El Congreso rechaza la revisión del Plan Hidrológico del Ebro

0
109
  • Congreso rechaza revisión Plan Hidrológico Ebro
    Delta del Ebro (Wikipedia/CC).
109

El Pleno del Congreso de los Diputados ha rechazado -con el voto del PP, Ciudadanos, UPN, y Foro de Asturias-, la proposición no de ley impulsada por ERC para emprender la revisión "inmediata" del Plan Hidrológico de Cuenca del Ebro (PHE), aprobado en Consejo de Ministros en enero, y para incrementar y adecuar los caudales ecológicos del tramo final del Ebro y de su Delta a los objetivos marcados por la Directiva Marco del Agua.

En concreto, la votación se ha saldado con el voto en contra de PP, Ciudadanos, UPN y Foro de Asturias. Mientras, se han abstenido PSOE, PNV y Coalición Canaria. ERC ha pactado la iniciativa con Democràcia i Llibertat, y ha contado con el apoyo, aunque insuficiente, de Podemos.

Los defensores de la iniciativa consideran que su diseño actual significa "la muerte absoluta" de las Terres de l'Ebre, así como un "impacto irreparable" para el Delta.

Precisamente, durante el debate de la iniciativa los diputados de EnComúPodem han mostrado unas banderas azules con el nudo del 'no al trasvase', en señal de protesta contra el plan de cuenca del Ebro aprobado por el Gobierno.

Hay que adecuar los caudales

El portavoz de Medio Ambiente de ERC en el Congreso, Xavier Eritja, ha reclamado que se haga especial hincapié en la adecuación de los caudales fijados para el tramo final del río Ebro y su Delta, de acuerdo con la propuesta de caudales de la Comisión para la Sostenibilidad de las Tierras del Ebro, y de acuerdo con los requerimientos de caudales y la aportación de sedimentos establecidos en el Plan Hidrológico Nacional.

Eritja ha advertido de las "vergonzosas formas" empleadas por el Gobierno en funciones a la hora de ponerlo en marcha, a pesar de que el PHE tiene "trascendencia social y medioambiental", a la vez que ha alertado de que vulnera la directa marco del agua.

A su juicio, el PHE se ha llevado a cabo "contra todo un territorio" y contra la mayor parte de los partidos con representación en el Parlament.

Eritja, ha alertado también de que el nuevo PHE no sólo afecta al caudal final del Ebro y al Delta, sino que influye en casi la mitad de las cuencas de Catalunya.

Por parte de DL, Ferran Bel ha pedido que se constate que los caudales son "insuficientes", también ha querido instar al Gobierno a modificarlos, incrementándolos y fijándolos en torno a las posiciones de la Comisión de Sostenibilidad de las Terres de l'Ebre.

"El Delta del Ebro no es un problema exclusivo para Catalunya, sino que también afecta a España y la UE, por lo que pide una posición de más agua para el Delta, compatible con los actuales usos de regadío y domésticos del río", según ha defendido, porque sino ha dicho que será la UE la que hará rectificar a España.

Por parte de Podemos, Félix Alonso, ha advertido de que la Directiva Marco del agua y el Plan Hidrológico "ocultan profundos interés económicos".

Según ha denunciado, se está ante un "fraude científico" porque no se tiene en cuenta, por ejemplo, el cambio climático, ni requerimientos medioambientales previos, y se "esconde una estrategia trasvasista del PP".

"Es un plan cuestionable ambientalmente por sus efectos en zonas húmedas del Ebro y en especial en el delta, que ha sido cuestionado por la CE", ha subrayado.

El voto en contra de PP y Ciudadanos

Por su parte, Eloy Suárez, del PP, ha justificado el voto en contra a la iniciativa impulsada por ERC en que ésta es "insolidaria", implica tener un "desconocimiento del río" y pretende que una "parte minoritaria" de todos los que han participado de un proceso determine los caudales del Ebro.

Así, ha sugerido que su planteamiento de caudales, "lleno de medias verdades", supone por ejemplo tener el embalse aragonés de Mequinenza seis meses vacío, y que no puedan utilizar el recurso agua las zonas del Alto Ebro y Aragón, o se colapsen los sistemas de regadío de la cuenca hidrográfica. "El plan hidrológico de cuenca es un buen plan y recoge unas cifras buenas para todos", ha defendido.

A juicio de Toni Cantó, de Ciudadanos, la propuesta de ERC "sólo responde a criterios políticos" y se debe a un discurso territorial.

Por ello, propone en su iniciativa garantizar la disponibilidad del agua como recurso en todo el territorio, con la puesta en marcha de un nuevo Plan Hidrológico Nacional, que contemple inversiones para la modernización del regadío, o facilite la regulación de los caudales de los ríos mediante las infraestructuras hidráulicas, por ejemplo. Votará en contra de la propuesta de los republicanos catalanes.

Comentarios