Cooperacion entre regantes y ecologistas ante la lucha contra el caracol manzana en el Delta del Ebro

0
63

Sobre la Entidad

Sistema institucional en que se organiza el Gobierno de Cataluña

El director general de Desarrollo Rural y coordinador de la Comisión Técnica del Departamento que desarrolla la Estrategia de lucha contra el caracol manzana, Jordi Sala, acompañado del director de los Servicios Territoriales de Agricultura en las Tierras del Ebro, Pere Vidal, y los presidentes de las Comunidades de Regantes de los márgenes derecho e izquierdo del delta del Ebro, Manuel Maciá y José Pedro Castells, han dado el pistoletazo de salida a la campaña de lucha contra el caracol manzana con la inundación con agua salada de la franja de seguridad que se ha definido para esta zona del Ebro.

Si bien hoy ha comenzado la inundación de la franja de seguridad de la derecha, también se han iniciado los trabajos de instalación de bombas en las zonas escogidas de la izquierda, una vez este fin de semana la asamblea de la comunidad de regantes ha elegido una nueva junta y ha fijado su posición sobre el plan de actuación expresando su voluntad de colaboración.

Este plan supondrá el secado de unas 7.000 ha y la inundación de dos zonas enteras de la izquierda además de la limpieza de una red de 350 km de canales, como primera fase del plan de reducción del caracol manzana en el territorio, que continuará en los próximos años con la intención de ir liberando áreas concretas de su presencia, necesitando para ello la cooperación de todos los regantes, sobre todo en cuanto a los canales de distribución de agua, que son las vías de transporte de esta plaga.

Previamente a esta acción y durante una semana, un equipo compuesto por personal aportado por las Comunidades de Regantes, por el Departamento de Agricultura, voluntarios de Seo / Birdlife y técnicos del parque natural, rastrearon más de 8 km de canales para detectar especies protegidas que podrían quedar afectadas por esta medida.

Este equipo ha conseguido localizar y trasladar a zonas seguras y óptimas para su preservación más de 5.000 náyades y cerca de 2.000 caragolins endémicos de la zona, que ha permitido conocer mejor cuáles son sus hábitats y la catalogación de estos ejemplares.

El director general ha valorado muy positivamente esta colaboración entre regantes y ecologistas para continuar preservando la riqueza del Ebro, la producción de arroz y la biodiversidad, "elementos ambos que deben mantenerse en equilibrio para garantizar este espacio único que es el delta del Ebro ".

Comentarios