Identifican 13 retos y 3 aspectos para que los ecosistemas mediterráneos aumenten su resistencia al cambio climático

0
176
  • Bosque mediterráneo (Wikipedia/CC).
    Bosque mediterráneo (Wikipedia/CC).
176

Un equipo multidisciplinar de 28 investigadores -trece del Centre de Recerca Ecológica i Aplicacions Forestals (Creaf)- ha evaluado el progreso científico de los últimos 16 años en el estudio del cambio global en los ecosistemas terrestres mediterráneos, y ha identificado las prioridades inmediatas de la investigación para lograr que sean más resistentes a los efectos negativos de este fenómeno.

Según ha informado el Creaf en un comunicado, los autores del artículo, publicado en la revista 'Global Ecology and Biogeography', llegan a la conclusión de que la ciencia tiene por delante 13 retos que afrontar y tres aspectos fundamentales a tener en cuenta.

Aseguran que ya no es suficiente con estudiar las diferentes modificaciones que se están provocando en el ecosistema -el cambio climático y la pérdida de biodiversidad- "como si fueran cajas cerradas", y que es necesario invertir esfuerzos en comprender cómo cada una interacciona con la otra.

Los expertos abogan por estudiar cómo la gestión forestal puede mejorar capacidad del ecosistema para almacenar carbono y agua

El investigador Enrique Doblas ha citado como ejemplo que la sequía puede provocar erosión en el suelo, pero "esta erosión no se explica si no se añade a esta sequía todos los cambios del uso del suelo de los últimos 50 o 60 años".

Los investigadores también sostienen que los datos recogidos a pequeña escala suelen generar demasiado error cuando se intentan utilizar para predecir los efectos del cambio global a gran escala, con lo que proponen mejorar las redes de intercambio de datos entre expertos y plantear experimentos de larga duración y a escalas regionales o incluso globales.

Los expertos insisten en la importancia que tiene la historia local del ecosistema en la manera es que éste es capaz de responder al cambio global y, en especial, a los efectos cada vez más importantes de las sequías.

Retos

El grupo de investigadores ha fijado como retos comprender cómo la estructura habitual del paisaje mediterráneo en forma de mosaico afecta a la propagación de los incendios; entender el efecto combinado de los diferentes fenómenos que componen el cambio global sobre las invasiones biológicas y la expansión del plagas, y comprender cómo interactuan los diferentes fenómenos que componen el cambio global y las prácticas de gestión forestal más recientes.

También fija como retos obtener información más realista de los impactos del cambio global; mejorar la evaluación de la mortalidad de árboles asociada a fenómenos climáticos extremos; identificar y gestionar las áreas más vulnerables al cambio; utilizar el funcionamiento y la historia del ecosistema para estudiar su capacidad de volver a su estado inicial tras una perturbación, y abrir la investigación a otros campos para estudiar la importancia que pueda tener la genética en esta capacidad de resiliencia.

Los expertos también abogan por estudiar cómo la gestión forestal puede mejorar capacidad del ecosistema para almacenar carbono y agua; analizar cómo cambia la biodiversidad cuando cambia el paisaje; aumentar la precisión de los modelos de predicción del cambio global; plantear experimentos interdisciplinares para entender los intercambios entre bosque y atmósfera, y entender mejor cómo afecta el sistema hidráulico de las plantas a la disponibilidad de agua a escala de paisaje.

Comentarios