Los bosques de ribera, los verdaderos olvidados de nuestros ríos

0
53
  • bosques ribera, verdaderos olvidados nuestros ríos
    (Explora tu río/CC)
  • La Red Cántabra de Desarrollo Rural presenta los resultados de los muestreos, en los que han participado 173 escolares de 4 centros
53

El proyecto de voluntariado y Educación Ambiental ¡Explora tu río! ha presentado los resultados de los diagnósticos fluviales realizados en la campaña de primavera 2016, que reflejan que si bien la calidad de las aguas es buena y sólo tiene "algún síntoma leve de contaminación", "la calidad de los ecosistemas se ve muy alterada por la calidad y el grado de conservación de los bosques de ribera, que son los verdaderos olvidados de nuestros ríos", explica David Gutiérrez, técnico del proyecto.

El mejor estado ecológico se obtuvo en el muestreo del río Deva a su paso por Ojedo y el peor en el Camesa a su paso por Mataporquera

El proyecto de Educación Ambiental y voluntariado de la Red Cántabra de Desarrollo Rural "¡Explora tu río!, una historia que fluye" se ha llevado a cabo en esta primera mitad de 2016 con el apoyo de la Fundación Biodiversidad y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Los análisis desarrollados durante la fase de chequeo fluvial se llevaron a cabo entre el 16 y el 25 de mayo en las inmediaciones de los colegios Leonardo Torres Quevedo (La Serna de Iguña), CEIP Valdeolea (Mataporquera), CEIP Rodríguez de Celis (Paracuelles) y CEIP Concepción Arenal (Potes), y participaron 173 escolares.

Resultados

Durante 2016 se han diagnosticado cuatro ríos -Deva, Besaya, Híjar y Camesa- y se han realizado diez muestreos. El mejor estado ecológico se obtuvo en el muestreo del río Deva a su paso por Ojedo y el peor en el Camesa a su paso por Mataporquera, donde el cauce presenta un mayor grado de transformación, según informa la Red Cántabra de Desarrollo Rural en nota de prensa.

Como principal problema detectado por los escolares en sus análisis están los bosques de ribera. Según los datos obtenidos en los tramos estudiados, la vegetación se encuentra sin apenas continuidad, con un recubrimiento escaso que imposibilita la conectividad con los ecosistemas forestales adyacentes, con un estrato arbustivo casi inexistente y localizado en riberas muy modificadas por el ser humano, lo que hace que el diagnóstico final del estado ecológico de esos puntos de muestreo se vea "muy resentido".

Además, como señala David Gutiérrez hay dos factores negativos más que son bien visibles: "la contaminación material es muy común en nuestras riberas y cada vez es más habitual la presencia de especies alóctonas invasoras en nuestros ecosistemas".

Comentarios