La Justicia condena a Iberpotash por la contaminación de aguas generada por su actividad minera

0
1.175
  • Justicia condena Iberpotash contaminación aguas generada actividad minera
    Montaña de residuos salinos en la localidad barcelonesa de Súria.
  • La Audiencia de Barcelona ratifica la decisión de un juzgado de Manresa y obliga a la empresa, actualmente denominada ICL Iberia Súria&Sallent a recuperar las zonas ambientalmente degradadas en la comarca barcelonesa del Bages.

Sobre la Entidad

Salvemos Cabana
Plataforma ciudadana de Cabana de Bergantiños (A Coruña, Galicia) que promueve el activismo en términos de conservación y defensa ambiental.
1175

En la sentencia judicial, la Sección Octava de la audiencia impone una pena de multa y año y medio de cárcel a tres de los que eran responsables durante la época de los hechos denunciados (dos directivos y un técnico), y reseña que sus vertidos "nunca estuvieron autorizados administrativamente, y se producían de manera constante con el negativo efecto ambiental y para la salud humana", citando el auto judicial de Manresa.

Además, mantiene la obligación de los procesados y de manera subsidiaria de la compañía minera de asumir los costes y restaurar las zonas afectadas por su actividad "hasta la eliminación de la elevada salinidad y la eliminación de los residuos orgánicos volátiles", lo que implicaría la retirada de las montañas de residuos salinos y la limpieza de los pozos contaminados en las localidades de Súria, Sallent, Santpedor y Callús con el fin de "restaurar el equilibrio medioambiental a su situación anterior".

Para la Audiencia, los tres acusados "actuaron por omisión en la medida en que, a pesar de poder adoptar medidas concomitantes con sus cargos, ninguno de ellos tomó medida alguna orientada a impedir o evitar los daños generados por los vertidos de la actividad minera de Iberpotash S.A., obrando de forma claramente dolosa, al conocer el peligro generado por su inacción".

La plataforma Montsalat denunció los hechos en 1997

Este procedimiento judicial tiene su origen a partir de la denuncia presentada por la Plataforma Montsalat ante la Fiscalía de Medio Ambiente en el año 1997, que hacía hincapié en el desastre ambiental provocado por la falta de control sobre la actividad minera. La sentencia, de hecho, recoge diversos informes ambientales que ponen de relieve el daño ambiental causado por los lixiviados procedentes de los depósitos de residuos salinos de Iberpotash, que al cabo del tiempo llegaron a contaminar la cuenca del río Llobregat y salinizar una parte importante de los acuíferos que abastecen a Barcelona y su área metropolitana.

Comentarios