Inversión de casi 5 millones de euros para renovar tuberías en María Agustín y Valle de Broto, Zaragoza

0
26
26

El Ayuntamiento de Zaragoza invertirá 4.870.727,92 euros en la renovación de dos tramos de tuberías en el Paseo María Agustín y la Avenida Valle de Broto, unas obras que durarán un máximo de ocho meses, se realizarán a la vez y comenzarán entre el final de la primavera y el principio del verano. El Gobierno de la ciudad aprobará ambos proyectos, ya elaborados, en su próxima reunión.

El consejero municipal de Infraestructuras, Equipamientos y Vivienda, Carlos Pérez Anadón, y la concejal delegada de Infraestructuras y Ciclo del Agua, Lola Campos, han presentado este martes en rueda de prensa esta nueva actuación, que exigirá la adecuación de la movilidad de ambas zonas de la capital aragonesa. Se aprovecharán los meses de julio, agosto y la primera quincena de septiembre para reducir las afecciones al tráfico.

Las tuberías forman parte de las grandes conducciones de la ciudad y sirven para llevar el agua a los barrios de la margen izquierda del río Ebro. Son infraestructuras de hormigón armado con camisa de chapa y junta soldada que, debido a la corrosión, están fallando, lo que exige realizar reparaciones muy complejas. Se sustituirán por otras de fundición dúctil.

Algunas se encuentran a nueve metros de profundidad, ya que cuando se instalaron, a mitad del siglo pasado, no existía la Plaza Europa como en la actualidad y las cotas de rasante eran diferentes.

El 60 por ciento del suministro de agua que recibe la margen izquierda pasaba por estas tuberías, pero al estar a nueve metros de profundidad actualmente "está entrando por otros sitios", como el puente 'Manuel Giménez Abad', con dos tuberías de 500 milímetros de diámetro y el puente del Tercer Milenio, con una de 400, ha dicho Lola Campos.

Con estas obras "ganamos la mejora en el abastecimiento a la margen izquierda", ya que aumentará la seguridad del abastecimiento. "Pedimos a los vecinos paciencia", ha agregado la concejal de Infraestructuras.

El jefe del Departamento de Conservación y Explotación de Infraestructuras del Ayuntamiento, José Ramón Entralgo, ha expresado que el cruce del río Ebro "es un punto crítico" para el abastecimiento a la margen izquierda "porque los puntos por los que se puede pasar con limitados". De hecho, "cuando se produce una avería tenemos gravísimos problemas", ya que en algunos tramos las tuberías están a mucha profundidad y afectan a zonas de tráfico intenso.

8 meses

Carlos Pérez Anadón ha expuesto que la inversión más importante, que alcanza los 4.110.473,20 euros, se realizará a lo largo de ocho meses en el Paseo María Agustín, entre la Avenida de Madrid y la Plaza Europa, donde se renovará una tubería de 1.000 milímetros de diámetro.

Otra se ubica en un lateral de la plaza, desde la conexión con la tubería de Pablo Gargallo hasta empalmar con las conducciones instaladas en el cajón central del puente de la Almozara, con un diámetro de 1.400 milímetros. También se actuará en un tramo de 1.000 milímetros de diámetro que discurre por la calle Sierra de Vicor.

Además, se realizarán trabajos en tuberías secundarias situados bajo las aceras, con diámetros de 150 y 300 milímetros, también construidos con materiales desfasados. Se actualizarán las conexiones con las tuberías de gran diámetro que se encuentran a la altura de Conde Aranda y la Avenida de Madrid y se realizarán dos cruces en el Paseo María Agustín, que garantizarán el servicio aun en el caso de que se registre una avería.

Valle de Broto

El segundo proyecto se ejecutará en cinco meses, se localiza a la salida del puente de La Almozara y afecta a un tramo de tubería de 1.000 milímetros de diámetro que parte del final del puente y discurre por la mediana de la calle Valle de Broto hasta dividirse en dos conducciones que cruzan la calzada de esta calle y entroncan con las tuberías existentes de las aceras de Valle de Broto y la Avenida de Ranillas. El presupuesto es de 760.254,72 euros.    

Carlos Pérez Anadón ha señalado que el 80 por ciento del presupuesto proviene de fondos FEDER de la Unión Europea y que estos trabajos forman parte de "las competencias propias de cualquier ayuntamiento", como es la renovación de los 1.288 kilómetros de tuberías de la ciudad, que "en estos momentos, en su mayor parte están saneadas", aunque quedan pendientes 290 kilómetros.

Ahorro de agua

El consejero ha resaltado la importancia de la "concienciación" de los vecinos en lo relativo al consumo del agua, apuntando que en 2003 el consumo por año era de 71,68 hectómetros cúbicos y en la actualidad, con un aumento de la población de 50.000 personas, ha bajado hasta los 58,82 hectómetros, lo que supone un ahorro de 13.000 millones de litros por año, el equivalente al embalse de Lanuza (Huesca).

Además, Carlos Pérez Anadón ha puesto de relieve que el Ayuntamiento acomete esta obra en un contexto de crisis y en el que los Gobiernos del PP han considerado a los municipios "menores de edad", ya que el plan de recorte de la deuda pública impulsado por el Ejecutivo central "nos encorseta nuestra capacidad" de inversión.

"Los ayuntamientos han bajado su capacidad financiera, la Administración General del Estado ha subido la deuda", al igual que las comunidades autónomas, "con lo cual los grandes paganos de las medidas de ajuste han sido los ayuntamientos", ha lamentado el consejero municipal.

La concejal Lola Campos ha destacado que "hay que hacer un buen plan de movilidad", comentando que puede haber un carril de circulación desde El Portillo hasta el Paseo Echegaray y Caballero. Ha añadido que el diseño de las tuberías puede permitir que la circulación sea "compatible" con las obras.

"Esta es una obra necesaria, teníamos que hacerla", ha dicho Campos, reconociendo que "va a ser incómoda", ya que esta es una "zona crítica de tráfico".

Comentarios