La ampliación del Canal de Navarra a Tierra Estella no es prioritaria, según Aralar-NaBai

0
65
65

Aralar-NaBai ha considerado que la ampliación del Canal de Navarra a Tierra Estella "no es prioritaria" y ha subrayado que "todavía hay casi 10.000 hectáreas de la primera fase sin poner en funcionamiento" y que "se están aplicando fuertes recortes al sector primario".

Así lo ha señalado el parlamentario de Aralar-NaBai Txentxo Jiménez con motivo del tercer acuerdo de actualización del convenio de colaboración para la ejecución del Canal de Navarra que firmarán este miércoles el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, y la presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina.

Subrayan que todavía hay casi 10.000 hectáreas de la primera fase sin poner en funcionamiento.

En un comunicado, Jiménez ha opinado que "la grave situación económica y de crisis que atraviesa navarra, desaconseja a todas luces priorizar este tipo de infraestructuras y destinar a las mismas los escasos recursos económicos disponibles".

En su opinión, "tampoco sirve argumentar que hoy realizaremos un escaso desembolso económico, puesto que la mayoría de las obras se realizara bajo en sistema de peaje a la sombra". "Ya estamos pagando más de 60 millones de euros al año de los presupuestos de navarra en concepto de canon de los diferentes peajes a la sombra implantados por el gobierno de UPN, con este nuevo superaremos los 75 millones anuales", ha afirmado.

Para el parlamentario de Aralar-NaBai, es "injustificable" la "necesidad y urgencia de estas obras de ampliación, cuando todavía de las 23.326 hectáreas de la primera fase, cerca de 10.000, siguen sin ponerse en marcha y otras 10.000 hectáreas de las que se pretenden ampliar, ya son hoy regadío tradicional".

"No existe ni demanda real, ni urgencia, ni bien social que justifique la priorización de esta obra", ha sostenido Jiménez, para subrayar que, además, los agricultores y ganaderos "están sufriendo graves recortes en todas las ayudas, que están poniendo en peligro un número importante de explotaciones, o llevando a situaciones de inviabilidad a muchas de ellas".

Para Aralar-NaBai es injustificable la necesidad y urgencia de estas obras de ampliación.

Según ha expuesto el representante de Aralar-NaBai, "el dinero que hoy pretende gastar el Gobierno de Yolanda Barcina en la firma de la ampliación del Canal de Navarra es el dinero quitado durante esos últimos años al propio sector".

En este sentido, ha asegurado que el Gobierno foral "falsea el impacto económico de la puesta en regadío de la primera fase y lo que supondrá la segunda". A su juicio, "los hechos reales demuestran que dicho impacto está siendo muy inferior a los datos que el Gobierno da, y que en el caso de la primera fase escasamente llegan al 30 millones de euros, dato muy escaso en relación a la inversión realizada y los costos fijos existentes".

Según Txentxo Jiménez, "tampoco está medido el impacto social y medioambiental, que supondrá poner casi 60.000 hectáreas de tierra de cultivo en regadío, y como ello afectara al modo de vida de las personas, los pueblos y las especies animal y vegetales". 

Comentarios