ICV-EUiA afirma que hay indicios de que los contratos del canal Segarra-Garrigues se han adjudicado a dedo

0
26
26

ICV-EUiA, junto con las plataformas Aigua És Vida, Ecologistes en Acció de Catalunya y el Centro para la Sostenibilidad Territorial, ha presentado este martes ante la Fiscalía de Catalunya un informe jurídico basado en un informe de fiscalización de la Sindicatura de Cuentas que "hace afirmaciones muy contundentes" sobre una posible irregularidad en la asignación de contratos en el canal Segarra-Garrigues, según ha explicado la diputada del Parlament Sara Vilà en declaraciones a los medios.

El informe de la Sindicatura analiza los ejercicios 2010 y 2011 de Reg Sistema Segarra-Garrigues (Regsega), empresa pública constituida en 2002 para proyectar, construir y explotar las infraestructuras necesarias para la distribución de agua procedente del canal, sobre el que se basa el informe presentado ante la Fiscalía, que está elaborado por un grupo de juristas independientes de la comarca de la Segarra (Lleida).

Vilà ha detallado que se asignaron contratos que sobrepasan el límite de la cantidad que se establece para obras menores, por lo que se deberían haber adjudicado a través de concurso público, lo que supondría que hubo un "posible fraude".

"Hay indicios de que se habrían adjudicado a dedo", ha manifestado la diputada ecosocialista, que ha afirmado que el partido lleva dos años reclamando transparencia a la Generalitat sobre esta cuestión, y ha asegurado que el Govern ha ocultado informes como uno del Consejo Asesor por el Desarrollo Sostenible que afirma que el canal es inviable económicamente.

El coordinador de ICV, Joan Herrera, ha criticado que, a un posible fraude en la contratación, "se le suma una forma de gobernar basada en la opacidad", y ha exigido coherencia al Govern cuando se autoproclama como el Govern más transparente y, a la vez, no aporta los informes que le piden.

La portavoz de Ecologistes en Acció de Catalunya, Maria Garcia, ha añadido que la obra tiene una desviación del presupuesto inicial del 81% y podría acabar teniendo un sobrecoste de 1.000 millones de euros y costar 2.000 millones frente a los 1.000 previstos.

"Queremos que la Fiscalía investigue dónde ha ido a parar este dinero", ha manifestado, y ha criticado que el canal Segarra-Garrigues es un proyecto faraónico que no es viable porque ha asegurado que no hay suficiente agua para este canal.

Desde la Plataforma Aigua És Vida, Moisès Subirana ha reprochado la falta de transparencia del Govern alrededor de este proyecto, y ha asegurado que supone profundizar aún más en una "política continua de mercantilización del agua que no responde a los intereses de la población".

Comentarios