Cantabria pone en marcha un proyecto de fitodepuración de aguas residuales con plantas autóctonas

0
150
  • Cantabria pone marcha proyecto fitodepuración aguas residuales plantas autóctonas
    La vicepresidenta y el presidenta de Ría, Diego Cicero (Nacho Romero/CC)
  • La vicepresidenta, Eva Díaz Tezanos, ha señalado que constituye un ejemplo de la apuesta del Ejecutivo por "la investigación, el medio ambiente y la equidad social".

Sobre la Entidad

El Gobierno de Cantabria es una de las instituciones estatutarias que conforman la comunidad autónoma de Cantabria.

La Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social y el CIMA han puesto en marcha un proyecto, a través de un convenio de colaboración con la asociación sin ánimo de lucro Ría, destinado a la fitodepuración de aguas residuales en Cantabria mediante plantas autóctonas.

El proyecto `Lamizal', que cuenta con un período de desarrollo aproximado de cuatro años, constituye un ejemplo de la apuesta del Gobierno de Cantabria por "la investigación, el medio ambiente y la equidad social". Así lo ha asegurado la consejera con competencias en Medio Ambiente, Eva Díaz Tezanos, en la presentación de esta iniciativa en rueda de prensa, junto al presidente de la asociación Ría, Diego Cicero.

Este programa tiene como objetivo desarrollar humedales artificiales para la depuración de aguas residuales en pequeñas poblaciones; negocios de hostelería ubicados en zonas aisladas; estabulaciones ganaderas y pequeñas queserías.

En la actualidad, más del 90% de la población de Cantabria cuenta con los sistemas adecuados de saneamiento y depuración de aguas residuales. Esta proporción se corresponde con las grandes poblaciones y núcleos de población de entre 2.000 y 250 habitantes. La vicepresidenta ha señalado, que desde el Ejecutivo regional, se han realizado importantes inversiones que garantizarán la correcta depuración de sus aguas residuales  con una previsión  de incremento de la población hasta el año 2040, pero ha destacado que, si por algo se caracteriza Cantabria, es por poseer un amplio número de pequeños núcleos de población de menos de 2.000 habitantes, y especialmente de menos de 250 habitantes, dispersos en territorios de alta montaña y alto valor ecológico.

Este programa tiene como objetivo desarrollar humedales artificiales para la depuración de aguas residuales en pequeñas poblaciones

Hasta este momento las técnicas de saneamiento utilizadas en estas zonas son fosas sépticas, infiltraciones en el terreno y líneas de fango con aireación prolongada que se han demostrado "ineficaces e insostenibles", como demuestra el hecho de que un 54% de esas depuradoras estén fuera de servicio. Su mantenimiento recae en pequeños ayuntamientos, que carecen de los recursos económicos y del personal técnico especializado para el mantenimiento, y para la operatividad de estas infraestructuras.

Díaz Tezanos ha asegurado que como dispone el Plan de Abastecimiento y Saneamiento de Cantabria, aprobado en mayo de 2015, es necesario abordar "soluciones sostenibles y eficientes" para abordar el reto de la depuración de aguas residuales en pequeños núcleos. Por este motivo, ha señalado que se ha decidido  apostar por "el desarrollo y la innovación en este ámbito aplicando técnicas alternativas de depuración".

Lamizal es un topónimo derivado de la palabra prerromana "lama", que significa pradera húmeda o ciénaga, y que ha perdurado a lo largo de más de 2.000 años en el vocabulario cántabro, como sinónimo de lo que conocemos como humedales.

En definitiva, este proyecto trata de desarrollar humedales artificiales como infraestructuras para la depuración sostenible de aguas residuales, a través del proceso conocido como fitoremediación, basado en la capacidad de las plantas para descontaminar el medio ambiente.

Beneficios frente a las infraestructuras convencionales

En este tipo de infraestructuras los costes de construcción son menores que en las depuradoras convencionales, entre 60 y 80% menos

Para la vicepresidenta este proyecto, desde el punto de vista medioambiental, hace posible el cumplimiento de los objetivos recogidos en el Plan de Saneamiento para prevenir la contaminación de medios acuáticos y ofrece, frente a las depuradoras convencionales, una serie de beneficios como son el impacto mínimo de las obras de construcción; un consumo energético cero; la no utilización de productos químicos; apenas produce lodos o residuos y sirve como sumidero de CO2; además de integrarse en el paisaje y generar microhábitats de interés para la biodiversidad.

Por lo que se refiere a las competencias sociales, también objeto del departamento que dirige Díaz Tezanos, el principal hito de esta apuesta por la fitodepuración es su capacidad para hacer viable la depuración de las aguas residuales de los pequeños ayuntamientos y los núcleos de población de menos de 250 habitantes, así como la posibilidad que ofrece de equiparar una dotación de servicios posibilidades de desarrollo, propias de grandes ayuntamientos.

Además, en este tipo de infraestructuras los costes de construcción son menores que en las depuradoras convencionales, entre 60 y 80% menos, y una vez construidas tienen un 80 y 90% menos de coste de mantenimiento, ya que se pueden mantener con el personal propio de los Ayuntamientos.

La asociación Ría ha comenzado este proyecto con la construcción de un lamizal en Valdeprado de Liébana, con un coste de construcción de 50.000 euros para una población de 70 habitantes, frente a los 150.000 euros que costaría una depuradora convencional. Además, en este caso el coste de mantenimiento es de 262 euros al año, frente a los 2.730 euros al año de una depuradora convencional.

Díaz Tezanos ha afirmado que de los 11 pueblos con características similares a las de Valdeprado, con los que cuenta Pesaguero, la depuración con lamizales supondría un gasto de 2.882 euros al año, mientras que con depuradoras convencionales, ya sólo el coste fijo, supondría 30.000 euros. "Con los costes fijos de construcción de una convencional se podría mantener los lamizales en 11 pueblos del municipio", ha añadido.

Después de ésta depuradora la asociación Ría tiene prevista la construcción de otra infraestructura similar en el establecimiento hostelero `Pepin' de Pesaguero, el próximo año, y al siguiente se abordará el diseño de otra más en la zona de Ribamontán al Mar, para comprobar los efectos de este proyecto en la zona costera.

La Asociación Ría es una entidad sin ánimo de lucro con una importante trayectoria científica y técnica de más de 10 años y proyectos avalados por la comunidad científica internacional.

Comentarios