12.000 familias hondureñas del Corredor Seco mejoran su situación alimentaria

0
28
  • 12.000 familias hondureñas Corredor Seco mejoran situación alimentaria
  • Donación de US$30 millones busca mejorar producción de alimentos, generación de ingresos, nutrición y salud en hogares rurales

Sobre la Entidad

Banco Mundial
El Banco Mundial es uno de los organismos especializados de las Naciones Unidas, que se define como una fuente de asistencia financiera y técnica para los países en desarrollo.
28

El Banco Mundial aprobó una donación de US$30 millones para mejorar la seguridad alimentaria y nutricional de 12,000 familias de tres departamentos ubicados en el Corredor Seco, una de las zonas más afectadas por la sequía en Honduras, donde un 58 por ciento de los niños menores de cinco años sufre desnutrición crónica.

La donación, que lleva por nombre “Proyecto de Seguridad Alimentaria en el Corredor Seco”, se implementará en 25 municipalidades de los departamentos de Francisco Morazán, Choluteca y El Paraíso, en el centro y  sur del país.

“Este proyecto contribuye de manera muy significativa al cumplimiento de los objetivos de la Alianza para el Corredor Seco, con la cual el Gobierno de la República busca rescatar de la pobreza extrema a más de 50,000 familias hondureñas y reducir en un 20 por ciento la desnutrición crónica en niños menores de cinco años. Este es, sin lugar a dudas, un gran paso”, señaló Alden Rivera, ministro de Desarrollo Económico y coordinador de la Alianza para el Corredor Seco.

El primer componente del proyecto, al cual se destinarán US$22.2 millones, busca apoyar a pequeños productores y agricultores para que mejoren su producción de alimentos y sus ingresos y aumente la disponibilidad de alimentos de calidad entre familias que viven en extrema pobreza en zonas rurales. Apoyará la introducción de cultivos de alto valor, la producción de cultivos de subsistencia, inversiones en mercadeo y la introducción de nuevas tecnologías de producción. También se mejorará el acceso de los pequeños productores a nuevos mercados, la obtención de certificados de comercio justo, la creación y gestión de organizaciones rurales y alianzas con compradores.

El segundo componente del proyecto, al cual se destinarán US$4.1 millones, tiene como objetivo mejorar la educación de los hogares en temas de nutrición e higiene. El proyecto pretende contribuir a aumentar el consumo de alimentos nutritivos y mejorar el estado nutricional de las mujeres embarazadas y lactantes, así como de los niños menores de cinco años.

Las actividades incluirán la producción de materiales informativos sobre la desnutrición crónica y sus consecuencias y la organización de talleres con expertos agrícolas y de salud, así como con líderes comunitarios, sobre la dieta recomendada para madres embarazadas y niños menores de cinco años y la necesidad de consumir productos locales. Otros US$3.7 millones se destinarán al monitoreo, evaluación y gestión del proyecto.

“Este proyecto es de vital importancia porque va dirigido a combatir la pobreza en las zonas rurales, donde se concentra la mayoría de los pobres, y a impulsar la agricultura, uno de los sectores claves para la economía del país” señaló Giorgio Valentini, representante del Banco Mundial en Honduras. Este proyecto, agregó Valentini,complementa otros que tiene el Banco Mundial en Honduras para mejorar la productividad y competitividad de los pequeños productores (Comrural) y la producción de cacao.

Los fondos del proyecto provienen del Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria (GAFSP, por sus siglas en inglés), un fondo fiduciario de varios donantes creado en 2010 para mejorar la seguridad alimentaria en los países más pobres del mundo, y se enmarca dentro de las iniciativas de la Alianza para el Corredor Seco del Gobierno de Honduras. El proyecto, al cual el Gobierno de Honduras contribuirá con US$5.8 millones, será implementado por Invest-H,  la agencia gubernamental destinada a impulsar proyectos estratégicos para el desarrollo socioeconómico del país.

Comentarios