Haití afronta el riesgo del olvido 5 años después de la tragedia

0
49
  • Construcciones colapsadas en el centro de Puerto Príncipe (Wikipedia/CC)
    Construcciones colapsadas en el centro de Puerto Príncipe (Wikipedia/CC)
49

Temas

Cruz Roja Española ha llamado a la comunidad internacional a "no olvidarse" de Haití cinco años después del terremoto, ya que tras una primera fase con necesidades "brutales" aún hay miles de personas que necesitan ayuda en cuestiones básicas como vivienda, educación y sanidad, entre otras.

Santiago López, técnico de proyectos de la ONG para Haití, ha viajado en varias ocasiones al país desde que un terremoto de magnitud 7 sacudió Puerto Príncipe y sus alrededores y dejó más de 300.000 muertos. "Nunca habíamos visto nada parecido", ha dicho, al recordar el "grado de destrucción total y absoluto" en "un radio de 60 kilómetros".

La lacra del cólera aún persiste por las malas condiciones sanitarias y de higiene tras el seísmo

López ha admitido que los dos primeros años fueron "brutales", con 1,5 millones de personas sin hogar e instaladas en campamentos improvisados. La actuación de emergencia no fue fácil, en la medida en que el 90 por ciento de las instituciones públicas quedaron destruidas y las ONG tenían problemas para comunicarse o recibir fondos.

"La propia presidenta de la Cruz Roja haitiana había perdido su casa y estaba viviendo bajo un toldo", ha dicho López, en una entrevista con Europa Press en la que ha reconocido la capacidad de recuperación de una población "acostumbrada" a todo tipo de tragedias.

Cruz Roja Española lanzó tras la tragedia una respuesta de emergencia que, a lo largo de año y medio, atendió las necesidades más primarias de una población que lo había perdido todo. Después de esta primera etapa, la organización puso en marcha un plan de acción a seis años con más de 60 proyectos de distinta índole.

La organización ha construido más de 4.800 alojamientos para acoger a unas 18.000 personas y, en el sector del agua y de saneamiento, ha instalado letrinas y pozos de agua e impulsado la gestión de residuos. También dispone de un proyecto a cuatro años de prevención del cólera, una lacra que aún persiste y asociada a las malas condiciones sanitarias y de higiene tras el seísmo.

López ha subrayado que el terremoto destruyó cerca del 80 por ciento de las escuelas, razón por la cual Cruz Roja Española se propuso construir 16 nuevos centros. De ellos, ya hay ocho en activo, mientras que otras cuatro lo estarán antes de que concluya el año y las cuatro restantes han sido cedidas a otras organizaciones.

Dotar de "medios de vida" a la población también es otra de las prioridades de organizaciones de ayuda. Cruz Roja Española no sólo ha impulsado este tipo de programas sino que colabora con las autoridades locales para que sean ellas las que marquen el ritmo de su propia recuperación.

"De nada serviría construir edificios si luego no hay profesores", ha destacado López, en alusión a una colaboración con el Gobierno que considera "fundamental".

Retos pendientes

De los 1,5 millones de personas que se quedaron sin hogar, más de 200.000 siguen todavía en viviendas teóricamente temporales, lo que da cuenta de la serie de retos que aún siguen pendientes en un país "acostumbrado" a las calamidades.

Cinco años después, el cambio ha sido "espectacular", en parte porque, en opinión de López, los haitianos son ciudadanos que "se levantan y siguen andando". El técnico de Cruz Roja Española ha reconocido que "visualmente" el cambio es evidente y, de esta forma, se ha hecho palpable la reconstrucción de edificios, aceras o incluso parques "donde antes había campos de desplazados".

López ha alabado la "capacidad de organización" de una población que, en pocas semanas, fue capaz de elaborar censos de los campamentos improvisados. En este sentido, también ha recordado como "a las pocas semanas los niños ya estaban reanudando las clases", una forma de "salir del infierno" en que se habían convertido sus entornos familiares.

Numerosas personas se presentaron al día siguiente del terremoto para trabajar como voluntarios con la Cruz Roja haitiana. "Días después, te enterabas de que habían perdido a sus familias o sus casas", ha dicho López.

Riesgo de olvido

Cinco años después, es momento de "no olvidarnos de ellos". López ha subrayado que Haití sigue viviendo "una situación muy dura" y existe el riesgo de que la comunidad internacional se olvide de este pequeño país caribeño, toda vez que "continuamente están produciéndose tragedias" en otras partes del mundo".

Echando la vista atrás, este miembro de Cruz Roja ha dado las gracias a todas aquellas instituciones y ciudadanos de a pie que, "en plena crisis" económica, decidieron donar parte de su dinero a "un país tan desconocido" como Haití.

De cara al futuro, López ha llamado a la población a seguir colaborando con todas las organizaciones que continúan trabajando sobre el terreno en Haití.

Comentarios