Sequía extrema y escasez de agua potable en varios países de Oriente Próximo

0
1.241
1241
  • Frontera noreste entre Jordania y Siria.CC BY-NC-ND/CICR/O. Abu Rumman
  • La falta de agua afecta a toda la población de Oriente Próximo. El constante aumento de la violencia durante los últimos años y las precipitaciones más bajas de la historia hacen cada vez más difícil conseguir agua limpia, especialmente en Siria, donde las escasas lluvias invernales afectarán duramente a muchas personas.

"La producción de trigo, principal cultivo de secano en el noreste de Siria, será este año la más baja de su historia", dijo el coordinador de los programas de agua y abastecimiento del CICR, Michael Talhami. "Por consiguiente, Siria tendrá que importar más alimentos y será más vulnerable a una eventual alza mundial de los precios de estos bienes de primera necesidad. A su vez, esto se añadiría a las dificultades que ya tienen muchas personas para conseguir alimentos a precios asequibles para ellas".

Los enfrentamientos han obligado a millones de personas a desplazarse a refugios donde no hay agua limpia

Los enfrentamientos han obligado a millones de personas a desplazarse a refugios donde no hay agua limpia. Como consecuencia de los cortes de luz en muchos lugares de Siria y de los daños que ha sufrido las redes de abastecimiento de agua, el desafío ahora es abastecer zonas densamente pobladas con las limitadas reservas de agua a disposición.

Para los sirios que siguen cultivando las tierras a pesar del conflicto, el bajo rendimiento de la producción y, por consiguiente, los menores ingresos, junto con los altos precios de los alimentos que tienen que comprar cuando lo que producen no basta ni para ellos mismos, hacen que para ellos sea cada vez más difícil ganarse la vida. Los estabilizadores automáticos que había antes del conflicto, que consistían en fertilizantes y semillas subvencionados para los productores y alimentos subvencionados para los consumidores, prácticamente han dejado de existir.

"En colaboración con los especialistas de agua y saneamiento de la Media Luna Roja Árabe Siria y con las empresas de agua locales, estamos mejorando el acceso al agua limpia de millones de personas en todo el territorio sirio", dijo el señor Talhami.

"La infraestructura de gran parte de la región es vetusta y requiere importantes obras de mantenimiento", añadió. "En Jordania, uno de los países del mundo donde el agua es más escasa, se ha registrado un considerable incremento de la demanda por parte de los residentes y los refugiados que han ido llegando durante los últimos años. Además, el precio del agua ha aumentado, y esto ha ocasionado el encarecimiento de los alimentos. En las zonas fronterizas, el CICR hace lo posible por atender las necesidades de agua potable, saneamiento y refugio y otras necesidades básicas de los refugiados sirios".

Si bien en Líbano las reservas de agua son relativamente abundantes, la escasez de lluvias que ha habido desde hace varios años también dificulta el mantenimiento de la calidad y la disponibilidad de agua. Hay refugiados sirios en todo el país. El CICR, que trabaja en coordinación con las empresas locales de agua, ha estado renovando las estaciones de bombeo y las redes de agua para incrementar el abastecimiento y, si hace falta, atender a las necesidades.

Con la llegada de refugiados a Líbano y Jordania y los desplazamientos en el territorio sirio, las autoridades locales han tenido que suministrar más agua fresca y tratar una mayor cantidad de aguas servidas. El CICR tiene la intención de ampliar sus actividades para responder a estas necesidades.

Siria

El campamento de Al Karnak en Tartous alberga a alrededor de 1.500 personas que fueron desplazadas de Alepo. El CICR brinda agua potable y la reparación de letrinas. / CC BY-NC-ND/CICR/W.Zoubaidi

Durante el último mes, el CICR y la Media Luna Roja Árabe Siria

  • pusieron a disposición seis camiones tanques para abastecer de agua a más de 100.000 personas en Homs, Damasco Rural y Deir ez Zor;
  • proporcionaron apoyo financiero para que un camión recogiera los residuos en la ciudad de Idlib, a fin de mejorar las condiciones de vida de más de 100.000 personas;
  • hicieron reparaciones en ocho centros de acogida de desplazados en Damasco Rural y Daraa para proporcionar agua limpia, un saneamiento adecuado y un alojamiento decente a más de 9.400 personas;
  • proporcionaron los suministros necesarios para tratar el agua del manantial Ain Fijeh, principal fuente de agua de unos cuatro millones de personas que viven en la ciudad de Damasco y en los alrededores;
  • hicieron obras de mantenimiento y reparaciones de urgencia en Damasco Rural y Deir ez Zor para que más de un millón de personas sigan recibiendo agua apta para el consumo; y
  • suministraron piezas mecánicas y eléctricas de recambio para 15 bombas sumergibles, a fin de incrementar la capacidad de varias estaciones de agua en la gobernación de Hasaka, como las de Ras Al Ain, Al Malekia, Al Jawadiah y Qamishly, que abastecen a más de 800.000 personas.

