Marcelino Fernández Verdes será consejero delegado de ACS el próximo año

0
176
176
  • Florentino Pérez (Wikipedia/CC).
    Florentino Pérez (Wikipedia/CC).
  • Compartirá funciones ejecutivas con Florentino Pérez que seguirá como presidente

ACS prevé nombrar el próximo año consejero delegado a Marcelino Fernández Verdes, actual primer ejecutivo de dos de las filiales de la compañía, de la alemana Hochtief y de la australiana Leighton, según anunció el presidente del grupo, Florentino Pérez.

Fernández Verdes pasará así a compartir las labores de primer ejecutivo del grupo con Florentino Pérez, que mantendrá su puesto de presidente.

El futuro consejero delegado tomará parcialmente las riendas de ACS una vez que a comienzos de 2016 culmine el proceso de reestructuración que desde 2012 ha dirigido en Hochtief y Leighton.

Fernández Verdes pasa a compartir las labores de primer ejecutivo del grupo con Florentino Pérez, que mantendrá su puesto de presidente

Florentino Pérez desveló el pasado año que Marcelino Fernández sería su sucesor como primer ejecutivo de la compañía de construcción y servicios una vez que decidiera ceder esas funciones.

Asimismo, fijó dicho proceso de sucesión para el momento en que terminara el saneamiento y la consolidación que el grupo realiza desde 2012 en las filiales alemana y australiana.

En la junta general de accionistas de ACS celebrada este martes en Madrid, Florentino Pérez anunció que dicho proceso de consolidación de filiales culminará "a comienzos de 2016", con lo que, según declaró posteriormente tras la asamblea, "Marcelino Fernández volverá a España el próximo año como consejero delegado".

"Una vez terminada la reestructuración de todas las empresas, procederá que Marcelino venga a Madrid y atienda a la compañía como consejero delegado", explicó el presidente de ACS, que de esta forma constituirá la figura del consejero delegado y la separará de la de presidente, atendiendo así las normas de buen gobierno de las compañías cotizadas.

El sucesor natural

Florentino Pérez, de años de 68 edad y segundo máximo accionista de ACS con un 12,5% de su capital social, está al frente de la compañía desde su constitución en 1997 fruto de la fusión de OCP Construcciones, sociedad que ya presidía, con la también constructora Ginés y Navarro.

De su lado, Marcelino Fernández Verdes es desde 2012 consejero delegado de Hochtief, grupo constructor alemán que ACS controla (ostenta el 61,4% del capital) y consolida globalmente en sus cuenta, y también es primer ejecutivo y presidente de Leighton.

El futuro consejero delegado de ACS, ingeniero de profesión, cuenta con una amplia experiencia en el sector de la construcción, en el que ha ocupado distintos cargos desde 1984. En 1997 fue nombrado director general de ACS Proyectos, Obras y Construcciones para en el año 2000 asumir el cargo de presidente y consejero delegado de esta sociedad.

Tras la fusión de ACS y Dragados en 2003, Fernández Verdes fue nombrado presidente y consejero delegado de Dragados y fue el máximo responsable de la división de Construcción, Medio Ambiente y Concesiones de ACS desde 2006 hasta que en 2012 se fue primero a Alemania para ponerse al frente de Hochtief y posteriormente a Australia para dirigir Leighton.

Más internacionalización y menos deuda

Con la consolidación de las empresas filiales del grupo y el inicio de la sucesión en la primera línea ejecutiva, ACS abordara una nueva etapa en 2016, ejercicio en el que la compañía tiene fijado alcanzar la cota de los 1.000 millones de euros de beneficio neto, frente al de 717 millones con que cerró 2014.

La continua expansión de su negocio internacional y la reducción de su deuda, seguirán constituyendo los objetivos estratégicos de ACS, "grupo en el que Hochtief y Leighton serán parte importante", según indicó Florentino Pérez ante la junta de accionistas.

 ACS abordara una nueva etapa en 2016, ejercicio en el que la compañía tiene fijado alcanzar la cota de los 1.000 millones de euros de beneficio neto

"Nuestra capacidad de integración y colaboración con las compañías del grupo, aprovechando el tamaño de nuestra compañía y el liderazgo local de nuestras compañías en los principales mercados mundiales, será la base de nuestro crecimiento futuro", añadió.

En cuanto a la expansión internacional de la compañía, su presidente aboga por "aprovechar las oportunidades de crecimiento" que presenten sus mercados estratégicos, esto es Estados Unidos, México, Canadá y Australia, además de Europa.

Florentino Pérez considera aún "incipiente" la internacionalización del grupo, a pesar de que el negocio en España ya sólo aporta el 16% de la facturación, frente al 86% que suponía en 2006, hace apenas una década.

Respecto a la reducción de deuda, ACS apuesta por cerrar las ventas de activos estratégicos aún pendientes, sobre todo en la filial alemana y en la australiana, y refinanciar pasivo para recortar costes financieros.

Tras repasar la evolución del grupo de construcción y servicios desde 2012, el presidente del grupo concluyó que ACS "se ha reorientado eficazmente" y actualmente es una compañía "fuerte, rentable y global". "Una empresa que afronta los próximos años desde una sólida posición competitiva y con buenas perspectivas de futuro", garantizó Florentino Pérez.

Comentarios