Limpiar el cauce del Ebro evitaría los daños causados por las crecidas

0
49
49

Los alcaldes de los municipios de la ribera del Ebro han insistido este martes en la necesidad de limpiar el cauce del río para evitar los daños que provocan las crecidas en estas localidades, donde cada vez con menos caudal se ven afectadas más hectáreas de cultivo, infraestructuras e, incluso, los domicilios de los vecinos.

En declaraciones a Europa Press, el alcalde de Novillas, José Ayesa, ha explicado que el nivel del río está empezando a "menguar", registrando una altura de 6,60 metros, mientras que alcanzó un máximo de 7 metros en este municipio.

Los vecinos han pasado la noche "preocupados" al comprobar que el Ebro ha anegado catorce viviendas y unas 1.500 hectáreas de terreno. El consejero de Política Territorial e Interior del Gobierno de Aragón, Antonio Suárez, ha visitado este martes la zona y los alcaldes han comprobado que existe "voluntad" para solucionar este problema, si bien Ayesa ha recordado que "es problemático" por la normativa de protección medioambiental que afecta a la ribera.

En todo caso, "no hay otra" que limpiar el cauce para evitar los daños de las riadas, "que no gasten un duro en nada" que no sea limpiar el río, "porque es tirar el dinero", ha aseverado el alcalde de Novillas.

En Pradilla aún no han calculado las hectáreas que se han visto afectadas por la avenida, ha indicado el alcalde, Luis Eduardo Moncín, al detallar que el río pasó a una altura de 7,05 metros y "ahora estamos en 7".

"La altura que coge el río es por la falta de limpieza del cauce, que hace que con menos caudal suba más. Si con una avenida de 2.000 metros cúbicos por segundo" alcanza los 7 metros, "cuando venga de 3.000 o 4.000 qué va a pasar", ha preguntado, para remarcar que "algo habrá que hacer" para defender estas localidades.

"Siempre gana los mismos"

El alcalde de Boquiñeni, Miguel Ángel Sanjuán, ha comentado que en esta ocasión la crecida "ha pasado más o menos desapercibida", gracias a que "hace un par de años nos arreglaron la mota y la gente está más tranquila porque sabe que no hay problemas en el casco urbano".

Sin embargo, "siempre se inundan unas 400 hectáreas", ha agregado, para lamentar que "no es de recibo que siempre tengan que pagar los mismos", los agricultores del municipio. "Esto no puede ser, hay que cambiar de política y limpiar o dragar el río donde sea necesario", ha aseverado.

En Gallur, el Ebro superó los 7,10 metros de altura máxima y "esta mañana, hasta las 11.00 horas, ha estado a esa altura", aunque ahora "se nota que va bajando", ha señalado el alcalde de la localidad, Antonio Liz.

Liz ha afirmado que ya hay "más hectáreas de cultivo dañadas que hace dos años", unas 1.200, pero "habrá que esperar que se retire el agua" para comprobar los daños que ha causado en caminos e infraestructuras rurales y en las instalaciones deportivas, en el campo de fútbol, las viejas piscinas y el merendero, que han quedado inundadas.

El alcalde de Gallur ha recordado que hace cinco años "tuvimos una actuación bastante grande con una limpieza profunda" del cauce, pero "como no es una labor regular, otra vez volvemos a las andadas y con menos agua que hace dos años, hemos tenido más daños", ha concluido.

Comentarios