Sevilla insiste en ampliar la zona de regadío en Aznalcóllar, pero sin afectar al hábitat

0
74
  • Sevilla insiste ampliar zona regadío Aznalcóllar, pero afectar al hábitat
    Pantano de Aznalcóllar (Wikipedia/CC)
  • Para el consejero de Medio Ambiente el proyecto no debe poner en riesgo hábitats como el de la avutarda, una especie en peligro de extinción.
74

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha indicado que es necesario estudiar nuevas alternativas para poder ampliar las hectáreas dedicadas al regadío en la zona de Aznalcóllar (Sevilla) sin que se afecte a hábitats de aves esteparias como el de la avutarda, una especie clasificada 'en peligro de extinción' en el Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas y 'vulnerable' por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Durante su intervención en el Parlamento andaluz, el consejero del ramo, José Fiscal, ha recordado que en 2009 la Junta emitió informe sobre la transformación de 1.997 hectáreas a regadío, para lo que hacía falta la construcción de una planta de bombeo desde la cota 75 a la 169 del embalse donde habría un depósito de regulación. Esto significaba la afección a tres montes públicos (Dehesa del Perro, Cerro Garcibravo y Cerro del Hornito), además de solapar 52 hectáreas del Lugar de Interés Comunitario (LIC) corredor Ecológico del Guadiamar.

Ha recordado que la zona de transformación se situaba también en el centro del Área Campos de Tejada, "un enclave vital para la conservación de las aves esteparias, sobre todo de la avutarda", recordando que en la provincia de Sevilla se localizan seis subgrupos reproductores, uno de ellos en Aznalcóllar. La población de esta especie en Sevilla se estima en 141 ejemplares (27 machos y 114 hembras), lo que supone el 40 por ciento de la población andaluza.

Fiscal ha explicado que el impacto ambiental del proyecto fue definido por la Delegación Territorial de la Consejería en Sevilla como "negativo, permanente y extenso, de intensidad media-alta y la valoración final del impacto es, por tanto, severo". Por este motivo, se propuso estudiar otras alternativas para el emplazamiento de las parcelas a transformar, divididas en cuatro zonas (A,B,C y D), especialmente a las A y B. Tras numerosas reuniones de trabajo, los promotores se comprometieron a elaborar las modificaciones requeridas por el informe de la Delegación, la cuales, según indica, "no se han presentado todavía ante la Administración autonómica".

El consejero ha reconocido que "hay algunos inconvenientes" para el proyecto inicialmente planteado "y que son sobradamente conocidos desde 2009 por la comunidad de regantes", de forma que "estamos trabajando a para solventarlos y vamos a trabajar para que haya una solución".

"No ponemos trabas al proyecto sino que ofrecemos alternativas y abogamos por fórmulas que compatibilicen; no se prohíbe sin más sino que trabajamos para hallar una solución positiva para el riesgo y que influya en la economía de una comarca como ésta, tan castigada por el desempleo", ha aseverado.

Fiscal de esta forma "reafirma la voluntad de la Consejería de encontrar una salida, pues estamos convencidos de las bondades de este proyecto, con las reformas que la normativa ambiental requiera, pero que no le quepa duda a la comunidad de regantes que será por falta de interés". "Debe ser un ejemplo bien dimensionado de desarrollo sostenible que venga a solucionar el problema de paro en Aznalcóllar", ha añadido el consejero, quien ha recordado la presencia en el pleno de miembros de la comunidad de regantes y del alcalde del municipio.

El diputado del PP Jaime Raynaud ha valorado la "voluntad de seguir trabajando" por parte de la Junta, aunque reconoce que le hubiera gustado "oír una respuesta más concreta y mayor compromiso por parte del Gobierno andaluz, pues se trata de un proyecto importante y un motor económico para Aznalcóllar, una zona castigada y deprimida desde el desastre de la mina".

Raynaud, para el que el problema agrícola "es un problema más antiguo que desde 2009", considera que poner en regadío esas 2.000 hectáreas supondría la creación de 1.000 empleos "y una revolución social y económica en una comarca muy deprimida".

"Es un proyecto hecho con mucho cariño, y no se puede obligar a meter en un cajón este proyecto y cargar la responsabilidad sobre la comunidad de regantes", ha aseverado Raynaud, quien asegura que "habría agua para esa zona con un sistema más simple, pues la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir se compromete, a través de la modificación de las compuertas, a dar un cupo de agua, pero no tenemos autorización".

Considera que con esa solución "no habría problema para la avutarda y no se vería afectada la colonia de aves", tras lo que ha recordado que en 2006 la Junta apoyaba el proyecto "pero han pasado diez años y los regantes siguen esperando".

Comentarios