Despliegue militar y civil para proteger de las inundaciones la mayor central eléctrica de Serbia

0
44
44

Militares y empleados de la compañía eléctrica serbia EPS han colocado esta noche sacos de arena en torno a la planta de energía Nikola Tesla, en la ciudad de Obrenovac, para protegerla de las inundaciones que se han cobrado ya la vida de varias decenas de personas.

La central, que cubre la mitad de las necesidades eléctricas de Serbia, contará con una defensa de varios kilómetros de largo. Las autoridades de Belgrado han señalado que los servicios de emergencia habían llenado y enviado 60.000 sacos de arena para proteger a la planta eléctrica, mientras que se ha registrado la llegada de 10 nuevos camiones cargados con estos sacos a las inmediaciones de la central eléctrica.

Varias partes de la instalación han suspendido sus operaciones por motivos de seguridad, mientras que está previsto que se suspenda toda la actividad si el agua supera las defensas situadas en torno a la planta. El país se está preparando para una nueva ola de inundaciones tras las peores lluvias de las que se tiene constancia desde que se comenzasen a registrar estos fenómenos hace 120 años. Además, crece la preocupación ante el riesgo de inundación en la mina de carbón que abastece a la planta.

La central cubre la mitad de las necesidades eléctricas de Serbia

El portavoz del sindicato de la compañía eléctrica EPS, Djina Trisovic, ha indicado que varios empleados han trabajado durante tres días sin casi descansar debido a que los equipos de ayuda no han podido llegar a la instalación. "La planta debería estar segura ahora", ha declarado Trisovic. "Hemos hecho lo que hemos podido. Ahora está en las manos de Dios", ha concluido.

Control en la planta de Kostolac

El jefe de la junta directiva de EPS, Aca Markovic, ha declarado que la situación de la planta de Kostolac, en el este de Belgrado, está bajo control. Esta instalación produce el 20 por ciento de la energía que necesita Serbia. En Kostolac, varios voluntarios se han unido a los empleados de la instalación, Policía y militares para construir defensas y canales que redirijan el agua desbordada.

"Se han levantado nuevos muros de sacos de arena como precaución en Kostolac y todo el agua a sido redirigida al viejo cauce del río Mlava", ha declarado un portavoz de EPS.

Al menos 37 personas se han ahogado o han sido sepultadas por deslizamientos de tierra en Serbia y Bosnia, mientras que el agua ha sumergido ciudades y ha destruido carreteras y puentes. Cientos de miles de personas han tenido que desplazarse y una importante cantidad de terrenos de cultivo ha quedado totalmente devastada.

Rusia enviará más ayuda

El ministro de Emergencias de Rusia, Vladimir Puchkov, ha señalado que Moscú planea enviar ayuda adicional a Serbia. "Se enviará otro plan más con alimentos y medicinas", ha informado Puchkov en declaraciones recogidas por la agencia Itar Tass. También ha indicado que preguntó a las autoridades serbias qué necesitaban.

Dos helicópteros rusos Ka-32 llegarán a Serbia a lo largo de este lunes, después de que se haya ordenado el envío de alimentos en zonas residenciales remotas de Serbia.

El asesor militar jefe del Ministerio de Emergencias de Rusia, Eduard Chizhikov, que dirige las operaciones en Serbia, ha transmitido al órgano ministerial que los rescatadores rusos han realizado 400 vuelos durante los últimos tres días en las zonas inundadas y han evacuado a más de 2.200 personas, entre las que se encuentran 604 menores. Además, dos aviones han repartido más de 70 toneladas de ayuda humanitaria en Serbia.

Comentarios