especie. Por otro lado, se ha delimitado un terreno para el lirio amarillo --que limpia el agua de forma más rápida y, según la ONG, es depredado en menor medida por las aves-- y otro en el que se han plantado las dos especies anteriores así como otras como las castañuelas.

"Un proyecto único en el mundo"

El acto de presentación ha contado con la presencia del director de la Fundación Coca-Cola, Juan José Litrán, que ha calificado el uso de filtros verdes en el proyecto de Tancat de la Pipa de "único en el mundo con estas condiciones" y de "innovador e inspirador" para quienes busquen la puesta en marcha de iniciativas de depuración similares.

Además, según el jefe de Planificación de CHJ, Teodoro Estrela, la iniciativa ha generado una "demanda creciente de visitas", con más de 20.000 registradas desde su arranque en 2009, así como una mayor actividad hotelera e impulso a las prácticas locales de pesca y cultivo.

Durante su intervención, Estrela ha tenido palabras para la Albufera valenciana, uno de los humedales "más importantes del Mediterráneo", con un total de 21.120 hectáreas de Parques Nacional declaradas además como espacio de la Red Natura 2000, Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Se trata de un ecosistema que, según ha narrado, ha sido transformado a lo largo de la historia por la acción de la población local, que lo ha aprovechado para la obtención de recursos como la sal, la leña, la caza o la pesca. La transformación definitiva de la Albufera se remonta al siglo XVII, cuando la laguna pasó de ser marisma salobre a un entorno de agua dulce utilizado para el cultivo de arroz.

En este sentido, destacan los llamados 'tancats' -cuyo nombre significa 'cerrado' en valenciano-- áreas de arrozal que fueron ganadas a la Albufera a raíz de los aterramientos de los siglos XIX y XX, que los agricultores protegieron después mediante la elevación del terreno para evitar que el nivel del agua de los campos coincidiera con el de la laguna y se produjeran inundaciones.

El avance de los arrozales terminó por alarmar al Ayuntamiento de Valencia que, según ha indicado Lucía Moreno, decidió comprar la laguna al Estado ya en 1911 por una "cantidad simbólica" y prohibió los aterramientos dentro de ella porque temía su desaparición en el plazo de unos 40 años. No obstante, el Tancat de la Pipa, cuyo levantamiento ya estaba en marcha, pudo concluirse en torno a 1927.

Comentarios