Los países en desarrollo, los más amenazados en un mundo más caliente

  • La FAO y el PNUD unen fuerzas en una iniciativa financiada por Alemania para dar prioridad a la agricultura en la planificación ante las variaciones del clima.
0
82

Sobre la Entidad

FAO
Alcanzar la seguridad alimentaria para todos y asegurar que las personas tengan acceso a alimentos de buena calidad que les permitan llevar una vida activa y saludable es la esencia de las actividades de la FAO.
82
  • países desarrollo, más amenazados mundo más caliente

Un nuevo programa de las Naciones Unidas financiado por Alemania apoyará a ocho países en desarrollo para que renueven y fortalezcan sus estrategias de adaptación frente al cambio climático.

A través del Programa de integración de la agricultura en los Planes nacionales de adaptación, la FAO y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) trabajarán con los ministerios implicados en diversos sectores -incluidos medio ambiente y agricultura-, en Nepal, Kenya, Filipinas, Tailandia, Uganda, Uruguay, Viet Nam y Zambia para incorporar al sector agrícola en los Planes nacionales de adaptación (PNA), a fin de salvaguardar los medios de subsistencia, aumentar la producción agrícola y potenciar la seguridad alimentaria.

La iniciativa tiene como objetivo, en particular, ayudar a los países a mejorar los procesos de planificación y presupuestario a medio y largo plazo.

Durante un período de cuatro años, los países recibirán diversos tipos de apoyo. La FAO ofrecerá asesoramiento sobre políticas y apoyo técnico para garantizar que las prioridades de adaptación al cambio climático en el sector agrícola, forestal y pesquero, son incorporadas en este proceso de planificación.El PNUD, por su parte, colaborará en la gestión de los riesgos climáticos, la planificación y elaboración de presupuestos, y ayudándoles a fortalecer los sistemas de información, la formulación de proyectos, y la coordinación entre las instituciones gubernamentales. 

El programa tiene el potencial inmediato para enlazar y ampliar los programas existentes en los países elegidos y mejorar sus perspectivas de acceder a los fondos globales existentes para la financiación frente al cambio climático, como el Fondo para el Medio Ambiente Mundial y el Fondo Verde para el Clima.

Los fondos para el programa, que suman 12 millones de dólares EEUU, proceden de la Iniciativa Internacional del Clima de Ministerio Federal alemán de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza, Construcción y Seguridad Nuclear (BMUB).

"Nuestra seguridad alimentaria en las próximas décadas depende de nuestra capacidad colectiva para innovar y adaptarnos al cambio climático. El sector agrícola es fundamental para todas las naciones y un elemento vital para la subsistencia. Por tanto, la FAO y el PNUD han unido fuerzas para apoyar a los países socios a integrar la agricultura en los procesos Planes nacionales de adaptación (PNA)", aseguró Adriana Dinu, Coordinadora Ejecutiva de la Unidad de Finanzas del Medio Ambiente Mundial del PNUD.

"Los ministerios de agricultura, pesca y bosques tienen que sentarse a la mesa junto a los de medio ambiente cuando los países desarrollen e implementen sus políticas nacionales para abordar el cambio climático", añadió Martin Frick, Director de la División de Clima, Energía y Tenencia de tierras de la FAO.

Soluciones a medida de las necesidades del país

El nuevo programa se basa en actividades de la FAO y el PNUD existentes en los países, ayudándoles a desarrollar respuestas adaptadas a sus necesidades. Por ejemplo:

En Nepal, es necesario aumentar la conservación de variedades de cultivos resistentes a la sequía, adoptando prácticas agrícolas de conservación de agua y promoviendo la diversificación de cultivos. Las consecuencias de los terremotos de este año destacan la importancia de reducir los riesgos para los agricultores frente al cambio climático y los desastres naturales.

En Uganda, el PNUD ayuda a establecer un sistema de alerta temprana muy necesario frente a los riesgos climáticos. El programa se vinculará a proyectos de la FAO que incluyen la educación de los campesinos en el uso de semillas, plantas y árboles resistentes a la sequía, así como aumentar las plantaciones de eucalipto para carbón.

La FAO y el PNUD ampliarán también sus esfuerzos en Filipinas para mapear la vulnerabilidad ante la inseguridad alimentaria por el cambio climático, y explorar maneras de ampliar los mecanismos de transferencia de riesgos para las comunidades agrícolas.

En Uruguay, los esfuerzos para restaurar pastizales degradados y ecosistemas costeros amenazados serán un elemento fundamental para el nuevo programa.

La FAO y el PNUD planean realizar este trabajo en otros países a medida que el programa se amplíe.

Los países en desarrollo, los más amenazados en un mundo más caliente

Tres cuartas partes de los pobres del mundo viven en zonas rurales y dependen de la agricultura para su subsistencia. Sus necesidades de adaptación al cambio climático van desde la mejora de las variedades agrícolas para hacer frente a la sequía, la salinidad y el cambio de las condiciones meteorológicas a los nuevos métodos de cultivo y los sistemas actualizados de riego y aprovechamiento del agua.

Se espera que diversos países en desarrollo sean los más afectados por las consecuencias del cambio climático en la agricultura. Los Planes nacionales de adaptación (PNA) tienen que prever cómo minimizar preventivamente el impacto de la disminución potencial de los rendimientos y las cosechas irregulares. 

Comentarios