La variación de parámetros del dragado del Guadalaquivir es una modificación del proyecto, según la Junta

0
32
32

Personalidades

La consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, María Jesús Serrano, sostiene que cualquier modificación de los parámetros por los que se rige el proyecto de dragado de profundización del río Guadalquivir promovido por la Autoridad Portuaria de Sevilla debe ser considerada como una modificación de la iniciativa, aspecto a tener en cuenta en lo referente a su evaluación ambiental.

En una respuesta de Serrano al Grupo de IULV-CA en el Parlamento de Andalucía, consultada por Europa Press, la consejera recuerda que el proyecto de dragado de profundización y ensanche de la ría, ya evaluado mediante Declaración de Impacto Ambiental (DIA), está referido a un calado en bajamar máxima viva equinoccial variable entre 7,60 y 8,00 metros, dependiendo de los tramos.

"Cualquier modificación de los valores anteriormente indicados debe ser considerada como una modificación del proyecto", ha mantenido la titular autonómica respecto a la nueva versión que promueve el Puerto que, en aras de agilizar la tramitación de la iniciativa, apuesta ahora por una acción que implica una reducción de la profundidad desde los dos metros hasta 0,85 metros, cuestión sobre la que IU interpeló a la Consejería en su pregunta.

En lo tocante al dragado, recientemente el Estado español ha remitido un informe a la Unesco, con carácter previo a la celebración del XXXIX Comité de Patrimonio Mundial en Bonn (Alemania) -de los próximos 28 de junio a 8 de julio-, en el que establece un resumen de los principales puntos de interés respecto al estado de conservación del Parque Nacional de Doñana como Patrimonio de la Humanidad.

Sobre las amenazas para el lugar mencionadas de manera expresa por el Comité de Patrimonio Mundial, la Secretaría de Estado de Cultura -interlocutora de la administración estatal con la Unesco- afirma en dicho informe, consultado por Europa Press, en primer lugar y sobre el que constituye uno de los temas más preocupantes para el órgano internacional, que se ha establecido "claramente" que las autoridades españolas desean impedir el dragado en profundidad del río Guadalquivir que promueve el Puerto de Sevilla mientras que las condiciones ambientales del estuario no cambien "sustancialmente".

Comentarios