La Agencia Vasca del Agua continúa las obras para la protección de inundaciones en el río Gobela con una inversión de 14 millones de euros

0
64
64
  • Iñigo Ansola e Imanol Landa
  • Esta tercera fase del proyecto cuenta con un presupuesto de más de 14 millones de euros, un plazo de ejecución de 30 meses.

(URA) Estas obras —que continúan el Proyecto de acondicionamiento hidráulico y recuperación ambiental del río Gobela en Getxo— aumentan notablemente la seguridad frente a inundaciones del tramo Errekagane del río Gobela, en el tramo comprendido desde la calle de Cristóbal Valdés hasta el Puente de la Avenida de Leioa y extiende esta mejora hidráulica aguas arriba, haciendo plenamente eficaces las obras en los tramos de río en los que ya se ha actuado. En especial, en el tramo inmediatamente anterior de Etxezuri Larrañazubi.

Esta tercera fase del proyecto cuenta con un presupuesto de más de 14 millones de euros, un plazo de ejecución de 30 meses y consiste en la ampliación del cauce actual del río Gobela (se duplica la sección hidráulica del cauce actual) así como en la eliminación o sustitución de los obstáculos para la circulación del agua—como son puentes y cruces—en el tramo señalado. Los trabajos de esta tercera fase se realizarán en dos tramos: en el primero, entre el aliviadero de Valdés y La Avanzada, las labores tendrán una duración de 18 meses. Y en el segundo, entre La Avanzada y Leioako Etorbidea, la obra se prolongará durante 12 meses.

Tal y como destacó el Director General de URA, Iñigo Ansola, el objetivo prioritario de esta actuación en Errekagane es “aumentar significativamente la protección ante inundaciones en Errekagane —y aguas arriba— e incrementar la seguridad de los vecinos de Getxo”.

Lo que se pretende es mejorar la seguridad hidráulica en episodios de crecidas. La actuación permitirá que la lámina de agua correspondiente a la avenida con periodo de retorno de 500 años (es decir, una crecida de tal magnitud que la probabilidad de que ocurra es una vez cada 500 años) no alcance el tablero de los puentes ni las edificaciones situadas en las márgenes, y evite cualquier punto en el que el cauce pueda entrar en carga y dificultar su capacidad de desaguar.

Con ese mismo objetivo prioritario de incrementar significativamente la seguridad hidráulica, se eliminará parte de la cobertura del río existente en el tramo. Y es que, la seguridad hidráulica es significativamente superior en el cauce sin cobertura, garantizando un mejor funcionamiento hidráulico en épocas de crecidas.

De hecho, los estudios hidráulicos demuestran —y nos recuerdan— que una avenida algo mayor a las acaecidas en los últimos años —que pudiera hacer entrar en carga la cobertura de la calle Errekagane, de lo que no se estuvo lejos en junio de 2008— produciría importantes daños en esta zona y agravaría considerablemente la inundación aguas arriba, por lo que esta obra resulta completamente necesaria.

Por ende, de cara a la seguridad de las personas del municipio, la remoción parcial de la cobertura adoptada supone que el tramo de Errekagane asumirá menores riesgos de inundación porque incrementará su capacidad de desagüe en episodios de aguas altas. Y, por consiguiente, aumentará la seguridad de los vecinos, objetivo primordial a conseguir que justifique toda la actuación.

Se trata, en definitiva, tal y como señalaba el Alcalde de Getxo, Imanol Landa, “de lograr el mejor de los equilibrios entre una intervención absolutamente necesaria para la mejora de la respuesta del río y por tanto para la seguridad de todos/as y el mantenimiento de un espacio lo más amable y atractivo posible en el entorno del cauce”. En este sentido, Landa ha subrayado que en las propuestas que recoge el proyecto técnico para el tramo del cauce comprendido entre el aliviadero de Valdés y la carretera del Puente Peligro, se va a habilitar una nueva zona peatonal con arbolado y con entrada para garajes en la margen del Antiguo Golf; se ampliará el espacio comprendido entre las fachadas de Errekagane 9 a 15 y el propio cauce, habilitando una zona de esparcimiento más amplia y con arbolado; se dará continuidad al bidegorri de Errekagane y se mejorará la propia propuesta estética del cauce.

No obstante, la solución adoptada en Errekagane prevé el mantenimiento de un tramo de cobertura, menor que el actualmente existente. Ello se debe a la necesidad de mantener servicios al vecindario que la remoción completa de la cobertura hubiera impedido o dificultado o sobremanera.

Más allá de la estricta seguridad hidráulica, la mejora ambiental ha guiado la concreción técnica de la solución adoptada. Al hilo de este punto, es necesario recordar que la remoción parcial de la cobertura del río Gobela en Errekagane (junto con la recuperación parcial de las márgenes prevista) es una mejora del hábitat incuestionable del Pez Espinoso. El Pez Espinoso está catalogado en la CAPV como “Vulnerable”, para el cual la Diputación Fóral de Bizkaia ha aprobado un Plan de Gestión de esta especie, en el que el río Gobela es considerado Área de Interés Especial del Pez Espinoso.

Estas actuaciones en Errekagane son una fase muy importante del Proyecto Global de Protección ante Inundaciones en el Río Gobela puesto que optimizarán el funcionamiento hidráulico de los tramos de aguas arriba, fundamentalmente del tramo Etxezuri-Larrañazubi, —donde ya se han ejecutado importantes obras de mejora hidráulica del cauce con inversiones muy importantes, en torno a los 6 millones de euros—, y que con esta actuación en Errekagane incrementarán su capacidad de desagüe en episodio de crecida, rebajando también la inundabilidad en su entorno.

Por último, cabe señalar que la solución adoptada se ha diseñado para disminuir al máximo posible las afecciones a los vecinos durante la fase de obras, si bien dada la magnitud y complejidad técnica de la obra, se ruega comprensión y colaboración al vecindario por las molestias que pudieran ocasionarse.

Comentarios