El Tancat de la Pipa, punto de encuentro de ciencia y participación en l’Albufera de Valencia

0
35
  • Tancat Pipa, punto encuentro ciencia y participación l’Albufera Valencia
    Pechiazul anillado en el Tancat de la Pipa (Pablo Vera/CC)
  • La estación de anillamiento científico de aves del Tancat de la Pipa, activa semanalmente desde 2009, ha hecho posible estudiar la colonización y el asentamiento de aves escasas y amenazadas a nivel local o regional gracias a la restauración del espacio.
  • Su participación en estudios sobre la invernada de paseriformes a gran escala geográfica ha permitido evidenciar, una vez más, la importancia para las aves europeas de alcanzar un buen estado de conservación de los humedales mediterráneos
  • Con la ayuda de voluntarios, y sirviendo como espacio para la formación, el anillamiento científico sirve como herramienta de educación ambiental que ha atraído a más de 1.200 personas en sus jornadas de puertas abiertas.

Sobre la Entidad

SEO Birdlife
Sociedad Española de Ornitología, fundada en 1954 con el objetivo de conservar las aves silvestres y su hábitat.

El Tancat de la Pipa es una pequeña reserva de 40 hectáreas situada en la orilla norte de la laguna de l’Albufera y está gestionada mediante un acuerdo de custodia del territorio entre la Confederación Hidrográfica del Júcar, Acció Ecologista-Agró y SEO/BirdLife. Se trata de un enclave en el que desde 2009 se ha desarrollado un proyecto piloto de recuperación de la calidad del agua y la biodiversidad. Esto ha  permitido establecer poblaciones de interés a nivel regional de algunas aves acuáticas, como el pato colorado, la focha común, el avetoro, el ánade friso, el carricerín real o la buscarla unicolor, mediante la presencia de ambientes con inundación permanente y la recuperación de vegetación sumergida.

Anillamiento científico constante

Desde 2009 se ha desarrollado un proyecto piloto de recuperación de la calidad del agua y la biodiversidad

Desde abril de 2009, cada semana SEO/BirdLife ha realizado el seguimiento de sus aves paseriformes mediante su anillamiento científico. El esfuerzo semanal y estandarizado, siempre realizado de manera constante, ha permitido comprender mejor cómo han colonizado este pequeño humedal recuperado en el corazón de l’Albufera aves como el carricerín real (Acrocephalusmelanopogon), buscarla unicolor (Locustellaluscionioides) o el bigotudo (Panurusbiarmicus), escasas o amenazadas a nivel local o regional.

Desde la perspectiva científica, la estación de anillamiento ha permitido, gracias su trabajo en red con otras estaciones de anillamiento, conocer mejor las estrategias migratorias e invernales de especies como el mosquitero común (Phylloscopuscollybita) o el ruiseñor pechiazul (Lusciniasvecica), con estudios publicados en revistas científicas de impacto. La invernada es un período clave para estas especies, ya que la condición física con la que sobrevivan a este período determinará en gran medida su éxito reproductor y por tanto su dinámica poblacional.

En el caso del mosquitero común, recientemente se analizó por primera vez cómo distintos aspectos geográficos, climatológicos y de productividad de las localidades de invernada europeas y subsaharianassobre afectan a las zonas en las que invernan los mosquiteros de distintos sexos, edades y de distinta condición física. Así, se ha descrito que los mosquiteros comunes de mayores tamaños y mejor condición corporal invernan en mayor medida en áreas subsaharianas, en las que existe una mayor productividad vegetal y una menor pluviometría a lo largo del año. Las aves que permanecen en humedales costeros como el Tancat de la Pipa son principalmente hembras y ejemplares pequeños. Estas aves, a pesar de presentar peor condición física que las aves que invernan en el África subsahariana, encuentran en estos humedales un lugar adecuado para invernar sin tener que asumir el coste energético de migrar hasta el África subsahariana, poniendo de manifiesto la importancia biológica de estos lugares para la invernada de la especie.

Mosquitero anillado en el Tancat de la Pipa. ©Pablo Vera

En el caso del ruiseñor pechiazul, se ha participado en dos estudios que mediante análisis de la biometría e isótopos estables ha estudiado el grado de conectividad migratoria entre las áreas de cría de la especie en el centro y oeste de Europa y puntos de invernada en el arco mediterráneo y África, un aspecto fundamental para la conservación de esta especie, incluida en la Directiva Aves. En el caso del Tancat de la Pipa, durante la invernada confluyen poblaciones reproductoras procedentes de regiones próximas tanto del oeste y como del centro y este de Europa. Una información especialmente valiosa dado que algunas poblaciones reproductoras del oeste de Europa han sufrido fuertes cambios recientemente, tanto con declives como recuperaciones.

Asimismo, el anillamiento científico en el Tancat de la Pipa está permitiendo desentrañar los movimientos y dinámica poblacional de especies escasas a nivel regional y amenazadas a nivel europeo, como el carricerín real, una de las especies de mayor interés para la gestión del espacio. En este espacio, a las aves que habitan esta reserva a lo largo de todo el año, se suman aves que únicamente visitan el tancat para criar, otras para invernar, junto con otras como lugar de parada migratoria.

Mosquitero entre la vegetación del Tancat de la Pipa. ©Pablo Vera.

Estos estudios vienen a aumentar el conocimiento de la manera en la que los humedales costeros albergan hábitats imprescindibles para el mantenimiento de la conectividad de poblaciones de aves reproductoras en toda Europa. Asimismo, se muestra la importancia que tiene su mantenimiento en buen estado de conservación, inclusopara aves que se reproducen a miles de kilómetros.

Ciencia y formación, aspectos clave

El seguimiento científico de aves se ha compaginado con la educación ambiental. Con la celebración de jornadas de puertas abiertas con una frecuencia mensual entre febrero y diciembre durante los últimos años. En estas jornadas, bajo el programa “Anilla en Familia”, y enfocadas desde la perspectiva de la educación ambiental en familia, más de 1200 personas han podido conocer en primera persona cómo se estudian las aves, destacando la participación de niños y niñas de entre 4 y 12 años. Junto a ellos, la ayuda de los cerca de 200 voluntarios que han colaborado en la estación de anillamiento a lo largo de estos años ha sido imprescindible para poder obtener el máximo de información de las aves y mejorar su conocimiento.

A lo largo de su trayectoria, la estación de seguimiento de aves también ha tenido el papel de ser lugar de formación de nuevos anilladores expertos de aves, mediante su participación directa en las jornadas semanales de trabajo, y la organización de cursos temáticos sobre anillamiento científico, estrategias de muda y jornadas de anillamiento de aves acuáticas.

Comentarios