El PHN es necesario para el futuro de la agricultura, según COAG

0
41
41
  • La almendra ha sido el cultivo más dañado por esta sequía.
  • Reconoce que ha sido un año "demoledor y ha provocado pérdidas no conocidas en muchos años, de cerca 200 millones.

La Cooperativa Agraria y Ganadera, COAG, ha vuelto a pedir este martes un Plan Hidrológico Nacional necesario "para garantizar el futuro de la agricultura, pero también de la sociedad de la Región de Murcia". COAG cifra las pérdidas totales en unos 200 millones de euros en el ejercicio 2013-2014.

El presidente de la cooperativa, Miguel Padilla, ha hecho estas declaraciones en la presentación del balance que han presentado en la cámara agraria en los que han destacado "las pérdidas generadas en el 2013-2014 sobre todo por la sequía". Sobre la falta de lluvias, el secretario de Organización de COAG, Francisco Gil, ha asegurado que "cuando se va a cerrar el año hidrológico, y pese a las últimas lluvias, en Murcia se han registrado 131 litros por metro cuadrado. El balance desde el año 2000 es de 290 litros por metro cuadrado, mientras que el total de España ha sido de 649 litros por metro cuadrado".

La almendra ha sido "el cultivo más dañado por esta sequía"

Al hilo las lluvias caídas en los últimos días, Miguel Padilla, ha asegurado que han sido beneficiosas "donde han caído, puesto que en muchos lugares con cultivos las precipitaciones han sido escasas". Asimismo, en el balance de precipitaciones durante el siglo XXI, las mínimas se han dado en Águilas y Cañada Gallego, en Mazarrón, con 208 y 212 litros por metro cuadrado, respectivamente. Por otra parte, la media máxima se ha dado en Torrecica, Cehegín, con 351,97 litros por metro cuadrado.

Por otra parte, Gil ha mostrado los datos relativos a la humedad de la Región de Murcia. Las cifras tomadas en lo que llevamos de siglo, incluso a finales de los 90, muestran que "vivimos en un desierto. La aridez va dando paso a la situación de desierto. Solo se puede excluir algún año en la zona de Moratalla, Cieza o Yecla". Los datos de 2014 muestran que el clima es desértico en todos los lugares donde se ha medido.

El secretario de Organización ha asegurado que Murcia "no puede aceptar ser un desierto. Eso supone renunciar al futuro". Por ello, ha puntualizado, "es necesario que el Gobierno ponga en marcha el Plan Hidrológico Nacional". Al respecto, Padilla, ha afirmado que "este tema ya ni quita ni da votos en unas elecciones como antes. Es difícil, pero confío en que se haga ese plan".

Y es que, según el responsable de COAG, las desaladoras "están bien en una zona con tanta falta de agua, pero como complemento. Es cierto que en algunos casos puede faltar algún elemento propio al pasar por la desalinizadora, pero en general sirve para regadío". En cuanto al precio, ha resaltado que es "muy caro, ya que pagamos 50 céntimos el metro cúbico". Lo ideal, ha añadido, "sería entre 12 y 15 céntimos, y tampoco sería barato".

Balance demoledor

En cuanto al balance agrario 2013-2014, COAG reconoce que ha sido "demoledor y ha provocado pérdidas no conocidas en muchos años, de cerca 200 millones". Así, en los cultivos de secano se ha "perdido prácticamente toda la cosecha de cereal sobre todo en el Noroeste". También, se ha perdido parte la paha para el mantenimiento de las 150.000 ovejas que pastorean en esos campos. Esto es debido a que "no ha llovido nada en los momentos claves de desarrollo del cereal". Las pérdidas en producción las han estimado en un 80 por ciento, por salvar algunas producciones en las zonas más frescas y lo que se cultiva en regadío.

La almendra ha sido "el cultivo más dañado por esta sequía", con pérdidas del 60 por ciento de la cosecha y aún más grave, "la muerte de cinco millones de árboles que no han podido resistir la primavera y el verano más secos de los últimos 70 años".

Por su parte, en el olivar se ha perdido casi el 100 por ciento de la cosecha cultivada en secano. El de regadío ha resistido con pérdidas estimadas en un 20 por ciento. Según Padilla, dado que "el de regadío supera ya al de secano" las pérdidas se sitúan en un 50 por ciento.

El viñedo es, junto con el almendro, el cultivo más dañado ya que se "secarán unas 3.500 hectáreas de cepas que habrá que reponer. La cosecha, en secano, por debajo del "60 por ciento frente a las del año pasado, acumulando por ello pérdidas muy cuantiosas".

Comentarios