La Confederación inicia la limpieza del cauce del Ebro en Castejón

0
74

Sobre la Entidad

Confederación Hidrográfica del Ebro
La Confederación hidrográfica del Ebro, la CHE, es el organismo de gestión, regulador y mantenedor de las aguas y riegos de la cuenca hidrográfica del Ebro. 
  • Xavier de Pedro, que ha visitado esta mañana los trabajos acompañado por el consejero José Javier Esparza y la delegada del Gobierno, Carmen Alba, ha recordado que en el tramo medio ya se ha concluido una actuación en Boquiñeni (Zaragoza) y se han proyectado trabajos similares en Novillas, Pradilla de Ebro y Pina de Ebro.
  • Además de estas actuaciones puntuales, el Organismo está elaborando un proyecto de acciones continuadas en todo el tramo medio del Ebro que corrija la elevación del lecho del río, para lo que se estudian las zonas con tendencia natural a la acumulación de sedimentos.

La Confederación Hidrográfica del Ebro ha iniciado ya los trabajos para la limpieza y retirada de sedimentos en el cauce del río Ebro en Castejón (Navarra), para reducir los efectos negativos de las crecidas. Esta mañana, Xavier de Pedro, presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, organismo autónomo, adscrito al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha visitado la zona de trabajos, acompañado por el consejero de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local del Gobierno de Navarra, José Javier Esparza; la delegada del Gobierno, Carmen Alba y los alcaldes de Castejón y Valtierra, Yolanda Manrique y Alfonso Mateo.

En concreto, se prevé entre Castejón y Valtierra, donde también se extiende una parte de la actuación, la retirada de hasta 100.000 m³ de sedimentos, con una inversión de 550.000 euros, lo que ayudará a reducir la constatada elevación del nivel del río, que provoca que con los mismos caudales que en episodios anteriores de crecidas, las afecciones sean mayores. 

El Organismo de Cuenca ha impulsado una serie de actuaciones puntuales en el tramo medio del Ebro que pretenden proteger las poblaciones y explotaciones agrícolas, ante las inundaciones, tanto mediante el refuerzo de motas y defensas como mediante la realización de limpiezas en el cauce, aumentando la capacidad de desagüe, al reducir los obstáculos que surgen por los arrastres y acumulación de sedimentos. 

Las actuaciones pretenden proteger las poblaciones y explotaciones agrícolas ante las inundaciones.

Así, junto con las obras iniciadas en Castejón, se han concluido los trabajos realizados en Boquiñeni (Zaragoza) y se han diseñado acciones en Novillas, Pradilla de Ebro y Pina de Ebro, también en Zaragoza, estas últimas en espera de tramitación ambiental por parte del Gobierno de Aragón

En Boquiñeni, se ha concluido la reparación de una defensa y se ha retirado el islote ubicado en el centro del cauce, inmediatamente aguas abajo de la mota, de aproximadamente 4.000 m² (8.000 m³ de depósitos sólidos) y una isla de gravas en la margen izquierda, aguas abajo del islote, de unos 5.000 m² (10.000 m³ de depósitos sólidos). A todo ello se han destinado 500.000 euros

En todos estos casos se definen acciones muy concretas y se actúa en zonas muy localizadas, sobre todo en el caso de áreas con alguna figura de protección medioambiental, como ocurre en los municipios zaragozanos, lo que facilita su tramitación.

Junto con estas acciones, tras los últimos episodios de crecidas que ha sufrido el tramo medio del Ebro en 2013, el Organismo de Cuenca está ejecutando los trabajos de reparación de motas y defensas en Navarra, La Rioja y Aragón. En total se actúa en 38 puntos de 18 términos municipales, (en Aragón, en Zaragona en Movera; El Burgo de Ebro; Nuez de Ebro; Villafranca; Osera; Fuentes de Ebro; Pina de Ebro, Peñaflor y Cabañas; en Navarra, en Milagro, Valtierra, Castejón, Arguedas, Tudela, Cabanillas, Buñuel y Cortes y en La Rioja, en Alfaro) y se ha concluido ya más del 75% de los trabajos.

Además, Xavier de Pedro, ha recordado que el Organismo, unido a estas acciones puntuales, está elaborando un proyecto único y general para todo el tramo medio como medida paliativa a la elevación del lecho del río, con la retirada selectiva y de forma continuada del exceso de sedimentos en los puntos donde existe una tendencia natural a su acumulación. 

Para ello están avanzados los estudios para detectar y definir de forma concreta los puntos del tramo medio del Ebro donde hay una tendencia natural a la acumulación de sedimentos. Por este exceso de sedimentos, más allá de la propia dinámica natural del río, se ha constatado que, en determinados puntos, se ha producido una elevación del nivel del río, con lo que con caudales similares a otros episodios, se provocan mayores daños. 

Este estudio de zonas es la base del proyecto de acciones continuadas sobre esos puntos de depósito natural, lo que sería una medida a corto y largo plazo para reducir la presencia excesiva de áridos y también para evitar la aparición de obstáculos en el cauce, como islas e islotes, que pueden ampliar los efectos negativos en un episodio de crecidas. 
Al desarrollo de este proyecto también ayudará la nueva Ley de Impacto Ambiental impulsada por el MAGRAMA y actualmente, en tramitación en el Congreso de los Diputados.

El Organismo de Cuenca se ha reunido en varias ocasiones con los municipios ribereños del tramo medio del Ebro en Navarra, La Rioja y Aragón y ha cumplido con ellos el compromiso de desarrollar proyectos de medidas paliativas que tienen como objetivo el reducir las afecciones de las avenidas en los cascos urbanos y que son efectivas si se ponen en marcha de forma conjunta. 

Es el caso de las áreas de inundabilidad controlada que la Confederación ha construido ya en el tramo medio del Ebro, todas en la provincia de Zaragoza, en las localidades que dieron el visto bueno para su ejecución en sus términos municipales (Novillas, Pradilla de Ebro y dos en Pina de Ebro). Junto con las áreas de inundabilidad, la Confederación ha desarrollado proyectos de cauces de alivio y de permeabilización de infraestructuras que están en fase de tramitación medioambiental por parte del MAGRAMA. 

A esto se unen las limpiezas ya realizadas en Gallur y Cabañas de Ebro; las actuaciones en cauces que realiza el Organismo anualmente en toda la Cuenca del Ebro y el desarrollo de los mapas de peligrosidad de la Cuenca del Ebro para el Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables.  

Comentarios