La Xunta de Galicia considera que el nivel de los embalses gallegos es una garantía para llegar al otoño con margen suficiente

0
223
223

El presidente de Augas de Galicia, Francisco Menéndez, afirmó ayer que el nivel actual de los embalses gallegos es una garantía para llegar al otoño con margen suficiente.

Aclaró que las lluvias registradas entre el domingo y el lunes no fueron significativas para las reservas de agua, por lo que la tendencia a la merma en la ocupación continúa, tal y como se viene manifestado desde el Gobierno gallego.

Sí se notó el aumento de los caudales de los ríos en la provincia de Pontevedra, por lo que las aportaciones al embalses aumentaron, lo que prolonga la garantía de abastecimiento, subrayó.

Recordó que el Gobierno gallego lleva realizando desde la primavera un seguimiento especial de los grandes sistemas de abastecimiento de agua, controlando al por menor la explotación de los embalses y con el apoyo de la red de aforos de ríos de Galicia - Costa, con 47 puntos de control. Así, la situación real ha variado, y sigue siendo de "preocupación, pero no de alarma", precisó.

Menéndez explicó que la situación de los embalses evolucionó tal y como pronosticó y estimó el Gobierno gallego a comienzos del verano, por lo que los ríos y los embalses gallegos presentan en la actualidad unos caudales mas bajos de lo habitual. Trasladó que, del mismo modo, esta situación no hace prever que los grandes sistemas de abastecimiento tengan problemas, por lo que los niveles actuales garantizan el suministro de agua durante varios meses.

Menéndez argumentó que justamente las medidas adoptadas por la Xunta de Galicia a principios de verano fueron claves para garantizar el suministro a los núcleos de población, y que ya se salvó el período más crítico especialmente en las zonas costeras, donde la demanda aumenta exponencialmente en las primeras semanas del mes de agosto. A modo de ejemplo, recordó que en Baiona y Vilagarcía, donde la situación es más complicada, se cuenta con suministros alternativos que toman agua del embalse de Zamáns en el primero caso y del río Umia en el segundo. También existe esta posibilidad en Ourense y Lugo con captaciones en el río Miño, y en Pontevedra en el Lérez.

El presidente de Aguas reiteró que la Consejería está pendiente permanentemente de la situación, con el objetivo de desarrollar las actuaciones que sean necesarias para la mejor aplicación y distribución de recursos posible. Consideró que el período habitualmente más caluroso y de mayor consumo de agua ya están llegando a su fin. No obstante, los niveles de ocupación de los embalses deben seguirse vigilando ante la posibilidad de que se retrase el período húmedo del año, y debe mantenerse el consumo responsable por parte de la población para moderar la demanda.

Así, en caso de que se prolongara la problemática y disminuyeran por debajo de 40 días las reservas de agua en un sistema, el Gobierno gallego convocaría de inmediato a la Comisión Gallega para situaciones de sequía en Galicia, con el objetivo de coordinar la todas las administraciones implicadas en el suministro de agua potable a la población.

Esta comisión estaría formada por representantes de Protección Civil, de las consejerías de Medio Rural, Economía e Industria, Sanidad, Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras y Presidencia, además de Augas de Galicia y de la Delegación del Gobierno, de la Fegamp y de la Confederación Hidrográfica del Miño - Sil. Su función sería hacer un seguimiento coordinado de la situación, así como desarrollar las actuaciones que sean necesarias para la mejor aplicación y distribución de recursos posible.

Primavera 2011

Según la Xunta, esta situación no es consecuencia de las condiciones meteorológicas de la primavera de este año que, según los datos de la red de estaciones de Meteogalicia, fue la más cálida y seca desde 1961. Según Meteogalicia, las temperaturas fueron más altas de lo habitual, con 14,9 ºC de promedio cuando el promedio entre los años 1971 y 2000 fue de 11,4 ºC. Se trata de la primavera más cálida desde 1961. Además, este período también fue muy deficitario en cuanto a lluvias. La consecuencia de esta situación fue un promedio de 126 mm de precipitación en lo que va de primavera, el registro más bajo de los últimos 50 años y sólo comparable con el de 1982, y que supone en torno al 40% de lo que es habitual. Tampoco el verano ayudó, y salvo las anomalías de los últimos días las precipitaciones fueron bajas, siendo el registro anterior comparable de 1990.

Situación actual de los embalses

En lo que respeta a los embalses, en general su nivel de ocupación en Galicia - Costa es bajo para esta época del año, con un 55 % de ocupación, que sube al 69% en lo que respecta a los embalses de abastecimiento. Se está por debajo de los niveles del año 2010, en los que se estaba a 24 de agosto al 60 % y 78 % de ocupación respectivamente en el total de los embalses y en los de abastecimiento.

Sigue llamando la atención el bajo nivel de ocupación de los embalses más pequeños y con una pequeña cuenca de aportación: Bahíña (al 15 % cuando en el 2010 estaba al 33%) y el Con (con 31 % comparado con el 42 % de 2010). Sin embargo, Forcadas (sistema de abastecimiento de Ferrol) tiene una ocupación del 84%, Eiras (Vigo) tiene una ocupación del 65 %, y Cecebre (A Coruña), del 68 %. Estos últimos valores, aunque inferiores a los registrados en las mismas fechas del año pasado, son propios de esta época del año ya que el mes de agosto es el mes de mayor demanda de abastecimiento y de menores aportaciones, lo que siempre produce un descenso de los embalses. 

Pequeños gestos para ahorrar

Si cada uno de los gallegos introduce en sus rutinas pequeños gestos responsables a la hora de consumir agua, se pueden ahorrar hasta 400 litros de agua al día. Un grifo que gotea pierde un promedio de 30 litros de agua al día, por lo que asegurarse de cerrar bien el grifo y reparar las posibles fugas, evita la pérdida de este recurso. Siempre es mejor ducharse que bañarse, una ducha de 5 minutos precisa de 100 litros con un cabezal normal (50 con un ahorrador equipado de un regulador de caudal), mientras que para un baño precisamos 250 litros.

Otra recomendación es lavarse los dientes con el grifo cerrado, con el que contribuiremos a ahorrar 12 litros por minuto. En relación con las tareas domésticas, poner el lavavajillas y la lavadora cuando estén llenos implican un ahorro de 80 litros de agua. También es recomendable cuando se friegan los platos, no dejar el grifo abierto: primero enjabonar y más tarde aclarar con agua. Otra de las recomendaciones es evitar el uso del inodoro como una papelera, ya que de este modo evitamos derrochar inútilmente 9-10 litros cada vez que se descarga, o descongelar los alimentos a temperatura ambiente, nunca debajo del grifo, podemos ahorrar un promedio de 15 litros.

En el que se refiere a las actividades de riego, se debe regar en las horas de menos calor, es decir, la primera hora de la mañana o al atardecer. No se aconseja regar los días de fuerte viento y se deben seleccionar los sistemas de riego que más se adapten a los objetivos que se marquen: aspersión, goteo.

Estas medidas tienen como objetivo el uso razonable del agua ya que, aunque Galicia es una comunidad donde llueve con frecuencia, en los últimos años el nivel de precipitaciones registrado ha bajado considerablemente.  

Comentarios