Etiopía rechaza que Egipto participe en la construcción de la presa del Gran Renacimiento en el Nilo Azul

0
227
227
  • Nilo Azul.

El Gobierno de Etiopía ha rechazado este miércoles una petición formulada por Egipto para construir de manera conjunta todas las etapas de la presa del Gran Renacimiento con el objetivo de que la cuota hídrica egipcia no se vea afectada, según ha informado la agencia estatal turca de noticias, Anatolia.

En base a estas informaciones, el primer ministro etíope, Hailemariam Desalegn, ha mostrado su oposición a que El Cairo supervise o participe en la construcción del proyecto, que ha provocado tensiones entre ambos países a consecuencia del desvío de un tramo del Nilo Azul, afluente del Nilo.

Etiopía defiende su derecho a construir la presa del Gran Renacimiento, un proyecto de 4.700 millones de dólares

Desalegn ha argumentado su postura en base al Acuerdo de Entebbe, que indica que la cuota de los países ubicados río abajo, en este caso Egipto y Sudán, puede ser reconsiderada para que los países ubicados río arriba reciban una cuota razonable. Este acuerdo no hace referencia alguna al derecho de los primeros países a supervisar los proyectos hídricos de estos últimos.

El acuerdo fue firmado en mayo de 2011 por Etiopía, Ruanda, Burundi, Kenia, Tanzania y Uganda, si bien Egipto, Sudán, Sudán del Sur y República Democrática del Congo (RDC) se negaron a estampar su rúbrica.

La semana pasada, el encuentro regional celebrado entre Egipto, Etiopía y Sudán para acercar posturas en torno a las discrepancias surgidas se cerró sin avances. Los ministros de Irrigación se reunieron en la capital sudanesa, Jartum, para analizar el proyecto y discutir las recomendaciones presentadas por el comité de expertos encargado de analizar los efectos de la presa en los países que se encuentran río abajo.

Etiopía defiende su derecho a construir la presa del Gran Renacimiento, un proyecto de 4.700 millones de dólares (3.500 millones de euros) en el que Egipto ve una amenaza para el suministro de agua a sus 84 millones de ciudadanos.

Por su parte, el Gobierno de Sudán, el tercer país afectado, afirmó en verano que los trabajos de construcción "no afectarán" al país y reiteró su compromiso para continuar la cooperación con Addis Abeba y El Cairo con el objetivo de garantizar el máximo beneficio de los tres países de la explotación de los recursos del Nilo

Comentarios