3 millones de personas se benefician del Fondo Español del Agua para América Latina y el Caribe, dotado con 800 millones de euros

0
67
67
  • Gonzalo Robles, Secretario general de Cooperación
  • La cooperación española ha actuado en este sector, consciente de que por cada dólar invertido en agua y saneamiento pueden ahorrarse hasta 34 dólares en salud, educación y desarrollo económico.

 A pesar de los recortes impuestos a la ayuda al desarrollo en los últimos años, el Gobierno español reivindica su política de cooperación, para la que cuenta este año con unos 2.000 millones de euros, el 0,16% de la Renta Nacional Bruta. "España sigue siendo un país fundamental en áreas como América Latina o el norte de Africa", asegura el secretario general de Cooperación, Gonzalo Robles.

En una entrevista con Europa Press, Robles explica que el radio de actuación de la cooperación española se ha concentrado en 23 países y en áreas como el fortalecimiento del Estado de Derecho, la mejora de la situación de la mujer y el acceso al agua y al saneamiento.

"Es verdad que tenemos menos cooperación, pero más estratégica y concentrada", defiende el director de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), cuyo presupuesto ha caído un 70 por ciento desde el año 2011, cuando el anterior Gobierno socialista comenzó con los recortes en esta política, que continuó el PP.

Uno de los programas más importantes que gestiona la AECID es el Fondo del Agua para América Latina y el Caribe, creado por el anterior Gobierno socialista y que está dotado con 800 millones de euros, la mitad de ellos todavía por ejecutar pues con él se financian obras complejas para llevar agua, letrinas y sistemas de alcantarillado en la periferia de las ciudades y áreas rurales.

Desde sus inicios a finales de los años 80, la cooperación española ha actuado en este sector, consciente de que por cada dólar invertido en agua y saneamiento pueden ahorrarse hasta 34 dólares en salud, educación y desarrollo económico, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud.

La AECID estima en unos 3 millones de personas los beneficiarios potenciales del Fondo, a quienes llevará agua potable y sistemas de saneamiento. Aunque América Latina es una de las regiones del mundo más ricas en recursos hídricos, unos 50 millones de personas carecen allí de acceso a este bien básico y 125 millones a un saneamiento adecuado.

Con este instrumento se han construido más de 5.000 letrinas en Bolivia, sanitarios en las escuelas públicas y centros de salud de Haití y mejorado cinco redes de alcantarillado en El Salvador, por citar algunos ejemplos.

El Fondo del Agua es "un gran proyecto y un acierto", afirma Robles, que destaca su incidencia en la reducción de tasas de enfermedades infantiles y en la mejora de las condiciones de vida de mujeres y niñas especialmente.

La UE elige a España

La experiencia de España en el sector del agua y la fuerte presencia de nuestro país en América Latina ha llevado a la UE a elegir a la AECID para que gestione varios proyectos en esta materia financiados con el presupuesto comunitario, bajo la fórmula de colaboración que se conoce como cooperación delegada.

Esta modalidad de cooperación consiste en que una o varias agencias donantes encomienden a otra la realización de un proyecto financiado con su dinero. No fue hasta el año 2011 cuando España pidió a la UE la acreditación que permite hacer cooperación delegada, y que tenían desde hace años países como Alemania, Francia y el Reino Unido.

"En América Latina tenemos 11 proyectos de cooperación delegada por más de 150 millones de euros de la UE en temas de agua y gobernabilidad, entre otros", destaca Robles, que afirma que es una muestra de que "la UE confía en España".

Con su presencia en el terreno, donde conserva 16 Oficinas Técnicas de Cooperación, España es hoy para la UE "la agencia líder" de su cooperación delegada, señala el director de la AECID, que precisa que los fondos de esta modalidad de cooperación, aunque los gestione España, no computan como Ayuda Oficial al Desarrollo española, pues se trata de donaciones de la UE.

Robles defiende este despliegue en países de renta media, incluso en México, porque en estos países sigue habiendo "bolsas enormes de pobreza, muchas veces similares a las que existen en países más atrasados". "El 70 por ciento de los pobres vive en países de renta media", recuerda.

Hasta la fecha, la práctica totalidad de operaciones de cooperación delegada realizadas por España se están haciendo en América Latina, pero en julio pasado se firmó la primera participación de nuestro país en un proyecto europeo, en el que participa también Francia, en Africa Occidental, donde se pretende constituir una reserva alimentaria para hacer frente a eventuales crisis.

El presupuesto de 2.000 millones de euros que para este 2014 tiene la cooperación española se reparte de la siguiente manera. 850 millones son aportaciones a la UE; 400 millones pertenecen al Fondo de Promoción para el Desarrollo (Fonprode), que concede donaciones y créditos; 270 millones es el presupuesto de la AECID y el resto procede de aportaciones de otros Ministerios y de operaciones de cancelación de deuda.

Comentarios