SEO BirdLife considera que el embalse de Almudévar provocará un serio impacto ambiental sobre Los Monegros

0
155
155
  • © Gabi Sierra-SEO/BirdLife
  • La denominada “balsa lateral” de Almudévar es un gigantesco embalse de 169 hectómetros cúbicos que anegará 1.152 hectáreas de alto valor ecológico.
  • El estudio de impacto ambiental recoge los mismos errores que los encontrados en la evaluación del embalse de Biscarrués (Huesca), como es la afección al LIC del Bajo Gállego y no contemplar el impacto sobre el milano real.

(SEO) SEO/BirdLife considera que la denominación de “balsa lateral” es un eufemismo que esconde un gran embalse que provocará importantes impactos ambientales en el vaso de inundación y, especialmente, en Los Monegros, destino final del agua embalsada, con espacios de gran valor ecológico como las estepas.

La evaluación ambiental del embalse de Almudévar, según indica SEO/BirdLife en un comunicado, debería haber tenido en cuenta los impactos acumulados del embalse de Biscarrués (previsto aguas arriba, en el río Gallego), de las otras balsas laterales previstas y de los regadíos que se pondrán en marcha en Los Monegros, y que afectará de forma grave a este medio estepario, único en Europa. Por tanto, la evaluación de impacto ambiental del embalse de forma independiente no debería considerarse válida, según se recoge en la Ley de Evaluación Ambiental en lo referente a impactos acumulados.

Compromisos incumplidos

SEO/BirdLife considera que, en primer lugar, deben cumplirse todos los compromisos ambientales con Los Monegros y sus habitantes, derivados de la queja europea interpuesta al Estado español por el impacto ambiental de los regadíos, y archivada gracias a los compromisos adquiridos por el Gobierno de Aragón. Sin embargo, estas obligaciones han sido incumplidas, como la declaración de un parque natural en Los Monegros y la aprobación de los planes de conservación de la avutarda, el sisón, la ganga ortega y la alondra ricotí, especies muy amenazadas por los regadíos. Además, son casi inexistentes las medidas agroambientales que beneficien a los agricultores de secano y a los ganaderos extensivos monegrinos.

Impacto en aves esteparias

El área donde se sitúa el embalse de Almudévar alberga poblaciones de sisón, de ganga ibérica y ortega, y de cernícalo primilla, todas ellas amenazadas y protegidas por la Ley 42/2007 de Conservación del Patrimonio Natural, así como sus hábitats, y que el estudio de impacto ambiental minimiza de forma errónea. Al impacto acumulado sobre estas comunidades de aves mediante la anegación de 1.152 hectáreas, se suman las 15.000 hectáreas que serían transformadas en los proyectos de regadíos de Monegros II, por lo que todo ello debería evaluarse de forma conjunta.

De la misma manera, tanto el embalse de Biscarrués como el de Almudévar afectan al Lugar de Interés Comunitario (LIC) del Bajo Gállego –que en ningún caso se tiene en cuenta­­­-, ya que disminuyen los caudales y modifican los regímenes naturales de los ríos, así como a la población de milano real reproductora e invernante, especie catalogada en peligro de extinción.

Comentarios