Implantar sistemas urbanos de drenaje sostenible a partir de baldosas cerámicas de bajo valor

5
516
  • Implantar sistemas urbanos drenaje sostenible partir baldosas cerámicas valor
  • El objetivo del proyecto CerSuDS, coordinado por el Instituto de Tecnología Cerámica de la Universitat Jaume I, es mejorar la capacidad de las ciudades para adaptarse al cambio climático, promoviendo la utilización de infraestructuras verdes en la planificación urbana.
  • Mediante la implementación de un demostrador se reurbanizará una calle de Benicàssim que presenta problemas de drenaje pluvial con una nueva tipología de pavimento permeable.

Sobre la Entidad

IIAMA
El IIAMA-UPV se creó en 2001 para impulsar la investigación orientada a la transferencia de tecnología y colaboración con empresas y organismos públicos, promover la docencia y asesoramiento en temas de agua.

El Instituto de Investigación de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente de la Universitat Politècnica de Valencia (IIAMA-UPV), participa en el proyecto europeo Life CerSuDS, (Ceramic Sustainable Urban Drainage System), que busca desarrollar e implantar un sistema urbano de drenaje sostenible, a partir del empleo de baldosas cerámicas de bajo valor comercial, que serán usadas en actuaciones de reurbanización o regeneración de vías públicas.

La participación de dos centros de investigación europeos determinará si este sistema es replicable en otras industrias y ámbitos de actuación

El proyecto que tiene una duración de tres años, está coordinado por el Instituto de Tecnología Cerámica de la Universitat Jaume I de Castelló. En él participan, el propio centro de investigación de la UPV, el Ayuntamiento de Benicàssim, (municipio piloto del estudio), el Centro Cerámico de Bolonia, la empresa CHM Obras e Infraestructuras S. A, el Centro Tecnológico da Cerâmica e do Vidro de Portugal y la compañía Trencadís de Sempre, S.L.

El objetivo de este trabajo es mejorar la capacidad de las ciudades para adaptarse al cambio climático, promoviendo la utilización de infraestructuras verdes en la planificación urbana. Para ello, mediante el desarrollo e implementación de un demostrador con un sistema de drenaje urbano sostenible (SuDS) se va a reurbanizar una calle de Benicàssim que presenta problemas de drenaje pluvial.

Fases del proyecto

El trabajo, que comienza el 1 de octubre de 2016 y finaliza el 30 de septiembre de 2019, consta de 3 fases. En primer lugar, se definirá y diseñará el demostrador donde los miembros del IIAMA caracterizarán hidráulica e hidrológicamente el suelo de la vía pública. En la segunda fase, durante las tareas de reurbanización, el instituto valenciano supervisará la ejecución de las obras desde el punto de vista hidráulico, así como la instalación de la instrumentación necesaria para monitorizar el funcionamiento de la infraestructura: pluviómetro, caudalímetros y sondas de temperatura principalmente. Por último, tendrá lugar la etapa de monitorización del proyecto.

El pavimento permeable que se estudiará en CerSuDS puede llegar a disminuir la escorrentía superficial casi en un 90%

Ignacio Andrés, investigador principal por parte del IIAMA, indica que a partir de la monitorización se analizará “cómo se reduce la producción de escorrentía o cómo se disminuyen los vertidos aguas abajo”. Del mismo modo, señala que se realizarán ensayos de calidad de agua para determinar “cómo el sistema mejora la calidad de dichas escorrentías urbanas” que se filtran a su través.

Asimismo, el profesor Ignacio Andrés destaca que la participación de dos centros de investigación europeos “determinará si este sistema es replicable en otras industrias y ámbitos de actuación”.

Ventajas de los SuDS

El pavimento permeable que se estudiará en CerSuDS puede llegar a disminuir la escorrentía superficial casi en un 90%. Si se almacena, puede ser posteriormente reutilizada para el riego de zonas verdes. Además, esta tipología de SuDS reducen la contaminación difusa y mejoran la calidad de las aguas con respecto a otros sistemas tradicionales: pueden alcanzar tasas de eliminación de contaminantes de más del 70% de hidrocarburos, más del 50% para el fósforo, más del 65% de nitrógeno, y más de 60% para los metales pesados.

Por último, el proyecto pretende demostrar que el pavimento cerámico permeable tiene una huella de carbono reducida lo que, junto con las demás ventajas, lo convierte en una solución muy atractiva para la rehabilitación y regeneración de áreas urbanas.

Comentarios