Jordania

Bustana, frontera noreste entre Jordania y Siria. Niños sirios disfrutan del agua potable luego de que el CICR instalara dispensadores en varios sitios de la frentera. / CC BY-NC-ND/CICR/A. Wagnieres

Para ayudar a las Fuerzas Armadas Jordanas a hacer frente al incremento de nuevos refugiados que llegan a la frontera oriental del país, desde comienzos de 2013 el CICR;

  • ha equipado seis centros de tránsito en las zonas fronterizas para que puedan acoger diariamente hasta 1.200 refugiados sirios en condiciones adecuadas;
  • ha proporcionado 50 caravanas como refugios, 20 caravanas de saneamiento, 90 contenedores de basura, siete generadores, 46 tiendas, 10 contenedores de basura, siete generadores, 46 tiendas, 10 calderas solares de agua, 13 dispensadores de agua potable, 12 lavabos grandes, 14 bombas de agua y 41 tanques de agua para uso en la zona fronteriza oriental;
  • ha proporcionado al Centro de Registro de Rabaa Al Sarhan, en la gobernación de Mafraq, tres caravanas sanitarias, siete dispensadores de agua potable, cinco tanques de agua y 10 contenedores de basura;
  • ha suministrado al campamento de Manshiyat Al Alyan, en la gobernación de Mafraq, que acoge a desertores sirios, seis caravanas sanitarias, 10 dispensadores de agua potable, nueve tanques de agua, 10 contenedores de basura, 13 lavabos grandes, seis calderas solares de agua y dos bombas de agua;
  • ha puesto a disposición 18.000 litros de agua potable al día en el campamento de Manshiyat Al-Alyan a través de un contratista jordano.

Líbano

Refugiados sirios en el Valle de Bekaa, una de las zonas de Líbano más golpeadas por la escasez de agua. / CC BY-NC-ND/CICR/N.Ismail

Entre mayo y diciembre de 2013, el CICR terminó ocho proyectos en el país, los cuales consistieron, por ejemplo, en suministrar bombas y generadores y renovar estaciones de bombeo, en favor de unos 220.000 residentes y refugiados.

En lo que va del año, los proyectos en curso o previstos en Zahlé, Chamsine, Abu Halka, Hebberiye, Hasbaya y Kfeir beneficiarán a más de 250.000 personas. La realización de otros proyectos en estudio en Aarsal, Flawi, Laboue, Sour and Chebaa beneficiarán a unas 270.000 personas. El CICR también proporcionó apoyo para la renovación de un hospital de Ain El Helwe, que sufrió daños durante choques armados. Se han emprendido evaluaciones sobre el terreno y discusiones con las autoridades municipales para emprender nuevos proyectos en relación con el agua en favor de refugiados y comunidades de acogida en zonas donde hay muchos refugiados.

Irak

Centro de tránsito en la zona de Khanaqin. Punto de distribución de agua instalado por el CICR. / CC BY-NC-ND/CICR/S. Dabbakeh

El conflicto armado de Irak se ha extendido de Anbar a otras partes del país, dejando miles de muertos y más de 800.000 desplazados. Además, muchos miles de personas que han huido del conflicto en Siria han buscado refugio en Irak.

La infraestructura de suministro de agua del país se ha visto afectada por los combates y expuesta a una gran demanda dado el número de personas desplazadas. El gobierno ha adoptado una serie de medidas para hacer frente a la situación, pero la escasez de electricidad, combustible, productos químicos y repuestos podría reducir aún más la capacidad de suministro.

El CICR trabaja en las provincias de Anbar, Babil, Diyala, Kirkuk, Missan, Nínive y Salah al-Din, donde ha:

  • construido o renovado 10 sistemas de suministro de agua;
  • efectuado 15 reparaciones de emergencia en los sistemas de suministro de agua;
  • instalado depósitos de agua y distribuido agua en siete centros y dos campamentos de desplazados;
  • reparado un centro de atención primaria de salud que resultó dañado durante los enfrentamientos en Ramadi (Anbar);
  • organizado tres sesiones de formación para 45 técnicos en las plantas de tratamiento de agua en el sur de Irak;
  • reparado dos canales de riego en Kirkuk y Babil, beneficiando a 24.700 personas.
  • Además, el CICR ha mejorado el acceso al agua potable para 372.000 personas, incluidos los desplazados internos, en todo Irak, lo que permite reducir el riesgo de enfermedades.

La crisis hídrica en el Medio Oriente y el conflicto sirio

El coordinador de Agua y hábitat del CICR para África del Norte y Medio Oriente explica los efectos de la crissi hídrica regional en el conflicto en Siria (en inglés): 

Comentarios